Un grupo de niñas participa en uno de los talleres disponibles en las Biblios de Verano. / El Adelantado
Publicidad

Un año más, como cada época estival, ya están abiertas las Biblios de Verano, casetas de lectura del Ayuntamiento de Segovia que cada año coordina el Taller Municipal de Animación a la Lectura con el objetivo de que los niños y los adultos puedan disfrutar de la lectura en espacios abiertos de ocio. Las casetas están situadas en la piscina municipal de verano y en parques y jardines de la ciudad, y en ellas los usuarios podrán, hasta el 31 de agosto, no solo leer, sino también participar en las actividades dinamizadas que propone el Taller.

Los puntos de ubicación de las casetas son los siguientes: Piscina Municipal de Verano de La Albuera, Jardinillos de San Roque, Parque de La Dehesa, Parque de San Lorenzo, Parque del Reloj de Nueva Segovia y la Plaza de los Deportes (Peñascal) de La Albuera.

En los parques, abren en horario de lunes a viernes, de 11.30 a 13.30 horas y de 18.30 a 20.30 horas. En la piscina, de 17.00 a 21.00 horas durante el mes de julio, y de 16.30 a 20.30 horas en agosto.

Una de las iniciativas que más éxito tiene desde que se puso en marcha hace dos años es el Pasaporte de Lectura: una cartilla que se va completando con sellos a medida que se van leyendo libros. Cuando completa la cartilla, el usuario recibe una sorpresa. Una manera lúdica de fomentar la lectura que tiene mucho éxito entre los niños y niñas. Además, se realizan talleres de todo tipo a diario, relacionados con los cuentos leídos y de manualidades. También se ofrecen talleres en inglés, y se preparan pequeñas obras de teatro de títeres con los niños. Quien no quiera participar en las actividades que se proponen, puede jugar por su cuenta al ajedrez, el parchís, los puzzles, las cartas y otros juegos que pone a su disposición el Taller Municipal de Animación a la Lectura. Tanto la prensa diaria como los libros de literatura infantil y juvenil o de narrativa para adultos se pueden consultar en los parques y la piscina. Los primeros también se pueden pedir en régimen de préstamo para leer en casa.