Excavaciones en el Abrigo del Molino. / E.A.
Excavaciones en el Abrigo del Molino. / E.A.
Publicidad

Las dataciones realizadas en la Universidad de Colonia, tanto por el método del Carbono 14-AMS como por OSL, de restos hallados en el Abrigo del Molino han permitido acotar la cronología de las distintas ocupaciones neandertales en dicho yacimiento, fijando una horquilla para las últimas ocupaciones humanas de entre 45.000 y 41.000 años de antigüedad.

Así aparece en un artículo recientemente publicado en la prestigiosa revista ‘Quaternary Research’. “A fecha de hoy —explica el arqueólogo David Álvarez—, en el Abrigo del Molino están las evidencias de presencia neandertal más reciente en el centro de la Península Ibérica”. Dichas dataciones son ligeramente más recientes que las evidencias que existen para los últimos neandertales en el norte peninsular. “Eso significa —agrega Álvarez— que cuando los neandertales aún estaban en torno al Sistema Central, es probable que hubieran desaparecido ya de la franja cantábrica, poniendo de manifiesto un retroceso de norte a sur”.

El yacimiento del Abrigo del Molino se descubrió en 2012, y desde el año siguiente está siendo excavado por un equipo dirigido por el propio Álvarez, María de Andrés Herrero y Andrés Díez Herrero. El yacimiento tiene tres niveles con ocupación musteriense, realizada por grupos neandertales que usaron el abrigo como refugio, de forma recurrente, pero de manera ocasional. El estado de conservación de los restos hallados es excepcional, y ha permitido obtener dataciones geocronológicas por dos métodos diferentes: Carbono 14-AMS y OSL (Optically Stimulated Luminiscence).