4_1nerea-institutos
La segunda jornada del calendario de inicio del curso escolar 2018-2019 tuvo como principal escenario las puertas y aulas de los centros de Educación Secundaria. / NEREA LLORENTE
Publicidad

Un total de 7.927 estudiantes de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato ordinario y nocturno y los 2º cursos de los ciclos formativos de Grado Superior de enseñanzas profesionales de Artes Plásticas y Diseño iniciaron ayer las clases en la red de centros educativos de la provincia de Segovia.

La plantilla de docentes que atenderá a estos estudiantes a lo largo del curso está formada por 1.116 profesores, según los datos de la Consejería de Educación.

La matrícula de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) es la más abultada del bloque de estudiantes que vivieron ayer la jornada de estreno, con un total de 5.736 alumnos; seguida del registro de Bachillerato, con 2.174 en horario diurno y nocturno. En los segundos cursos de los ciclos formativos de Grado Superior de enseñanzas profesionales de Artes Plásticas y Diseño hay matriculados 17 alumnos.

El delegado territorial de la Junta, Javier López-Escobar, en la rueda de prensa de presentación del curso 2018/2019 indicaba que en Educación Secundaria hay un reparto equilibrado entre la matrícula que se concentra en los centros de la capital y la que suman los institutos repartidos por localidades de la provincia.
La red segoviana cuenta con 16 institutos, de los que diez están ubicados en la provincia y seis en la capital, donde también se encuentra la Escuela de Arte y Superior de Diseño ‘Casa de los Picos’. Hay además otros centros con estudios de Formación Profesional que a lo largo del mes de septiembre también están recibiendo alumnos, si bien el grupo más numeroso se incorporará el próximo lunes.

El inicio de la actividad lectiva ha ido acompañado de la puesta en marcha del servicio de transporte escolar destinado a los alumnos de enseñanzas obligatorias que deben desplazarse desde sus pueblos hasta las localidades donde se encuentran los institutos. Los servicios se han desarrollado con regularidad, según han confirmado a esta redacción distintos equipos directivos, si bien se ha producido una incidencia en la ruta que va de Palazuelos de Eresma al instituto Mariano Quintanilla. Cinco alumnos de Educación Secundaria Obligatoria no han podido ir a clase en el autobús que tienen asignado y han sido llevados por sus familiares en coches particulares. La Dirección Provincial de Educación asegura que no se trata de un problema de falta de plazas sino que se ha debido a un “error de la empresa de transporte” en la gestión de las plazas que quedan vacantes para los alumnos de Bachillerato. La incidencia ha sido trasladada al Servicio de Planificación y solventada, según la Dirección Provincial.

Los equipos directivos de los institutos Francisco Giner de los Ríos y Andrés Laguna, donde se han desarrollado obras este verano, han confirmado que las intervenciones están terminadas, salvo algún remate. Los alumnos de primero de Bachillerato han podido ocupar las nuevas aulas creadas en el ‘Giner de los Ríos’ y no han tenido que ir a la extensión que el instituto tiene en el centro de Educación de Adultos donde sí permanecerán este curso los compañeros de segundo. En el ‘Andrés Laguna’ están acabadas la rampa de la fachada principal y la rampa de entrada de vehículos de emergencia desde la puerta de Las Lastras. Falta rematar los nuevos despachos habilitados.

Los institutos segovianos optaron de forma mayoritaria por citar a todos los alumnos a primera hora de la mañana y cumplir desde el primer día el horario normal.
La Consejería de Educación asegura que en el conjunto de la región donde ayer empezaron las clases un total de 114.886 estudiantes, solo se registró la incidencia de Palazuelos y otra en Valladolid.

Los alumnos, que han acudido a 469 centros educativos, han sido atendidos por 15.542 profesores en centros públicos y en las enseñanzas concertadas en centros privados.

Consejos para una vuelta al cole… sin trabas

A lo largo de estas semanas, mayores y pequeños, se enfrentan a la vuelta a la ‘normalidad’ tras un periodo con mayor flexibilidad horaria, menos cantidad de obligaciones y quehaceres… e igual que ocurre con otros aspectos de la vida, no todo el mundo lo afronta del mismo modo.

La psicóloga y pedagoga Celia García Llorente explica que en algunas ocasiones, esta vuelta a la rutina puede venir acompañada de sentimientos como: tristeza, melancolía, irritabilidad, ansiedad, falta de concentración, sensación de fatiga o falta de energía, apatía…etc. pero “es importante que tener en cuenta que, por lo general, estos incómodos síntomas tienden a desaparecer progresivamente tras unos días o una o dos semanas”. “Nada tiene que ver con una enfermedad que deba preocuparnos a pesar de que algunos se empeñen en calificar a este proceso como ‘síndrome o depresión postvacacional’, denominación que, tan sólo al escucharlo, nos produce un profundo rechazo y nos hace verlo como algo más difícil de superar que lo que en realidad es”, comenta la psicóloga y pedagoga de TRABAlenguas, que ofrece unos consejos que harán más llevadera ‘la vuelta al cole’ a padres, madres, hijos, hijas, abuelos y abuelas…

4Evitar la sobreprotección: Normalizar el proceso como parte de la vida y aceptar que los cambios son difíciles hará que nuestros hijos comprendan que confiamos en su capacidad para superar lo que tienen que afrontar en las siguientes semanas. Esa actitud por nuestra parte, aumentará su autoconfianza y autoestima. Esto no significa que nos echemos a un lado y seamos meros observadores del proceso sino que dejemos que lo experimenten con naturalidad, comunicándonos con ellos y siendo una figura de apoyo sin olvidar que es un proceso más que forma y formará parte de su vida curso tras curso.

4Predicar con el ejemplo: Los adultos no sólo somos un modelo a seguir para los niños mediante la interacción directa con ellos, sino también de forma indirecta, es decir, a través de nuestras actitudes, comportamientos… por lo que es importante cómo hablemos en casa de la vuelta a la rutina, qué actitud mostremos ante la misma, ya que será relevante a la hora de cómo ellos abordarán este cambio.

4Comunicación: La herramienta más importante para facilitar la vuelta al cole y que ayudará a los más pequeños a gestionar de forma positiva el estrés, es la comunicación. Mantener una comunicación abierta y fluida con nuestros hijos es clave. Es muy positivo que los niños se sientan libres para hablar de sus fracasos y éxitos, miedos y alegrías… ya que eso les ayudará a ir gestionando, poco a poco y con nuestra ayuda, aquello que sienten.

4Anticipación: Si es posible, ya durante el verano (y sobre todo en las semanas que preceden la vuelta al colegio) es importante comenzar a hablar del nuevo curso, realizar preguntas acerca de qué esperan del próximo año, no sólo en relación a lo académico sino también a nivel social, de aficiones y otras áreas que pueden ser importantes para ellos. Saber tanto qué les preocupa como qué les ilusiona nos ayudará a acompañarles en la vuelta a las rutinas de una forma más efectiva y positiva.

4Los profesores no son nuestros enemigos: Es importante que recordemos que los profesores y profesoras que van a pasar gran parte del día con nuestros hijos son personas formadas para ese fin y será positivo que sean nuestros aliados en este proceso. Fomentar la comunicación con ellos, escucharlos y aceptar su ayuda cuando lo consideremos necesario, nos hará vivir esta vuelta a la rutina de forma más relajada lo que, sin duda, también se verá reflejado en los más pequeños de la casa.