Publicidad

Víctor Barrio ha vuelto a poner el cartel de ‘no hay billetes’. Esta vez el escenario fue el polideportivo ‘Félix Arranz’ de Sepúlveda, donde toreros de la talla de Cristina Sánchez y Juan del Álamo, los novilleros Carlos Ochoa y Eusebio Fernández y el banderillero Roberto Martín, ‘Jarocho’, hicieron de maestros de ceremonia en una nueva cita de los más pequeños con la tauromaquia, organizada por la Asociación Cultural Taurina ‘Amigos de Víctor Barrio’.

Los niños conocieron de primera mano qué es un torero, cómo se prepara o lo que siente cuando va a torear, entre otras muchas cuestiones que les respondieron los profesionales taurinos que no quisieron faltar a la cita en Sepúlveda.

A continuación, confeccionaron un vestido de luces para lo que contaron con la ayuda de los toreros, quienes no dudaron en echarse al suelo para colorear y recortar, poniendo a prueba a los de luces en su destreza con pinturas y tijeras. Una vez concluido el trabajo con las artes plásticas, todos los participantes hicieron el paseíllo y pegaron sus primeros lances con los avíos, dirigidos siempre por la atenta mirada y los consejos de los profesionales.

Una vez más, la respuesta de los niños ha sido conmovedora. Se les vio disfrutar de la cercanía de los toreros, a quienes les hicieron muchísimas preguntas. También tuvieron el lujo de tocar un vestido de luces y de conocer las distintas partes de las que se compone, explicado por quienes se lo enfundan para acudir a la plaza de toros.

Al finalizar la actividad, los niños y el público asistente fueron apremiados a que escribieran una carta a Víctor Barrio. Todas ellas han sido introducidas en un ‘buzón mágico’, cuyo paje se las hará llegar al cielo.

El proyecto de acercar el mundo de la tauromaquia a los más pequeños de los ‘Amigos de Víctor Barrio’ continuará rodando por las plazas de todo el país.