Las autoridades visitaron la exposición./ KAMARERO
Publicidad

La presidenta del Congreso de los Diputados Ana Pastor, valoró ayer el esfuerzo realizado por el Cabildo Catedral y la diócesis de Segovia para acercar a los ciudadanos el hecho religioso a través del arte, y parafraseando al escritor Tolstoi señaló que la cultura es «la mejor manera de comprender el pasado para construir el futuro».

La apertura de la sala de pintura bajo claustro de la Catedral de Segovia sirvió como altavoz a la presidenta de la Cámara Baja para expresar su defensa de los valores democráticos y su apuesta por la unidad y el «reconocimiento mutuo» de los nexos comunes que hace cuatro décadas llevaron a España a la senda democrática a través de la Constitución.

El nuevo espacio expositivo de la catedral reunió ayer a las presidentas del parlamento nacional y de las Cortes de Castilla y León, Silvia Clemente, que junto a la alcaldesa Clara Luquero, el obispo de Segovia César Franco y el deán Ángel García Rivilla encabezaron la nómina de representantes institucionales que asistieron a la inauguración de la sala, en la que se reúnen un total de 42 obras de arte propiedad de la catedral que hasta la fecha se conservaban en capillas y otros espacios del templo y a las que esta sala dota de unidad argumental y expositiva.

En su intervención, Pastor alabó la “excepcional belleza” de la catedral segoviana, que “engarza perfectamente con su imponente presencia con el resto del valioso patrimonio de la ciudad”, y señaló que esta nueva sala supone el compromiso del cabildo de acercar su valioso legado cultural y artístico a los ciudadanos a través del sentido “artístico y religioso” del relato de la historia a través de todas estas obras.

De esta manera, enlazó su intervención asegurando que Segovia “es una ciudad en la que la cultura, el legado y el arte van unidas” y que ha dejado importantes momentos históricos como la firma de la ‘Concordia de Segovia’ en 1475, en la que se sentaron las bases de la unidad de España, o la coronación de la reina Isabel de Castilla.

Además, recordó que la ciudad ha inspirado a místicos como San Juan de la Cruz o Santa Teresa de Jesús y ha acogido a intelectuales como Machado o María Zambrano.

Por su parte, el obispo de Segovia César Franco señaló que las catedrales “fueron siempre centros creadores de cultura y sabiduría, donde creció el germen de la universidad a través de las escuelas catedralicias o se impulsaron talleres de oficios que generaron grandes artistas”.

También señaló que el origen de estos templos “estaba construido para que se levantaran hasta el cielo como imagen de la unión con Dios y al mismo tiempo que fueran para los hombres un lugar seguro en el que pudieran impregnarse de la fe con la belleza de lo imperecedero”.

El deán de la Catedral quiso en su intervención poner de manifiesto el esfuerzo conjunto de todo el Cabildo para hacer realidad “un sueño prolongado durante casi veinte años” que ha permitido reunir una gran parte del acervo cultural del templo “disperso y arrinconado, que hoy reunido aquí permite ensanchar el espíritu con su contemplación”.

valor añadido

El conjunto de los 405 metros cuadrados del espacio bajo claustro que ahora alberga esta sala alberga un total de 42 pinturas flamencas y castellanas de alto valor artístico y religioso, entre las que sobresale el ‘Tríptico del Descendimiento’ de Ambrosius Benson, que preside la estancia más grande de la sala.
Del mismo modo, destacan por su importancia piezas como ‘La misa de San Gregorio’, de Pedro Berruguete, ‘La duda de Santo Tomás’ de Sánchez Coello o ‘La fuente de la Gracia’, copia de la original del taller de Van Eyck.
La responsabilidad de la elección de las obras y su disposición ha sido obra del experto en arte sacro y sacerdote zamorano José Ángel Rivera de las Heras,, que ayer explicó a las autoridades las características de las obras que componen esta sala.
El equipamiento dispone de una nueva iluminación adaptada a las características de cada una de las piezas, así como un sistema de seguridad y de climatización para garantizar las mejores condiciones de conservación de las obras de arte que allí se conservan.
Con este nuevo espacio, la catedral incorpora una nueva sala abierta al visitante junto a la SAla de Tapices y Ornamentos Litúrgicos y la sala Capitular, así como las 22 capillas, la torre, el enlosado y las naves del templo.