Un instituto de cuento

Los alumnos del IES Marqués de Lozoya han transformado los pasillos del centro en las páginas de algunos cuentos, en un concurso organizado por AMPA y docentes.

6

Con motivo del Día del Libro, el IES Marqués de Lozoya ha realizado un original y creativo proyecto: decorar los pasillos y exteriores de las aulas con motivos y representaciones de algunos de los cuentos más famosos de la historia. La idea parte del Departamento de Lengua y Literatura, concretamente de Inma Juárez, una de sus profesoras, quien ya había realizado este proyecto en otros centros, con muy buenos resultados.

El principal objetivo marcado por los docentes y la AMPA, que ha colaborado también en ello, es el trabajo común; aunar esfuerzos para una meta y que entablaran relaciones con alumnos con los que normalmente no lo hacen. Otro de los objetivos ha sido el desarrollo de la imaginación y la creatividad. El reciclaje y la reutilización han sido otros de los logros; dar una utilidad a todo aquello que solemos tirar a la basura. Por último, los alumnos han conseguido ver la literatura de otro modo, no como una asignatura aburrida, sino como algo que han sacado de los libros a su vida diaria. “Ahora ven el instituto más suyo con esta decoración”, comentó Inma, su profesora. El resultado ha sido muy positivo para todos los implicados en el proyecto.

Han participado los cursos de 1º a 4º de la ESO, un total de 16 clases, que han realizado unos trabajos impresionantes sobre ‘El gato con botas’, ‘Cenicienta’, ‘La bella durmiente’, ‘Hansel y Grettel’, ‘Blancanieves’, ‘El flautista de Hamelín’ y ‘El jorobado de Notre Dame’, entre otros. Según sus profesores, los alumnos más participativos han sido los de los cursos más bajos, y aunque a otros les ha costado más, todos se han volcado en esta original idea. Docentes de otros departamentos, como Educación Plástica y Visual, han colaborado también cediendo horas de clase y trabajando con algunos alumnos.

Un jurado compuesto por algunos profesores, miembros de la AMPA y alumnos de Bachillerato están todavía tomando la difícil decisión de qué curso será el ganador. Los criterios en los que se han basado para calificar han sido la originalidad, el reciclaje de materiales y la complejidad. El premio es una cena para el grupo ganador, algo también colectivo y que los ayude a mejorar la relación de grupo y trabajo en equipo. En general ha sido un trabajo muy gratificante para todos, y haha demostrado que los adolescentes y jóvenes del instituto son muy capaces de trabajar en equipo y respetar las decisiones de los compañeros.