7_1-urgencias-kamarero
El Servicio de Urgencias del Hospital General ha atendido a 5.692 personas desde el día 1 de julio hasta el 7 de agosto. / KAMARERO
Publicidad

El Hospital General mantiene este año un ritmo “estable” de actividad, similar al de los últimos veranos, si bien se detecta una “ligera tendencia al alza, con oscilaciones”, según indica el gerente de Asistencia Sanitaria de Segovia, José Manuel Vicente Lozano, analizando los datos comparativos desde 2012 a 2018.

El incremento se ha empezado a hacer más patente con la llegada del mes de agosto, que sube la presión asistencial y ha ofrecido ya un registro por encima de los 200 pacientes atendidos en una jornada, curiosamente el lunes día 6 de agosto. Y es que, históricamente y por razones más sociales que sanitarias, los lunes despuntan en las estadísticas de Urgencias sobre el resto de días de la semana, así como las jornadas que suceden a las fiestas.

Esta tendencia hace pensar que en la próxima semana, cuando hay varias jornadas de fiesta en numerosos pueblos de la provincia de Segovia, pueda haber otro pico asistencial en Urgencias. Por el contrario, los sábados y los domingos baja la presencia de pacientes en los boxes de Urgencias. Un análisis comparativo de datos de 2012 a 2018 indica que los lunes hay un 20 por ciento más urgencias en el Hospital que los sábados, según explica el gerente de Asistencia Sanitaria de Segovia.

Pero, además, hay otros factores que llegan a influir en el ritmo de la actividad, como por ejemplo, este año los días en los que la selección española jugaba en el Mundial de Fútbol o en los que se disputaban los partidos de mayor relevancia deportiva, bajaba la frecuentación. José Manuel Vicente comenta que durante el horario de los partidos había menos entradas en el Hospital y después aumentaban. Haciendo referencia a las oscilaciones que se producen y a veces son difíciles de explicar el gerente de Asistencia Sanitaria indica que tras atender a 212 personas el pasado lunes y registrar la cifra récord de julio y agosto, al día siguiente, el martes 7, el balance descendió a 140 casos, por debajo de la media del presente verano que hasta el momento se sitúa rozando las 150 urgencias atendidas al día.
El Servicio de Urgencias del Hospital General ha atendido a 5.692 personas desde el día 1 de julio hasta el 7 de agosto, según los datos aportados la Gerencia de Asistencia Sanitaria de Segovia. El equipo que lidera Luis Gómez Montes ha visto 4.524 casos en julio y 1.168 en los primeros siete días del presente mes. La frecuentación media de julio es de 146 pacientes al día, y la de la semana de agosto se acelera hasta los 167 casos por jornada. Este último indicador supera los correspondientes al mismo periodo de 2017 (157 urgencias) y 2016 (164).

El gerente de Asistencia Sanitaria de Segovia, José Manuel Vicente Lozano, mantiene un mensaje de “normalidad” al hablar de la tipología de afecciones o accidentes tratados, de tiempos de espera y de la dotación de plantilla.

El responsable del Hospital asegura que no hay grandes cambios con las situaciones que a lo largo del año se viven el Servicio de Urgencias. La única diferencia en cuanto la tipología de casos, según el gerente, es que han aumentado las lesiones traumatológicas y las gastroenteritis, especialmente en la población infantil, pero, por ejemplo, este averano no ha habido más incidentes como consecuencia de la ola de calor.

José Manuel Vicente remarca que todos los años se refuerza el equipo profesional de Urgencias en los meses estivales y sostiene que el jefe del Servicio “puede solicitar más personal” si detecta que es necesario. “Monitorizamos— declara el gerente— la actividad continuamente, repasando los registros diarios, por si fuera necesario aumentar los refuerzos inicialmente planteados”.

Doble triaje

“No hay saturación en las Urgencias del Hospital y los casos graves no esperan” defiende el director de Asistencia Sanitaria remarcando que el centro sanitario cuenta con un sistema ágil de clasificación y atención a los pacientes. José Vicente Lozano recuerda que el Servicio de Urgencias tiene implantado un protocolo de “doble triaje” para determinar la prioridad de los enfermos, en dos fases. Tras el primer filtro que se hace en todos los casos para asegurar la asistencia inmediata a los pacientes más graves, se vuelve a hacer una segunda consulta a las personas que han quedado en espera para confirmar la primera evaluación o detectar si ha habido variaciones en su estado.