La ciudad de Confloenta es uno de los yacimientos más importantes, /E.A.
La ciudad de Confloenta es uno de los yacimientos más importantes, /E.A.
Publicidad

Los diferentes yacimientos arqueológicos que la provincia mantiene abiertos en la actualidad, en estudio e investigación, constatan el potencial arqueológico de Segovia. Importantes hallazgos realizado en los últimos años, evidencian la presencia de neandertales en el entorno de la actual capital segoviana entre hace 41.000 y 44.000 años, hasta varias villas romanas localizadas en el centro y el nordeste de la provincia, así como espacios “industriales” con grandes superficies dedicadas la extracción de minerales.
Entre los numerosos yacimientos descubiertos en la provincia, destaca el del Cerro de Los Almadenes, de Otero de Herreros, que se confirma como un yacimiento de grandes dimensiones de explotación de minerales, sobre todo cobre, que abastecía al centro de la Península, con una producción que se prolongó durante más de 2.000 años, con el momento más álgido en el siglo I. En la misma zona, en Ortigosa del Monte, se ubica el ‘lugar arqueológico’ de El Berrocal, que constituye el principal punto de abastecimiento para la construcción del Acueducto de Segovia y su estudio es clave para conocer el territorio en torno a la ciudad de Segovia en época romana.
En el noroeste de la provincia, en Coca, en el yacimiento de Las Pizarras, se ha confirmado que el complejo, cuyas dimensiones podrían superar los 6.000 metros cuadrados, fue levantado en el siglo IV después de Cristo, teniendo continuidad hasta el siglo XIII, incluyendo la etapa visigoda.
También en Coca, el hallazgo de la muralla vaccea ha sido considerado por los expertos como el descubrimiento más importante de la arqueología de Coca. Se intuye que su construcción se produjo en el siglo III ó IV antes de Cristo. En esta misma zona, en la localidad de Navas de Oro se ubica el yacimiento prehistórico de la Peña del Moro, sobre el que las investigaciones tienen el objetivo de documentar nuevas viviendas de dos poblados superpuestos pertenecientes a la Edad del Bronce y la I Edad del Hierro. Las intervenciones también persiguen definir, tanto el carácter funcional del yacimiento como su origen fundacional.
La presencia romana es innegable en esta provincia, con dos claros ejemplos, como la villa de Santa Lucía en Aguilafuente y la ciudad romana de Confloenta en Duratón. El primero es un amplio yacimiento que ofrece los restos de una típica villa bajo imperial romana, ocupada durante los siglos IV y V después de Cristo. Por su parte, los hallazgos en Confloenta demuestran que fue una auténtica ciudad romana, es decir, la tercera de la actual provincia de Segovia, por detrás de la capital y la villa de Coca
En Nava de la Asunción también se trabaja en la villa romana de Matabuey, donde la última campaña se ha hallado el esqueleto de un niño de unos tres a cinco años en una fosa cuya cronología hay que situarla entre los siglos que esta villa ocupaba, es decir, entre el I y V después de Cristo.
Todos estos espacios en los que se trabaja y muchos más que se hallan en la provincia, dan una visión del valor de los yacimientos arqueológicos en Segovia, un nuevo recurso turístico que podría añadirse a los ya existentes.

Compartir