Suárez-Quiñones, en el centro, acompañado del delegado territorial, el alcalde de Santa María, y los cuatro regidores de los nuevos pueblos de Rehabitare. / kamarero
Suárez-Quiñones, en el centro, acompañado del delegado territorial, en una visita anterior.
Publicidad

El parque público de viviendas en alquiler social cuenta en la provincia de Segovia con 146 inmuebles, de los cuales 86 son propiedad de la Junta de Castilla y León, 17 de la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), 16 de Somacyl y 27 de convenios con ayuntamientos, obispados y otras instituciones. Precisamente, el Ayuntamiento de Santa María la Real de Nieva fue ayer el escenario para la firma del programa Rehabitare entre cuatro localidades segovianas y la Junta de Castilla y León. El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, suscribió estos convenios con los alcaldes de los ayuntamientos de Santibáñez de Ayllón, Hontalbilla, Pinarejos y Alconada de Maderuelo, con el fin de incorporar cuatro viviendas más al parque público social de Segovia. “La Junta ha asignado una partida de 193.600 euros a la rehabilitación de viviendas en desuso, propiedad de los ayuntamientos, para después destinarlas al alquiler social”, destacó el consejero. La firma se celebró en Santa María, que el año pasado entró a formar parte de Rehabitare, y donde se ha rehabilitado una vivienda que ayer también visitó Suárez-Quiñones, acompañado del alcalde de Santa María, Jaime Pérez.

El programa Rehabitare forma parte del Programa de Vivienda Social en Castilla y León, cuyas líneas maestras, según explicó el consejero de Fomento, “son fruto del diálogo social” y cuyo objetivo “es el fomento del alquiler para las familias y personas más necesitadas, a través de ayudas y de la creación de un parque público de vivienda en alquiler”.

Cuatro viviendas de titularidad municipal serán rehabilitadas en los próximos meses en Santibáñez de Ayllón, Hontalbilla, Pinarejos y Alconada de Maderuelo, y se incluirán en el parque público de alquiler social de la Junta para ofrecerlas a familias con dificultades económicas y sociales. Las viviendas están ubicadas en el casco urbano, por lo que permite a los inquilinos contar con todo tipo de servicios optimizando así las infraestructuras existentes, evitando el deterioro del patrimonio municipal y mejorando la estética urbana.

Con estas cuatro incorporaciones, la provincia de Segovia cuenta ya con 21 viviendas rehabilitadas mediante el programa Rehabitare, distribuidas en 19 localidades, en las que la Junta ha invertido cerca de un millón de euros. Las localidades segovianas que cuentan con este tipo de inmuebles, además de las que se incorporaron ayer, son: Escalona del Prado, Chañe, Prádena, Cantimpalos, Veganzones, Melque de Cercos, Villacastín, Codorniz, Sotosalbos, Turégano, Vallelado, Urueñas, Campo de San Pedro, Navas de Oro y Santa María la Real de Nieva.

Suárez-Quiñones subrayó la consolidación del programa, que desde 2016, ha permitido incorporar un total de 143 viviendas en 131 localidades de Castilla y León, con una inversión global que supera los seis millones de euros. Asimismo, el consejero recordó que Rehabitare “contribuye a la lucha contra la despoblación de forma relevante, al proporcionar actividad económica, servicios y confortabilidad, a la vez que dinamiza la economía del medio rural, dado que las obras recaen en empresas de la zona y proporcionan empleo local, y al mismo tiempo satisface el derecho a la vivienda a las personas y familias más necesitadas”.

El parque público de alquiler social de la Junta en toda la comunidad alcanza 1.955 viviendas incorporadas de distintas procedencias: las propias de la administración autonómica desocupadas y reservadas para colectivos en riesgo de exclusión social; otras cedidas por la Sareb; las incluidas en Rehabitare, y las viviendas de protección pública propiedad de Somacyl, que actualmente se ofrecen en régimen de alquiler con opción a compra.

La firma del programa Rehabitare tuvo lugar en el Ayuntamiento de Santa María la Real de Nieva, municipio firmante el año anterior. La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha rehabilitado el edificio de las antiguas viviendas de los maestros y además, el interior de la vivienda del primer piso izquierda, que visitó ayer el consejero Juan Carlos Suárez-Quiñones.

La Junta ha destinado 47.804 euros a las actuaciones acometidas en esta vivienda del primer piso situada en la plaza de la Fuente Santa. Mediante esta inversión se han realizado las siguientes actuaciones: trasdosado de paredes exteriores para mejorar el aislamiento; aislamiento de los techos; renovación de las instalaciones, solados y alicatados; pintura; cambio de las carpinterías interiores; cambio de sanitarios y la instalación del nuevo mobiliario de cocina.

Las obras realizadas en el conjunto del edificio se han centrado en la reconstrucción de las chimeneas con conductos de acero inoxidable revestidos con ladrillo; repaso de la cubrición de teja e impermeabilización de los arrimes; instalación de nuevos canalones y bajantes; sustitución de carpinterías, persianas y tambores de las tres viviendas de planta baja; adecuación de la barandilla de escalera y la agrupación de contadores.