Los manifestantes se reunieron ante la Subdelegación del Gobierno ayer por la mañana. / nerea llorente
Publicidad

Agricultores y ganaderos de Segovia pertenecientes a la Unión de Campesinos de Castilla y león (UCCL), se concentraron ayer ante la Subdelegación del Gobierno de Segovia para reclamar precios justos para el campo, y la adopción de medidas que garanticen la viabilidad de las empresas.

Ataviados con chalecos verdes, se concentraron ante las subdelegaciones del Gobierno de las nueve provincias de la Comunidad para reclamar que la nueva PAC esté dirigida a los profesionales del campo.

Dentro de las movilizaciones convocadas con carácter estatal por la Unión de Uniones, a la que pertenece UCCL, los agricultores y ganaderos han pedido que las ayudas de la PAC diferencien a los que obtienen sus rentas principalmente del campo de los que no.

Los manifestantes, que se reunieron pacíficamente, siempre bajo la atenta vigilancia de agentes de Policía, expusieron sus demandas, tanto coreando gritos, como con su entrega en el Registro de la Subdelegación, para trasladarlas al Gobierno.

Según dijeron, las ayudas oficiales deben limitarse a los los agricultores cuyos ingresos procedan en más de un 25 por ciento del campo y se excluya a los que no alcancen este porcentaje y otorguen un trato preferencial a los que superen el 50 por ciento.

Entre las propuestas que quieren hacer llegar al Gobierno del Estado y al conjunto de los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados y del Senado, piden la modificación urgente de la legislación actual que impida la denominada ‘venta a pérdidas’ por parte de los centros comerciales “incorporando además del precio de compra de los productos, los costes directos e indirectos de cada eslabón de la cadena”. También piden que se considere la posición de dominio en la cadena alimentaria en una cuota del 8% del mercado.

Uccl reclama un gasóleo profesional agrícola, ganadero y forestal con 0,021 euros/litro de Impuesto especial de hidrocarburos, mínimo, tal como permite la Unión Europea, así como un IVA reducido del 10% y su aplicación en todos los usos profesionales de las explotaciones (calefacción de granjas e invernaderos, vehículos afectos a la explotación…). Este IVA reducido del 10% también lo reclaman para el conjunto de bienes y servicios empleados en la producción agrícola, ganadera y forestal, salvo a los que ya se les aplica un IVA súper reducido.

Que sea obligatoria el etiquetado de todos los alimentos con el país de origen, “dada la falta de reciprocidad de las producciones procedentes de países terceros en cuanto a las exigencias normativas europeas”.

Piden asimismo más controles e inspecciones en fronteras ante la llegada de enfermedades, así como que se indemnice a los afectada por estas circunstancias.

Por otro lado, en sus reivindicaciones incluyen que se modifique la Ley Reguladora de Haciendas Locales para adecuar la tributación de las construcciones agrícolas, ganaderas y forestales a la realidad de las mismas.

Y quieren que cualquier propuesta de cambio de energía de fuentes fósiles vaya acompañada de un plan para adaptar la maquinaria agraria a las nuevas fuentes de energía.