Montserrat Sanz, candidata de IU a la Alcaldía de Cuéllar
Montserrat Sanz, candidata de IU a la Alcaldía de Cuéllar
Publicidad

Montserrat Sanz es de los rostros conocidos en las filas de la Asamblea Comarcal de Izquierda Unida Cuéllar y lleva una legislatura formando parte del Ayuntamiento de Cuéllar como concejal por su partido. Este 2019 vuelve a ser líder, de nuevo, de la candidatura de Izquierda Unida, y presentan un equipo lleno de ganas y que combina experiencia y juventud. Sanz pide encarecidamente el voto como un ejercicio de responsabilidad con Cuéllar y muestra sus propuestas, que abogan por devolver al público lo que es público, por la igualdad y la regeneración de la villa, con temas comunes como el suelo industrial o el teatro-auditorio

— Este año vemos conocidos de siempre y caras nuevas en IU Cuéllar, ¿cómo definiría su candidatura?
— La verdad es que se ha renovado bastante, pero seguimos contando con gente de siempre que seguimos trabajando. Lo hacemos mucho en movimientos sociales, hay gente con experiencia en el funcionamiento del Ayuntamiento porque ya nos hemos presentado otras veces, y gente joven que lleva con nosotros un par de años pero que tiene mucha fuerza y muchas ganas de trabajar. Creemos que lo bueno que tenemos es que llevamos tiempo trabajando juntos; no nos hemos juntado ahora para hacer una candidatura y eso hace que conozcamos nuestras debilidades y sigamos hacia adelante. Porque hay que tener presente la cabeza de grupo pero también el resto, para que te respalde y apoye. Eso lo hemos valorado siempre, seguimos reuniéndonos después de estar en el Ayuntamiento, vamos renovando… y llevamos trabajando mucho tiempo, apostando por la candidatura desde hace mucho.
Por eso presentamos la candidatura primero, no teníamos problema. Lo único era ordenarla porque unos quieren salir, otros no, pero todos queremos trabajar y eso nos une.

— Le tengo que preguntar por temas comunes que se incluyen en todos los programas. Uno de ellos es ‘Niñas Huérfanas’, ¿Cuál es la propuesta de IU para las viviendas?
— La propuesta es una sola: ponerlas a la venta. Se hicieron para eso, son viviendas sociales de propiedad municipal que tienen que estar a la venta ya para que las personas que las necesiten, las usen. Está demostrado que hay personas que necesitan viviendas sociales, no nos lo inventamos. Hemos denunciado la vivienda ocupada, de donde se han echado a dos familias, y se necesitan viviendas sociales. Hay gente joven que quiere hacer su proyecto de vida y no puede meterse en una vivienda de mercado libre, tiene que ser social. Este equipo de Gobierno lo cogió de una manera, se transformó, votamos para que fuera venta y era el momento propicio, pero hace mucho que debieron salir a la venta. Estamos pagando reparaciones por no usarlas, por no tener a la venta las viviendas. Este Ayuntamiento se ha dedicado a ahorrar y ahorrar no sé en qué sentido, porque debemos dos millones todavía. Es lógico que se deba, pero en vez de ahorrar, haz que el pueblo se mueva, porque está abandonado totalmente.

— Otro de los temas más mencionados esta campaña es el suelo industrial. Sois conscientes de la dificultad dado que no hay terreno municipal, ¿cuál es vuestra propuesta?
— Las dificultades están ahí si un terreno es privado, aunque esté declarado como industrial, y las personas tienen que gastarse el dinero para industrializarlo, eso si ese es el planteamiento que se lleva, lo que siempre nos ha contestado este alcalde. Pero todos conocemos de aquí a Valladolid los polígonos hechos por una empresa de la Junta de Castilla y León, que hace los estudios, compra los terrenos y los pone a disposición de quien lo necesite. Eso se puede hacer en Cuéllar. No digo que en todos los polígonos, pero sí el mayor que hay, en la carretera de Segovia.
Nos parece perfecto que se haga lo posible por instalar empresas, pero no quitando pinares como promovían antaño; que no toquen los pinares porque los necesitamos y de eso hay que mentalizarse. El terreno industrial está ahí, lo que tenemos que hacer es que sea cómodo para el propietario privado y que sea factible para que el que venga tenga una parcela, o 27 si las necesita, porque estén ahí.

— Respecto al auditorio. Hay gente que cree que como tal no es necesario vista la afluencia a la sala cultural. ¿Cuál es su opinión? ¿cómo valoran la opción de edificación nueva y la de recuperar otras?
— La cultura da libertad, pensamiento crítico, une a la gente, es algo imprescindible para poder vivir dignamente. En Cuéllar hay muchas actuaciones que se llenan, ‘Atodoritmo’ por ejemplo. Cuando hacíamos homenajes a poetas, la Alfonsa de la Torre se llenaba. Entonces no es que no se llene, es que se llena depende de lo que pongas. La gente quiere algo más crítico, para eso hay que preguntar a ver qué pide. Pero es imprescindible, también a nivel de Turismo, aprovecharlo a la vez que otros eventos, como la Feria; porque ha llegado a estar cerrada en otro tiempo el fin de semana de Feria. Aprovecha a dar cultura a la gente que viene.
Además, la Escuela de Música debe salir de donde está: es incómoda para todo y hay que hacer algo nuevo. Pero lo más importante de lo que se haga es que sea un edificio sostenible. No se puede coger un edificio con tejado de uralita como el Cine Ideal, porque cuesta más quitarla que la inversión de dentro. No descarto nada, es algo que hay que hablar. Un edificio cuyo coste de mantenimiento en calefacción y luz sea el mínimo es a lo que hay que ir. Tienen que ser los técnicos y que las asociaciones se aclaren para ver qué piden; no se puede hacer un auditorio como el de Íscar. No hace falta más de 350 butacas.

— Desde IU defienden los servicios públicos. Instalaciones como la piscina o redes como la de agua, ¿deben volver a ser públicas aunque se sepa que son deficitarias?
— Debe volver a ser público. Todos los servicios públicos tienen que llevar una gestión municipal. La piscina cuesta dinero, pero es que ya está costando dinero ahora porque hay una empresa gestionando: pagamos para que la empresa gane dinero. Una empresa privada debe ganar dinero, es lógico y su base.
El problema está en que este equipo de Gobierno lleva doce años que hace las cosas y las deja ahí, se olvida de ellas. Cuando te haces eco de las críticas de la gente que hace a cómo está la piscina, encima te dicen que es mentira, que es que está en contra del Ayuntamiento. Si tú cedes algo, debes comprometerte a que estén cumpliendo para que funcione como es debido. La piscina, siempre que ha sido de gestión municipal, ha funcionado muchísimo mejor que ahora.
Con el agua ocurre lo mismo; es absurdo que una empresa obtenga beneficio por el agua que bebemos y que tiene que defender ese agua. Nosotros abogamos por la gestión pública incluso en la luz. Lo que no es normal es que pensemos que una empresa privada lo va a gestionar mejor que una pública y más barato.

— Abordando cuestiones medioambientales, Cuéllar cuenta con muchos espacios naturales por explotar. Dos de los que más se defienden son la Huerta del Duque y la Senda de los Pescadores. ¿Qué plantea IU en ellos?
— Yo recuerdo de la Huerta del Duque que hace años había una persona cuidándolo cada semana. Es un sitio especial, pero como decía, se hacen las cosas y luego no se cuidan. Hay espacio para los perros y a los niños los metemos en un cuadradito; no, eso es para las personas. No sé cómo se cuida el espacio para perros, también van niños ahí, hay que cuidarlo como lo que es. Hay sitios peligrosos, como el final de la regadera, y hay que estar detrás de ello; hay que comprobar las cosas. Esos adoquines puestos… eso es un atraco a la naturaleza. Esas ideas deben estar abiertas a la participación, porque a veces uno puede estar equivocado, y pueden convencerte de que no debe ser así.
Respecto a la Senda de los Pescadores, defendemos que el río tiene que tener sus aluviones, crecidas, como naturaleza que es. Igual hay que potenciar no ciertos sitios y sí unos miradores donde no haya riesgo de riadas cada dos años, por ejemplo. El río debe limpiarse y no podemos pretender ocupar el espacio del río: hay que protegerlo y cuidarlo. Quizá hay que hacerlo de otra manera, no todo lo larga que es la senda. Los expertos lo dirían.

— Quedan apenas tres meses para las fiestas y siempre reciben críticas. ¿Hay que darlas una vuelta?
— Hay que darlas un giro total. Coges un programa de hace 20 años y el de ahora, y el cambio es mínimo. Reconozco que los encierros son lo que más se vive, me gustan con locura, pero a toda la gente que atraen hay que darle algo para que se queden no solo a almorzar. La gente joven se reunió el año pasado y se le medio escuchó, aquí la participación… pero los jóvenes, peñas y asociaciones, en esto tienen mucho que decir. Las fiestas son de todos, no de un concejal.
Respecto al festejo taurino, habría que plantearlo también: un coste altísimo para una entrada mínima. Respeto esa tradición y hay que hablar sobre ello.

— El panorama político ha cambiado bastante, esta vez hay cinco candidaturas. ¿Es beneficiosa esta pluralidad? ¿Se necesita aire nuevo?
— Claro, pero hay que tener los pies en la tierra, no presentarse y ya está. Pero es bueno y llevo tiempo diciendo que te mata trabajar con alguien que te dice no por sistema, como ha pasado en este equipo de Gobierno. Hay que trabajar de otra manera, no entiendo que no vayan a uno. Se necesita una renovación total.
Está claro que si te votan, todo lo que trabajes es para los cuellaranos, pero es que es con los cuellaranos, para que sepan lo que estás haciendo: gestión transparente, abierta y participativa, con unión.

— ¿Están abiertos a pactos?
— Sí, abiertos a pactos con programa. Habrá cosas que haya que ceder y no se puedan hacer, pero otras sí. Ya hemos estado en coalición otras legislaturas y se trabajó muy bien. Negociar sí, vamos a entrar a negociar. Pero pido a la gente que vote a IU porque es imprescindible que esté en el equipo de Gobierno, y lo hemos demostrado a nivel nacional.

— Habla de un Cuéllar abandonado y triste. ¿Hace falta recuperar Cuéllar?
— Claro. La pena es que por un puñado de votos hemos perdido cuatro años de mantener una ilusión diferente. El voto es muy importante. La gente dice que a ver si esta vez conseguimos que cambie la cosa, y yo digo siempre lo mismo: hay que ir a votar, porque si no se vota, no conseguimos nada. Ha habido un retroceso y hay muchísimo que hacer en Cuéllar.