Amnistía Internacional denuncia la invisibilidad del acoso escolar

El grupo local de AI recogerá firmas y objetos en desuso en Segovia el jueves 20 en la Plaza del Azoguejo para mostrar que es obsoleto el actual protocolo de denuncias de bullying

100

El grupo local de Amnistía Internacional de Segovia llevará a cabo el jueves, 20 de junio, en la Plaza del Azoguejo, un encuentro para denunciar la invisibilidad del acoso escolar y la antigüedad del sistema de denuncias que según valoran ha quedado obsoleto.

Con este fin los activistas de Amnistía harán una recogida de firmas y de objetos en desuso como teléfonos antiguos, walkman, cintas de cassette, cámaras de fotos, entre otros, que entregarán en septiembre al Ministerio de Educación para hacer ver a las autoridades lo necesario que es adaptar los protocolos de actuación a las nuevas costumbres y a las formas de comunicarse de niños y jóvenes.
Amnistía Internacional informa de que el bullying es un problema de derechos humanos que afecta al derecho a la educación, a la salud y el bienestar de quienes lo sufren. Es considerado por la Unesco como un tipo de violencia contra la infancia generalizado a nivel mundial.

En España, miles de casos de acoso permanecen ocultos al no registrarse oficialmente, en muchas ocasiones por falta de formación o de recursos. El bullying afecta gravemente a los niños y niñas que lo sufren y, también, a sus familias, quienes, sin duda, han de formar parte de la solución junto al profesorado, señala la organización a través de un comunicado remitido a esta redacción.

El acoso merma la autoestima de las víctimas, su salud, su rendimiento académico y, sobre todo, su derecho a crecer felices y sin miedo. En los casos más graves se llega a las agresiones físicas, como le sucedió a Eme, que tras los insultos que denunció a la Jefatura de Estudios, una compañera de colegio le tiró por las escaleras. “El acoso únicamente terminó cuando sus padres decidieron cambiarla de instituto”, explica la nota para incidir en que situaciones como esta determinan que tanto el Gobierno como las Comunidades Autónomas “están fallando en proteger adecuadamente a las víctimas”. Eme da su testimonio en la campaña Pupitres Libres para que su historia no se repita.

Desde Amnistía Internacional recuerdan que el acoso escolar “no es una cosa de críos” y exigen poner en marcha acciones concretas que lo solucionen. Por ello proponen cuatro medidas a llevar a cabo como son implantar un sistema de denuncias complementario al actual, desarrollar obligatoriamente programas de apoyo entre iguales en los centros educativos, formar al profesorado y recoger datos reales sobre la problemática, concluye el comunicado.