Aniversario segoviano de El Greco

Martín Muñoz de las Posadas se suma a las actividades en recuerdo del pintor del que se conmemora el 400 aniversario de su muerte.

54

La provincia de Segovia también se suma a los actos conmemorativos del 400 aniversario de la muerte del pintor renacentista Doménikos Theotokópoulos, ‘El Greco’, (Candía, 1541 – Toledo, 1614). El eje central de su recuerdo estará en Martín Muñoz de las Posadas, localidad que está ligada directamente a la obra del artista debido a que alberga un cuadro original y al que acompaña una rocambolesca historia.

Juan José Alonso Gallego, portavoz de una de las asociaciones culturales, recuerda que el pueblo participará de las actividades y para ello están preparando una programación que arrancará el primer fin de semana del mes de abril, con romanceros en el Palacio Diego de Espinosa. También habrá un calendario especial de visitas a la iglesia para conocer el cuadro.

El párroco Miguel Sobrados es uno de los personajes y vecinos del pueblo que más directamente conoce la historia del cuadro. Él lo identificó y lo custodió en su casa con una gran preocupación. Consiguió que se mantuviera, de forma provisional, unos días en el cuartel de la Guardia Civil, pero al final fueron 17 años debido al retraso que sufrieron las obras de remodelación del templo parroquial.

Finalmente ‘El Calvario’ salió del calabozo del cuartel en el año 2000, tras haber ingresado allí en abril de 1983. Los propios agentes eran los encargados de mantener las condiciones idóneas de humedad para el cuadro, y si era preciso encerrar a alguna persona, trasladaban de dependencia el lienzo.

Desde la Semana Santa del año 2000 el lienzo se exhibe en la iglesia. Allí está protegido tras un cristal blindado y otras medidas de seguridad.

El cuadro tan sólo ha salido del pueblo en una ocasión, cuando se sometió a restauración en Madrid, hacia 1948, después de la Guerra Civil. Los vecinos asumen el cuadro como algo que les pertenece a todos. Y por ello han impedido en varias ocasiones que fuera trasladado a otro lugar.

La historia del cuadro —que ya fue objeto de una agria polémica entre el propio artista y la Iglesia, sobre el precio que debía cobrar el primero—, ha tenido numerosas vicisitudes. Todas ellas han generado una leyenda que podrá ser relatada de nuevo a lo largo de este año 2014.