Los visistantes de Prádena pudieron disfrutar de un museo al aire libre /EL ADELANTADO
Publicidad

La IV Concentración de Clásicos reunió este fin de semana en Prádena casi un centenar de vehículos. La plaza Mayor y la calle principal se llenadon con estos coches convirtiendo el municipio en un museo al aire libre.

Se reunieron en la localidad 97 coches con más de 30 años y en buen estado (uno de los requerimientos de la concentración) entre los que había vehículos de serie.
Los vecinos que se acercaron a la localidad pudieron disfrutar de clásicos populares, como el Seat 600, Renault 4 o Citroen 2cv, entre otros, y de vehículos más exóticos como un Jeep Willys, Volvo Amazon, Renault Alpine A110 y diferentes Mercedes-Benz.

A primera hora de la mañana del domingo se hizo la entrega de dorsales en el Parque Recreativo El Bardal y se inició la salida a Pedraza, donde los coches aparcaron en la plaza y almorzaron en los bares de dicha localidad.Más tarde se dirigieron de nuevo a Prádena donde realizaron una comida de hermandad a la que asistieron todos los participantes
PREMIOSEste año como novedad a las anteriores convocatorias se dieron dos premios, uno al coche más antiguo, y otro al que llegó desde más lejos circulando. El primero lo recibió un ejemplar de un citroen 11 ligero del año 1953 mientras que el coche que llegó de más lejos procedía de Talavera de la Reina (Toledo)

Los cientos de vecinos que se acercaron este fin de semana a Prádena pudieron disfrutar de los diferentes clásicos de nuestra historia y de actividades como música o hinchables para los niños.