Tres espacios naturales recibirán 2,72 millones de euros para mejorar sus infraestructuras

Serán en la casa forestal ‘Las Campanillas’, en El Espinar, y en los miradores de Sepúlveda y Riaza

Tres espacios naturales de Segovia —las Hoces del río Duratón, las Hoces del río Riaza y la Sierra de Guadarrama— recibirán una inversión de 2,7 millones de euros de la Junta de Castilla y León para la realización de tres actuaciones tendentes a la mejora de sus infraestructuras turísticas.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones; la consejera de Cultura y Turismo, María Josefa García Cirac; y el presidente de la Diputación de Segovia, Francisco Vázquez, presentaron ayer el ‘Programa de Infraestructuras Turísticas en Espacios Naturales’, cuya pretensión es atraer a un mayor número de turistas de naturaleza a la provincia, con la finalidad última de incrementar la actividad económica en las zonas beneficiarias, consiguiendo así “dar vida al medio rural”, tal y como declaró el responsable regional de Fomento y Medio Ambiente.

El mencionado programa engloba dos grandes líneas de actuación. Por una parte, se reformarán dos infraestructuras de turísticas de uso público, un mirador en Sepúlveda y otro en Riaza. Y por otro lado, se ampliará la red de alojamientos singulares de Castilla y León con la conversión de la casa forestal ‘Las Campanillas’, en El Espinar, en un hotel rural.

El primer mirador que será reformado es el situado en Sepúlveda, en las inmediaciones del santuario de la Virgen de la Peña. Se localiza en un lugar excepcional para contemplar el inicio de las Hoces del río Duratón y, al tiempo, el caserío de la villa de las siete puertas.

La propuesta de intervención permite al visitante emprender un recorrido de bajada a pequeños balcones naturales, mediante unas gradas en hormigón que facilitan el acceso y, al mismo tiempo, proporcionan lugares de estancia o contemplación de senderos hacia el río. El elemento básico del mirador será un balcón corrido con una barandilla ciega de acero que da protección frente al fuerte desnivel. Tal balcón, que contará con piezas de hormigón prefabricado adaptadas a la topografía, se convertirá en el remate urbano de ese extremo de Sepúlveda. “Va a ser un precioso mirador sobre el vacío de las Hoces del Duratón”, resumió Suárez-Quiñones.

El propio consejero de Fomento y Medio Ambiente también habló del mirador de Riaza, “sencillo y bonito”, que a su juicio, ofrecerá “vistas extraordinarias” de la provincia de Segovia y las colindantes. La infraestructura existente, llamada mirador de ‘Piedras Llanas’ —si bien en Riaza hay quien prefiere la denominación ‘Peñas Llanas’— sufrirá una profunda renovación, dado que permitirá un recorrido aéreo por el bosque cercano gracias a una ligera plataforma. Ya en el mirador, el visitante podrá sentarse y contemplar un paisaje interminable, pues desde allí se ve hasta 70 kilómetros de distancia. El mirador se prolongará hasta el este, sobre un fuerte desnivel, con la posibilidad de dar un giro visual de 360º en el extremo. En esta última posición, el visitante tendrá la sensación de vacío, al transformarse los materiales de la plataforma en vidrio. Desde la Junta se anuncia que el recorrido será totalmente accesible para minusválidos.

Por último, la tercera actuación en Segovia consistirá en la conversión de las casas de ‘Las Campanillas’, situadas en el monte de la Dehesa de la Garganta, en un pequeño hotel. Para ello, los dos edificios que en su día fueron ocupados por ingenieros de montes y guardas forestales —hoy deshabitados— serán objeto de una importante remodelación. El proyecto contempla realizar obras de rehabilitación que permitan adecuar estas instalaciones al uso como hotel, aprovechando la tipología de albergue que tienen desde su origen.

La Junta insiste ahora en que las intervenciones que se realicen serán respetuosas con el entorno y permitirán al visitante disfrutar del contacto con la naturaleza, de la importante variedad de arbolado, de las actividades deportivas que ofrece la Sierra de Guadarrama, o simplemente recrearse con paseos, el retiro y la tranquilidad que se puede encontrar en el lugar.

El estudio de la intervención plantea destinar los dos edificios existentes a habitaciones, para un acogedor y pequeño hotel de unas 30 habitaciones, y ampliar las instalaciones con una nueva edificación que sirva de unión entre ambos edificios y que recoja las zonas comunes. El proyecto prevé acondicionar la llegada hasta el hotel y adecuar el entorno de las edificaciones, incluyendo un aparcamiento, cómodas áreas de estancia y un recorrido accesible a través de toda la parcela.

FuenteGuillermo Herrero  SEGOVIA
Compartir