Publicidad

En Sepúlveda ya están en fiestas. Desde primera hora de la mañana de ayer,  la plaza mayor de la localidad lucía sus mejores galas para iniciar sus fiestas patronales, con la alegría, la diversión y el buen ambiente son las señas de identidad de un pueblo que sabe vivir sus fiestas.

Desde el balcón de la Casa Consistorial, a las 12 del mediodía los miembros de la Asociación ‘El Diablillo’ eran los encargados de dar lectura al pregón inaugural en el que glosaron la importancia de la tradición que este año ha recibido la declaración de Manifestación Tradicional de Interés Cultural por parte de la Diputación de Segovia, así como la coincidencia de que este año, el inicio de las fiestas coincide con la escenificación de la tradición que hace discurrir al ‘diablillo’ por las calles de la villa, que tuvo lugar en la madrugada de ayer.

En el pregón, los  integrantes de la asociación destacaron que el ‘diablillo’ es “un orgullo para los sepulvedanos, y un merecido reconocimiento a un pueblo que ha sabido mantener sus tradiciones intactas”, y por supuesto, invitaron a sus convecinos a disfrutar sus fiestas haciendo gala de “la hospitalidad de hacer sentirse como propios a los forasteros”.

Por su parte, el alcalde de Sepúlveda Ramón López se dirigió a los sepulvedanos para  invitarles al disfrute festivo,  subrayando la importancia de que las fiestas sean un espacio de convivencia alejado de los excesos del alcohol y con el máximo respeto a la libertad de las mujeres.

El pregón dio paso al desfile de las peñas por las calles, y las visitas a sus locales para compartir una refrescante limonada con la que aplacar los rigores del calor estival, que se prolongó hasta bien entrada la tarde.