Susana de las Monjas García, nueva alcaldesa del municipio de Castillejo de Mesleón. /El Adelantado
Publicidad

Castillejo de Mesleón estrenó nueva alcaldesa en junio. Decidió dar el paso de ayudar a sus vecinos presentándose a la Alcaldía del municipio (a través de las siglas del PSOE aunque no está afiliada). Va a desarrollar los proyectos e ideas en los que está trabajando desde que fue proclamada el sábado 15 de junio de 2019.

— ¿Podría hablar acerca de su trayectoria política?
— No he tenido trayectoria política. Vivimos en un pueblo de 130 habitantes en total, contando con otro anejo y una urbanización. No estoy afiliada a ningún partido. A nosotros nos ha respaldado el partido socialista haciendo las candidaturas del PSOE. Cuando haces una candidatura, te puedes presentar dentro de la misma del partido socialista con el partido o como independiente, y la nuestra cuenta con cuatro mujeres de las que dos son del partido, incluyéndome, y dos por independiente pero no tiene que ver con estar afiliado al partido.

— ¿Cuál es su experiencia profesional?
— Soy la dueña del bar del pueblo, llegué aquí con 23 años. Mi experiencia profesional ha sido ser autónoma toda la vida y cada vez trabajar más por mi pueblo. Al estar en una población tan pequeña tienes que ayudar a la gente. El bar es el punto de encuentro, te toca conseguir medicinas para los más mayores, acercar cosas. vender incluso el gas…

— ¿Cuál ha sido su trayectoria profesional?
— Estudié la EGB y el Bachillerato de entonces, y el COU, el curso de preparación para la universidad pero no llegué a cursar estudios universitarios.

— ¿Podría contar algo sobre los proyectos que va a llevar a cabo?
— En un pueblo tan pequeño intentamos conseguir cosas básicas: una bomba de presión para que el agua llegue a los domicilios, adecentar un local del Ayuntamiento, que eran las antiguas escuelas y convertirlo en un centro social, juvenil…

— ¿Cuál cree que son las carencias fundamentales del municipio?
—El principal problema que encuentro es la escasez de habitantes. Si no hay gente, no hay nada. Cuanta más población más servicios dedicados al ocio o a cubrir necesidades hay. Sin personas, los pueblos se mueren.

— ¿Cómo cree que puede resolver el problema de la escasez de habitantes? ¿Tiene alguna incentiva para que la gente vaya a su pueblo a trabajar o a vivir?
— Todos los expertos hablan sobre conseguir WiFi, una red gratis y de alta velocidad para el pueblo. De este modo, la gente que trabaja a distancia, (la mayoría de los habitantes ), puedan vivir y trabajar desde su casa sin necesidad de trasladarse ni estar centralizados en una ciudad. No hace falta mucho dinero, pero ideas sí. Tenemos que vender nuestro pueblo, nuestro entorno con orgullo, que no lo hacemos.

— ¿Qué problema cree que le podría llegar a costar más trabajo o más esfuerzo por resolver?
— Conseguir dinero, porque ahora mismo no hay. Entonces hay que lograr que esté bien repartido y que ayuden aunque sea un poco a estos pueblos nos serviría para favorecer el desarrollo de esta localidad y salir adelante.

— ¿Qué nivel de decisión le va a permitir a sus concejales? ¿Qué no delegaría?
— Finalmente somos cuatro mujeres, y un hombre (nos resultaba irrelevante si era hombre o mujer). En este pueblo no se cobra nada por ser alcalde, no hay dinero. Delegar me parece algo imprescindible para el correcto desempeño del cargo porque no hay dedicación exclusiva debido a que somos muy pocos. A mi parecer, la atención al público podría cubrirse en dos o tres días con un par de horas y después determinar las soluciones adecuadas para erradicar los problemas.

— ¿Teme no ser respetada por ser una mujer dirigiendo la Alcaldía?
— No, aunque me ha costado. Empecé muy joven a trabajar en un establecimiento público. Se creía que era de mi padre o de mi suegro. Siempre dan por hecho que tiene que ser un hombre. Creo que las mujeres sí que se van acostumbrando. A los hombres les cuesta más aceptar que podemos ocupar altos cargos o asumen que tiene que haber un hombre detrás. Aunque bueno… imagino que habrá de todo. Como alcaldesa considero que es importante también que nos sigan ayudando las altas esferas políticas.

— ¿Por qué cree que es la persona adecuada para el puesto?
— Tengo mucha ilusión. Estoy contenta aunque soy consciente de que tendré muchos quebraderos de cabeza, pero en definitiva estoy satisfecha. Creo que tanto mis concejales como yo podemos y queremos aportar por encima de todo modernidad al Ayuntamiento, ya que es de vital importancia.