La asamblea celebrada en el Centro Cívico de San José registró una buena asistencia de ciudadanos, representantes del movimiento vecinal y de los cinco grupos políticos del Ayuntamiento. / Kamarero
Publicidad

La asamblea sobre presupuestos participativos que la Concejalía de Participación había convocado en el Centro Cívico de San José despertó el interés de numerosos segovianos que, junto a representantes de los grupos políticos y del movimiento vecinal del municipio, han acordado que el proceso arranque el próximo mes de abril, momento en el que los ciudadanos podrán ya realizar propuestas de inversión en el municipio.

El concejal de Participación Ciudadana, Andrés Torquemada, ha explicado que la votación de esas propuestas no se hará hasta el mes de septiembre, con el objeto de que haya un amplio periodo para su valoración técnica, entre otros motivos.

Por otro lado, se informó del acuerdo del Consejo Sectorial de Participación Ciudadana de destinar el 1,5% del presupuesto municipal a la partida de presupuestos participativos y, dentro de estos, un 40% para pequeñas inversiones y el 60% restante a las de mayor cuantía.

Además, la selección final de estas últimas para someterlas al escrutinio de la ciudadanía se limitará a 10 proyectos en lugar de los 20 del año pasado.

También se completó ayer el número de personas que integrarán el Grupo Gestor de Presupuestos Participativos con la incorporación de representantes de las asociaciones de San Marcos, San José y el Cristo del Mercado.

En la última sesión del Consejo Sectorial ha habían sido nombrados cinco de los nueve componentes de ese grupo gestor, entre los colectivos que lo integran y, a falta de confirmación, todo indica que, al igual que en 2018, habrá un representante del Colegio de Arquitectos.

Torquemada ha señalado que uno de los aspectos más relevantes, como se puso de manifiesto en la asamblea es la importancia de extender y profundizar en los barrios del municipio la cultura de la participación, también en materia presupuestaria, dando a conocer la oportunidad de que la ciudadanía pueda decidir directamente sobre la inversión para satisfacer algunas de las necesidades de la comunidad.

Serán las asociaciones las que fomentarán esa cultura participativa aunque el Ayuntamiento apoyará la difusión del proceso de presupuestos participativos.