26-01Iglesia-parroquial-de-
Iglesia parroquial de la Natividad de Nuestra Señora. / José Antonio Santos
Publicidad

Pocas localidades con tan solo 61 habitantes empadronados en el año 2017 pueden decir que tienen hasta su propia jota pero, Torreadrada sí.

Torreadrada pertenece a la Comarca de la Serrezuela. En el año 943, el conde de Monzón, Asur Fernández, donó Fontem Aderatam, nombre primitivo de Torreadrada, al Monasterio de Cardeña, en Burgos. Su nombre, para el escritor Pedro Luis Siguero, quien ha recogido el “Significado de los nombres de los pueblos y despoblados de Segovia” en un libro, significa “un manantial del que se aprovecha el agua por turnos”. En el término municipal de Torreadrada se encuentra el hoy despoblado llamado Urdiales.
La historia de esta localidad continua diciendo que los repobladores de esta zona no debieron echar raíces muy profundas porque, antes de que llegara el año 1000, Almanzor desmanteló los asentamientos cristianos de la zona. Las siguientes noticias que se recogieron en las que aparecía Torreadrada, ya con ese nombre, son del siglo XIII, época en la que debió construirse la Iglesia de la Natividad de Nuestra Señora, que en su origen fue de estilo románico pero, en el siglo XVIII, sobre ella se construyó otra de estilo barroco.

El Diccionario Geográfico-Estadístico de Pascual Madof dice de esta localidad que, en el siglo XIX, Torreadrada producía trigo morcajo, cebada, centeno, cáñamo y legumbres de todas clases. Además, mantenía ganado lanar y vacuno y criaba alguna caza menor. El pueblo contaba con un molino harinero y varios telares de cáñamo. En el siglo XX, en Torreadrada, la agricultura siguió siendo importante y se siguieron cultivando cereales, algarrobas, legumbres y hortalizas pero, como en otros lugares, la emigración fue diezmando la población del pueblo.

En el año 1881 nace en Torreadrada su hijo más ilustre cuyo nombre forma parte de los libros de historia, Teófilo Hernando. Hijo de médico rural, dedicó su existencia a la investigación, fue discípulo de Santiago Ramón y Cajal y, posteriormente, su médico. Teófilo Hernando, está considerado padre de la farmacología científica en España y pionero de la terapéutica clínica. Entre sus publicaciones destaca el libro escrito junto a Gregorio Marañón, considerado el libro de texto más utilizado en las facultades de medicina.

Pero, junto al gran hombre de ciencia, en Torreadrada también comenzó la historia de un hombre que investigó y dio a conocer el folclore de estas tierras. En el año 1936 nació en Torreadrada el músico y folclorista Ismael Peña Poza, quien con una larga carrera a sus espaldas hoy sigue siendo consejero del Instituto de la Cultura Tradicional Segoviana Manuel González Herrero.

Ismael Peña Poza Ismael era el hijo de la maestra del pueblo cuando Torreadrada era una pequeña aldea sin electricidad ni teléfono. En Segovia estudió el bachillerato y en Madrid, Derecho y Filosofía.
En 1960, tras un viaje a Niza con la tuna universitaria, decide quedarse en París y entra en contacto con los cantautores franceses, comienza a dar sus primeros recitales e hizo sus primeras grabaciones. En 1966 graba con un sello secundario la canción La Tarara y escribe temas propios de contenido social (canción protesta). En 1969 se establece de nuevo en Madrid y, más tarde en Segovia. Comienza a aparecer en televisión y, en 1974 debuta en un programa titulado La Banda del Mirlitón, sobre el mundo del folclore, que se emitía los sábados por la mañana y permaneció en antena durante cinco años.
En 1976 produjo y participó en la grabación del disco “Segovia Viva” junto al folclorista Agapito Marazuela, el dulzainero Joaquín González y el Grupo Nuevo Mester de Juglaría. Posee una colección etnográfica que está considerada una de las más importantes de España y ha sido expuesta en varias ocasiones tanto dentro como fuera del país. Entre los galardones que le han sido entregados por su dilatada carrera en el mundo del folclore se encuentra el Premio Nacional del Folclore en el año 1999.
El pasado verano, el día 19 de agosto de 2017, volvió a su pueblo para dar un recital y, de paso, ver a su familia pues en Torreadrada aún residen algunos de sus primos. Desde el Ayuntamiento nos aseguran que este año repetirán la invitación… ¡Quién sabe!.

Patrimonio

El patrimonio de esta pequeña localidad se centra en su iglesia parroquial de la Natividad de Nuestra Señora, en la que se percibe su origen románico quedando, de esta época su pila bautismal, la portada con tres pares de columnas y capiteles y, los restos del antiguo pórtico. De su reforma barroca dependen todos los elementos que se ven hoy entre los que se encuentran los retablos. En el interior se guarda una importante colección de piezas de plata con un cáliz realizado por el platero segoviano Francisco de Plaza en el siglo XVII y una custodia de sol del platero de Peñafiel Gabriel de Segovia.
Junto a la Iglesia, las bodegas tradicionales de Torreadrada son otro de los puntos importantes del patrimonio de la localidad. Las bodegas ocupan las laderas de los cerros sobre los que se asienta Torreadrada. Sus entradas son de piedra y tienen puertas de madera y rejillas para la ventilación. Al entrar, por un pasillo empinado se desciende hasta las estancias que albergan los cubetes con el vino. Cuando estas bodegas se dedicaban a la producción de vino, antes de llegar aquí, el zumo de la uva se clasificaba en el lagar y, posteriormente, se llevaba a la bodega para su fermentación. Actualmente solo se conservan las ruinas de los lagares por su falta de uso. La producción de vino está prácticamente abandonada pero las bodegas siguen existiendo por su función social, como lugar de reunión y ocio.

Otros lugares de interés en Torreadrada están muy relacionados con el patrimonio etnográfico del que aún se conserva el Viejo Molino y los Lavaderos, alimentados por la Fuente de los Seis Caños. Por otro lado, en un jardín situado en el centro de la localidad, se puede ver un busto que recuerda al Doctor Teófilo Hernando Ortega (1881-1975).

Fiestas

En la localidad de Torreadrada el calendario de las fiestas que se celebran en el pueblo es: San Sebastián, el día 20 de enero; Santa Águeda, el 5 de febrero; San Antonio, el 13 de junio y, San Agustín el 28 de agosto.

La fiesta de San Agustín, que se celebra en agosto, se ha convertido en uno de los momentos más esperados del año en la localidad. Para la organización de esta fiesta y de la semana cultural que se desarrolla durante el final del mes de agosto, Torreadrada cuenta con el trabajo de la Asociación Cultural Amigos de San Agustín que realizan desde hace años varias actividades.

Jota de Torreadrada

En el blog profesional de Noelia Jiménez se dice que “Torreadrada en un pueblecito con gentes con fama de danzantes del norte de la provincia de Segovia. Será por ello por lo que tiene una jota natural de esta localidad. Los cantos de esta jota se llaman “enramadas” por la costumbre del siglo XIX y primera mitad del siglo XX de “enramar” a las novias, o a las que deseaban serlo, consistiendo en poner a su puerta una rama de árbol adornada con naranjas, limones y rosquillas, quedándose el novio o el pretendiente de guardia durante toda la noche para que nadie pudiese estropear el ramo y, también se solía cantar en las matanzas y en reuniones de amigos en las bodegas del pueblo”.
La jota de Torreadrada es una de las más populares en la provincia y su letra dice así:

Ay que sí, que sí. Ay que no, que no
Sí tú tienes huerto jardín tengo yo,
Jardín tengo yo (bis)
Ay que sí, que sí. Ay que no, que no
La ribera para el vino (bis),
Valtiendas pa la cebada,
Y para bailar la jota
El pueblo de Torreadrada (bis)
La ribera para el vino.
Ay que sí, que sí…

Torreadrada hoy

El alcalde de la localidad desde 2015, Luís Teófilo Puebla Sanz (PP), comenta que la principal forma de vida de los vecinos de Torreadrada es la agricultura aunque existe alguna empresa vinculada al mundo de la construcción y a la producción de ventanas y puertas metálicas pero, el resto de los vecinos, viven de sus jubilaciones. En relación a las obras previstas por su Ayuntamiento para realizar durante el presente año, Puebla Sanz destaca la calle de la iglesia, que quieren cubrir de hormigón, y realizar alguna calle más de las que quedan por adecuar en el municipio pero, el alcalde se queja de que “lo que falta es dinero”. En relación a la situación de la red de agua, nos confirma que se encuentra en buen estado.

Dónde comer y dormir

En Torreadrada no hay ni casas rurales ni restaurantes pero, si se quiere conocer esta zona a fondo, se encuentra a 23,7 Km de Sepúlveda, localidad que dispone de todos los servicios necesarios. La localidad de Torreadrada cuenta, además, con dos bares: El Cazador y La Plaza.

FuentePilar de MIguel
Compartir