Participantes en la jornada celebrada en la localidad segoviana de Chañe. / el adelantado
Participantes en la jornada celebrada en la localidad segoviana de Chañe. / el adelantado
Publicidad

Treinta profesionales de diferentes cuerpos y fuerzas de seguridad y protección civil relacionados con el ámbito de las emergencias participaron ayer en el Ayuntamiento de Chañe en una jornada técnica sobre el uso de aeronaves no tripuladas para la localización de personas desaparecidas en entornos periurbanos, montes, bosques o áreas naturales de difícil acceso, organizada por la Diputación de Segovia. En el seminario se detalló el uso de esta herramienta, útil para lograr una búsqueda rápida y efectiva, que se antoja muy aprovechable en una provincia con amplia zona de sierra y limítrofe con Madrid, como es la segoviana.

Uno de los usos que más se está expandiendo en el sector de los drones es su utilización en situaciones de emergencias. A diferencia de los medios tradicionales (como son los helicópteros), estos aparatos se mueven de manera mucho más flexible, son más asequibles desde un punto de vista económico, llegan a lugares prácticamente inaccesibles, se desplazan fácilmente por terrenos irregulares gracias a su gran estabilidad y ofrecen imágenes en alta definición que permiten localizar a las víctimas acortando los tiempos de actuación y respuesta.

La jornada, que impartieron representantes de la empresa Aerocámaras dirigidos por Alberto Pájaro, incluyó la presentación del dron con la mayor autonomía del mundo. Tiene una envergadura de dos metros y medio, alcanza una velocidad de 54 kilómetros por hora, es capaz de llevar consigo una carga de cinco kilos y sobrevolar una zona durante siete horas sin tomar tierra gracias a la combinación de motores eléctrico y a gasolina. Entre los participantes en la jornada se encontraban miembros de las fuerzas de seguridad (Guardia Civil, Policía Nacional, Policía Local de Segovia y de Cuéllar), miembros de emergencias de la Comunidad de Madrid o de la Diputación de Valladolid, de Protección Civil y del 112; y Bomberos de Segovia e Íscar.

Posteriormente, los asistentes al curso se desplazaron a un pinar de Chañe donde se realizó ‘in situ’ una demostración práctica sobre el manejo y las posibilidades de utilizar esta máquina en áreas boscosas para el rescate de personas. En el simulacro de emergencias se pudo apreciar el vuelo de la aeronave, la visualización desde tierra de la zona sobrevolada y cómo la máquina puede transportar todo tipo de mercancías de emergencias como botiquines, instrumentos de comunicación como radiotransmisores, mapas, flotadores o herramientas para dar apoyo.

Las aeronaves pueden trasladarlas a lugares poco accesibles para ayudar a los supervivientes de cualquier situación que se haya producido y lograr la primera actuación hasta que puedan llegar los equipos de emergencia.