1 trofeo web
Publicidad

Concluidas las fiestas y el ciclo de encierros de Cuéllar de este año, la siguiente tarea es la deliberación del Trofeo a la Mejor Ganadería de 2018, que otorga cada año la Asociación Encierros de Cuéllar. La reunión del jurado tuvo lugar el pasado viernes con varios miembros de colectivos que tienen peso en el encierro y que la asociación considera interesantes para esta decisión.

La primera de las decisiones a tomar fue sobre el encierro del martes. Fueron solo cinco los astados que salieron de los corrales del río Cega debido a las dificultades de hermanamiento después de que una de las reses muriera en la finca. La decisión del Ayuntamiento, alabada por muchos, fue la de no incluir a ese astado en el encierro para evitar problemas, y fue un acierto, ya que el desarrollo de este fue muy bueno. Los presentes decidieron incluirlo en la votación y que la ganadería de Condessa de Sobral optara también al premio, dadas las condiciones excepcionales de lo ocurrido el martes.
Seguidamente, se abrió el debate. Esta reunión siempre sirve, además de para otorgar un premio, para poner sobre la mesa los aspectos mejorables de los encierros de Cuéllar. Y los temas que se pusieron en común fueron ideas que casi todos los presentes comparten y que dan voz a muchos vecinos y a sus colectivos. La primera de ellas se refiere al “Domingo de Toros”. La frase más repetida es la de que Cuéllar no se merece un domingo de novillos, sino de toros, y que es necesario buscar una solución. Jesús Hernansanz, conocido como “Chuchete” y experto corredor de encierros, propuso que para salvar las dificultades de compaginar encierro y concurso de cortes por la tarde, es posble contratar toros para el encierro y reservar las seis reses para las capeas, mejorando este aspecto del que también ha habido numerosas quejas. De este modo, la tarde de cortes seguiría siendo de novillos.

Los puntos favorables de un ciclo de encierros del que todos tuvieron muy buena opinión y que consideran mucho más regular que en otras ocasiones, fueron principalmente la mejor selección del ganado, con más vista y más criterio, y el trabajo de hermanamiento, de más de dos meses. Todo esto ha dado su fruto y se ha podido ver en las calles, con un proceso gradual que ha dejado muy buen sabor de boca este 2018, los primeros encierros de Cuéllar con Declaración de Interés Turístico Internacional.
Otro de los temas planteados y sobre el que el concejal Marcos Rodríguez habló el jueves pasado fue el de regular o controlar algo más a la gente que se mueve andando junto a la manada por el campo. Cada vez son más y puede convertirse en una práctica peligrosa. Igualmente, el público no deja de instalarse en El Embudo; se ha explicado que no es un lugar para ver, y que esas vallado solo son para reconducir el ganado a la calle. Relacionado con esto, se propuso la vigilancia en los corrales, puesto que carecen de ella durante toda la semana, con el peligro que eso conlleva.

EXCESO DE BUEYES Antes de votar y lo que más debate generó, fue el exceso de bueyes en todos los encierros. Entre diez y doce cabezas acompañaron los seis astados cada día. Simón Caminero, director de campo, explicó a otros medios que es necesario ir introduciendo nuevos mansos en el encierro para poder eliminar otros. Para muchos, corredores los primeros, esto va en detrimento del encierro. Muchos corredores no se acercan a Cuéllar porque es imposible coger toro, y a nivel de medios de comunicación, gráficamente, conseguir instantáneas con los toros a la cabeza ha sido muy complicado. Las soluciones que se propusieron afectan a los caballistas, pues en ellos quedaría la tarea de eliminar cuatro o cinco cabezas antes de llegar a El Embudo. Incluso se llegó a proponer que salieran menos mansos, o llevarlos por detrás de la manada por si hubiera problemas. En definitiva, cualquier solución pasa por eliminar bueyes para que en las calles sea un encierro de toros y el disfrute sea el máximo, tanto para espectadores como para corredores.

Asimismo, se habló de que cada vez menos gente corre en la calle Las Parras, y se está empezando a concentrarse mayor número de corredores en San Francisco, donde apenas hay medios que difundan imágenes de bellas carreras como las que se dan ahí.
La votación fue unánime; en veinte años de Trofeo a la Mejor Ganadería, nunca se habían obtenido todos los votos a una sola ganadería. Doce fueron esos votos, los que han alzado a Toros de Lagunajanda, protagonistas del encierro y la corrida del miércoles, con este XX Trofeo de la Asociación Encierros de Cuéllar.