Fotomontaje que recoge la ubicación de la escultura del diablo en el pretil de la calle de San Juan. / E. A.
Publicidad

La Asociación San Miguel y San Frutos, que rechaza la instalación de una escultura del diablo en el pretil de la calle de San Juan, ha anunciado que el jueves, día 17, hará entrega de más de 12.500 firmas recogidas en apoyo a esta posición contraria al proyecto de la Concejalía de Patrimonio Histórico y Turismo.

Marta Jerez, presidenta de esta asociación creada a raíz de este asunto, informa en un comunicado de prensa que más de 2.000 firmas se han recogido en Segovia directamente en papel, 5.400 a través de la plataforma de internet change.org y más de 5.100 en otra plataforma, enraizados.org.

“Como el Ayuntamiento sigue manifestando su persistencia en instalar la estatua en el mes de enero (si el juez se lo permite), consideramos necesario proceder a la entrega ya”.

Desde la asociación no descartan continuar con la recogida de firmas y otra de sus integrantes, Esther Lázaro, ha reconocido a El Adelantado que no todas ellas son de segovianos, sobre todo por las conseguidas en las plataformas de internet, pero considera que, en cualquier caso, es un volumen suficiente como para que “por lo menos piensen en someterlo a votación”.

“Nosotros consideramos que no debe ponerse pero si el Ayuntamiento cree que sí, que no lo haga de manera autoritaria, como lo está haciendo, si no contando con los ciudadanos, y que lo someta, por ejemplo, a una consulta de presupuestos participativos o a cualquier otra fórmula, de una manera oficial”, añade.

Plazo judicial

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Segovia ha admitido un recurso presentado por la Asociación San Miguel y San Frutos contra el acuerdo de la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento del pasado 24 de octubre por el que el consistorio aceptaba la cesión de los derechos para la fundición de la escultura por parte de su autor. Además, la recurrente pide la suspensión cautelar de ese acuerdo, lo que supondría que no podría instalarse la estatua.

La alcaldesa ha anunciado que, ante la diligencia judicial que daba un plazo de cuatro días para que el Ayuntamiento se pronunciara, el Gobierno municipal, en nombre del consistorio, se ha personado para oponerse a esa medida cautelar. Ese plazo vencía hoy martes.

El recurso de esta asociación se basa en varios argumentos: el religioso, que la escultura resulta contraria a los valores cristianos; que no respeta las normas de contratación y tampoco el Plan Especial de Áreas Históricas de Segovia (PEAHIS), así como también por el riesgo para las personas, ya que el pretil donde se quiere instalar salva un desnivel de 11 metros de altura.

Los recurrentes indican que la zona donde se ubicaría este diablo está afectada por dos bienes de interés cultural (BIC), la Casa del Marquesado de Lozoya y la Muralla, pero Lázaro añade que la Ponencia técnica de la Comisión Territorial de Patrimonio incluye otros dos: la Casa de las Cadenas y el conjunto histórico artístico de la ciudad.

Patrimonio dice que «no es la más adecuada»

La Comisión Territorial de Patrimonio, por otro lado, aunque autoriza la instalación, no encuentra base legal para oponerse, indica en la ponencia técnica que “la estatua elegida no es la más adecuada para representar a la ciudad ni a los valores del monumento al que se pretende vincular”.