Usuarios de la Cacera del Cambrones acudieron a la llama de la Noble Junta de Cabezuelas. / el adelantado
Usuarios de la Cacera del Cambrones acudieron a la llama de la Noble Junta de Cabezuelas. / el adelantado
Publicidad

Usuarios y representantes de la Noble Junta de Cabezuelas, entidad que gestiona el aprovechamiento de agua de la Cacera del Cambrones desde tiempo inmemorial, se personaron ayer en la puerta del Ayuntamiento de Palazuelos de Eresma, a la visita de “reconocimiento” prevista por técnicos de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), dentro del proceso iniciado para la extinción de esa concesión de agua.

Desde la Noble Junta de Cabezuelas expresaron de nuevo su malestar porque no habían sido invitados a esa visita, aunque los regantes respondieron a su llamada para asistir a la llegada de los técnicos, y expresar en silencio su rechazo a las pretensiones de la Confederación, que venía a examinar si se están cumpliendo las características de la concesión: “abastecimiento, riego y usos industriales”.

Los técnicos de la CHD realizaron el recorrido de la cacera, en compañía de varios alcaldes de la Mancomunidad de La Atalaya, que también se abastecen del Cambrones, y que han expresado su apoyo al cambio de titularidad de la concesión de agua de esta cacera, ahora en manos de la Noble Junta de Cabezuelas. Al finalizar el “reconocimiento”, levantaron acta del mismo.

El proceso continúa y aún se desconoce el desenlace. Hay que recordar que sigue abierta en la plataforma change.org una campaña en defensa de las caceras de la Sierra de Guadarrama, y en contra del plan de extinguir las concesiones históricas de agua sobre el Cambrones y Navalcaz. Ya son más de 3.000 las firmas recogidas en pro de unas obras hidráulicas que los firmantes consideran un bien de valor patrimonial que siguen gestionando, como desde hace siglos, las juntas que representan a los vecinos de los pueblos beneficiarios. Los usuarios de estas caceras afirman que el mantenimiento de esas concesiones no va a suponer una merma en los recursos hídricos de la zona, ni de la disponibilidad de agua potable, y sí un beneficio para todos.