Urbanismo deniega seis planes parciales que preveían 3.100 viviendas

2

La Comisión Territorial de Urbanismo ha denegado de forma definitiva seis planes parciales en Palazuelos de Eresma, según aseguró ayer la asociación ecologista Centaurea. Los seis desarrollos urbanísticos, todos ellos dispersos y desvinculados del casco urbano, habían sido aprobados provisionalmente por el Ayuntamiento de Palazuelos de Eresma y sumaban 3.172 viviendas, un número superior a todas las que actualmente tiene el municipio, con una superficie a urbanizar de 1.655.259 metros cuadrados.

Entre las razones que han motivado estas denegaciones se encuentra el hecho de que ninguno de los seis planes parciales contaba con la preceptiva Declaración de Impacto Ambiental, ni tampoco de la autorización de la Confederación Hidrográfica del Duero. Además su aprobación exigiría, como refleja el acuerdo de la Comisión Territorial de Urbanismo, la tramitación de un nuevo procedimiento, como es el de adaptación del planeamiento general de Palazuelos de Eresma a las Directrices de Ordenación Territorial de Segovia y Entorno (DOTSE).

Este “varapalo recibido” por el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Palazuelos de Eresma, presidido por Domingo Asenjo (IU), “debido a su pésima política urbanística, debe servir de acicate para que el nuevo Plan General de Ordenación Urbana, que ahora ha de realizarse en el municipio, siente verdaderamente las bases de un urbanismo racional y sostenible, que respete los valores naturales y paisajísticos del municipio y asegure la calidad de vida de sus habitantes”, apostillan los ecologistas.

De acuerdo con un comunicado enviado a los medios de comunicación, el alcalde Domingo Asenjo, “empeñado en una auténtica cruzada urbanizadora, se equivocó al hacer caso omiso a los argumentos de ciudadanos y ecologistas, y tratar de sacar adelante, despreciando al medio ambiente e ignorando la legislación, unos planes parciales absolutamente inaceptables”, han manifestado desde las organizaciones mencionadas. “Es hora de que Asenjo y su equipo abandonen la irracionalidad en la que estaban instalados y en adelante hagan una política urbanística sensata y respetuosa con el medio ambiente”, añadieron.

Los planes citados habían sido objeto de alegaciones y críticas públicas por parte de varias asociaciones ciudadanas y ecologistas, entre ellas Ciudadanos por Segovia, Centaurea y Ecologistas en Acción de Segovia. Entre los argumentos planeados por estos colectivos destacaban que los desarrollos urbanísticos propuestos se encontraban totalmente desvinculados de los cascos urbanos tradicionales del municipio; que no resultaba lógico valorar el impacto ambiental y paisajístico de cada plan por separado, resultando necesario considerar todos los planes de forma conjunta; que las demandas de agua tampoco podían ser consideradas de forma independiente, ya que las fuentes de suministro eran básicamente las mismas; y que antes de aprobar nuevos planes, se imponía modificar las obsoletas normas urbanísticas de Palazuelos, que datan de 1980.