Valleruela de Pedraza.
Valleruela de Pedraza.
Publicidad

FOTOS: JOSE ANTONIO SANTOS

A poco más de 7 kilómetros de Pedraza, en una tierra cargada de historia, se encuentra la localidad de Valleruela de Pedraza. Pese a su escasa población, alrededor de los 75 habitantes, Valleruela cuenta con dos pedanías: Berzal y Tejadilla.

A mediados del siglo XIII, en el año 1247, su nombre era Villarivela pero, ya en el siglo XVI, su nombre era tal y como hoy lo conocemos, Valleruela, añadiéndose «Pedraza», por pertenecer a esta Comunidad de Villa y Tierra.

La Comunidad de Villa y Tierra de Pedraza, formada por 18 municipios, fue creada para «distribuir justicia y autoridad» y ordenaba en la Comunidad «el aprovechamiento de aguas, tierras y pinares». A pesar de los muchos cambios en los límites provinciales que se han sucedido a lo largo del tiempo, los municipios que formaban parte de ella en el año 1833, continúan perteneciendo a la provincia de Segovia.

Al Ayuntamiento de Valleruela de Pedraza se agregó Tejadilla, poblado que era conocido hasta el siglo XIX como Tejadilla de Abajo. Llegó a existir Tejadilla de Arriba pero hoy ha desaparecido y Berzal, que en estos tiempos, ha pasado a ser un barrio de Valleruela de Pedraza.

PATRIMONIO
Dentro de este apartado, en Valleruela de Pedraza destaca su iglesia parroquial, dedicada a San Cristóbal y, ubicada en la parte más elevada del pueblo y, junto a esta iglesia se encuentra el cementerio. El templo es de origen románico y en él destacan el ábside sin ventanas, una parte de su torre y la portada con arquivoltas decoradas con rosetas de cuatro pétalos. Está construida en mampostería combinada con sillares de piedra que se encuentran ubicados en las esquinas y en la puerta de acceso y, aunque se realizaron diferentes reformas en época barroca, estas no afectaron a su estructura de modo importante como sí ha ocurrido en otros templos de la provincia.

A las afueras del pueblo se encuentra la ermita de Nuestra Señora del Amparo, patrona de la localidad, por la que los vecinos sienten una gran devoción. Un viacrucis conduce hasta esta ermita, lugar en el que, a mediados de septiembre, un gran número de personas se dan cita para acudir a su romería. La imagen de Nuestra Señora del Amparo es de madera policromada y, mientras en una de sus manos sostiene a su Hijo, en la otra sostiene una manzana.

Así mismo, en este apartado, destaca una antigua fragua que ha sido rehabilitada y ahora cumple la función de sala multiusos y se utiliza, por poner un ejemplo, como peña durante las fiestas. Este espacio, está previsto que en un futuro recupere su imagen de fragua para que pueda ser visitada. El Ayuntamiento dispone para ello de un fuelle muy antiguo, que a causa del tiempo, tiene algún desperfecto pero no encuentran quien lo repare y, no pueden poner en marcha su proyecto. Además, en Valleruela de Pedraza, destaca su arquitectura popular.

FIESTAS
Dentro del calendario de fiestas de esta localidad destacan la fiesta de San Cristóbal, el 10 de julio y, la fiesta de Nuestra Señora del Amparo, que es la fiesta patronal que se vive con gran devoción por parte de los vecinos y se celebra el segundo fin de semana de septiembre. En esta fiesta de la Virgen del Amparo, la procesión y las danzas ante la Virgen, son una de las tradiciones más importantes de esta localidad. Las pedanías de Valleruela de Pedraza, Berzal y Tejadilla, comparten estas fiestas. El alcalde nos recordó que «hace muchos años teníamos los Carnavales, una fiesta importante en la que teníamos toros pero, esa se perdió. Con la falta de gente en los pueblos, no se puede hacer nada».

VALLERUELA DE PEDRAZA HOY
En esta localidad, con tan solo 75 habitantes censados que, en invierno, se transforman en 48 o 50 habitantes de hecho, cuentan con Gregorio Enebral Álvaro (PP) como alcalde de Valleruela de Pedraza desde el año 2003.

Esta pequeña localidad tiene, como forma fundamental de vida, la agricultura, la ganadería y los transporte pero, como en una buena parte del mundo rural, la elevada edad de sus vecinos, hacen que las pensiones sean importantes como fuente económica del municipio.

GRUPO DE DANZAS DE VALLERUELA DE PEDRAZA
Este grupo, dentro del mundo de las danzas tradicionales de nuestra provincia, ocupa un lugar especial. Por un lado, su existencia viene de antiguo pero, por otro, las particularidades de su vestimenta, en relación a otros grupos del entorno, lo hacen único.

Antonio Barras, director del grupo desde hace unos cuatro años, nos cuenta que los datos documentales sobre este grupo lo sitúan hace siglos. El grupo de danzas hoy está formado por un grupo de chicos y otro de chicas, todos naturales o relacionados con el pueblo (fines de semana o vacaciones) pues la mayoría viven en Segovia, Madrid…

El grupo actual comenzó en los primeros años de la década de los 80 del pasado siglo y, a partir de ahí no se han vuelto a perder las danzas, algo que sí ocurrió desde finales de los años 60 hasta principios de los 80 a causa de la pérdida de población de los pueblos por la emigración de la gente de los pueblos a las grandes capitales.

El grupo de danzas de Valleruela de Pedraza se dedica a las danzas de Paloteo aunque, al unirse «las chicas» al grupo de danzas, han añadido al repertorio bailes de Rueda, jotas… Los cambios, también ha llegado al permitirse que las mujeres pudieran participar en los bailes de Paloteo, algo que anteriormente estaba «completamente prohibido». Ahora, nos dice Antonio Barras, afortunadamente pueden participar porque si no, llegará un momento en el que sea difícil reunir un grupo de ocho hombres para realizar una danza de este tipo.

Pero, lo más diferente y especial en este grupo de danzas es, evidentemente su vestimenta de «los chicos» porque, «las chicas», llevan el típico traje de segoviana.

Existe un estudio sobre este tema, realizado por Fuencisla Álvarez, en el que se indica que el grupo de danzas de Valleruela de Pedraza pertenece al Grupo de Danzantes de la Sierra a los que también se conoce como «Danzantes de Enagüillas», por danzar con unas enaguas y/o faldas. Existen otra particularidades como «el Encintado o Espaldera, una pieza que va situada en la espalda, para la que cada madre y abuela, elige las mejores tiras, las más vistosas para hacerlo».

Pero lo más especial de su indumentaria son los «gorros o tocados», típicos del pueblo de Valleruela, se asemejan a mitras de obispo, a las que se añaden una plumas en la parte superior. La procedencia de estos «gorros» no se conoce, los documentos que han encontrado no indican ninguna respuesta.

El grupo de danzas de Valleruela, participa en diferentes fiestas de pueblos y concursos a lo largo del año y, ha salido fuera de la provincia de Segovia para actuar en Burgos, Valladolid, Zamora… Siempre que el trabajo y los estudios de los integrantes lo permiten.

Antonio Barras, también conocido como «Reales», está trabajando por mantener la Danza del Paloteo con este grupo en el que participan, desde los danzantes de 10-12 años, que están aprendiendo, a los que tienen más de 60. Su esfuerzo y el apoyo del Instituto de la Cultura Tradicional Manuel González Herrero, lo están consiguiendo.

DÓNDE DORMIR
Para hablar de la posibilidad de conocer mejor esta zona de la provincia de Segovia, pasando unos días y disfrutando de su gastronomía y paisajes, solo hay que recordar que se encuentra junto a varias localidades, una de ellas Pedraza, donde existe un importante número de establecimientos, de todo tipo, que proporcionan la posibilidad de comer y dormir en cualquier época del año.

Concretamente, en Valleruela de Pedraza, existe una casa rural, «El Pinsapo de Pedraza», con capacidad para 10 personas. El edificio, de construcción moderna, se ha realizado empleando materiales tradicionales. La casa está ubicada entre las localidades de La Velilla y Valleruela de Pedraza y dispone de jardín, barbacoa y chimenea. Se admiten animales.

Además, en la localidad de Valleruela de Pedraza existe un pequeño bar que hace las veces de centro de reuniones.

VALLERUELA DE PEDRAZA EN POCAS PALABRAS

Distancias: 40,6 km a Segovia
Población: 75 habitantes
Alcalde: Gregorio Enebral (PP)
Patrimonio:
— Iglesia parroquial de San Cristóbal
— Ermita de Nuestra Señora del Amparo
— Antigua fragua
Fiestas:
— San Cristóbal, 10 de julio
— Nuestra Señora del Amparo, segundo fin de semana de septiembre
Tradiciones:
— Grupo de Danzas de Valleruela de Pedraza, Danza del Paloteo, Vestimenta especial,
Dónde Dormir:
— Casa Rural El Pinsapo de Pedraza

RECETA

Para ofrecernos la receta de esta semana, tenemos la gran suerte de que los hermanos Calle, conocidos hosteleros segovianos, creadores de Venta Magullo, nacieron allí. Ahora que la jubilación ha llegado, uno de ellos, Santos Calle, pasa mucho tiempo en su pueblo natal, tanto que cada vez que hay alguna fiesta, pública o particular, es Santos quien se encarga de preparar la caldereta, la paella o, lo que toque.

Por ello, en esta ocasión, ha sacado su libreta de recetas, y en ella hemos encontrado otro de esos platos de cocina tradicional muy habitual en cualquier tipo de reunión por ser asequible, fácil y cómodo que puede prepararse con antelación y permite que todos, incluido el cocinero, disfruten de la fiesta. Además, en esta época del año no podemos olvidar que las matanzas y, por añadidura, la carne de cerdo, están en un momento muy especial.

Nos referimos a Las patatas con costillas, plato económico que permite plantarle cara al frío. Santos ha calculado los ingredientes para cuatro personas, este dato puede servir de referencia y añadir o recortar según el número de comensales.

Ingredientes para 4 personas: La base está formada por 1 kg de patatas y 300 gramos de costillas frescas de cerdo. A estos ingredientes principales hay que añadir medio pimiento rojo picado, una cebolla picada, dos hojas de laurel y dos dientes de ajo «machacados», una cucharada de harina, una cucharadita de pimentón y un vaso de vino blanco. Modo de prepararlo: Primero de rehogan el pimiento, la cebolla y el ajo y, cuando todo esté pochado se añaden las patatas más que cortadas, partidas y las costillas. El conjunto se rehoga bien, junto a una cucharadita de harina y otra, más pequeña, de pimentón y, se añade un vaso de vino blanco. Se pone un caldo y se deja que cueza con todo el conjunto durante unos 20 o 25 minutos y, cuando las patatas estén cocidas y la carne de las costillas tierna, este plato de siempre, estará preparado.