Santiuste presenta por sorpresa su candidatura para albergar en el pueblo el cementerio nuclear

En un pleno celebrado el día que concluía el plazo, el viernes, los concejales del PP y el PSOE se unieron para aprobar dicha propuesta, sin haber consultado previamente a los vecinos sobre el asunto ni haber establecido contactos con Enresa

4

Dicen los ciclistas que para ganar un sprint resulta fundamental permanecer agazapado, chupando rueda, hasta los últimos metros. Cuando la línea de meta casi se toca con la yema de los dedos, llega el momento crucial. El ciclista ganador debe entonces dar el golpe de riñón definitivo, el que le llevará a lo alto del podio.

Algo de esto ha pasado en Segovia con el asunto del cementerio nuclear. Durante diez días, las cámaras han enfocado a Fresno de Cantespino, Campo de San Pedro y Bernuy de Porreros, pueblos que finalmente han desistido de lograr la meta que perseguían. Y, en el último momento, Santiuste de San Juan Bautista, contra todo pronóstico, presentó su candidatura para acoger el Almacén Temporal Centralizado (ATC).

El plazo concluía el viernes, y ese mismo día, a las 15,00 horas, el Ayuntamiento de Santiuste convocó un pleno extraordinario y urgente con dos únicos puntos en el orden del día. El primero, la ratificación de la urgencia de la sesión. El segundo, la presentación de la candidatura.

Los dos partidos mayoritarios, PP y PSOE —cada uno de ellos cuenta con tres miembros en la corporación— votaron a favor de presentar candidatura. Únicamente hubo un voto en contra, el del concejal del Grupo Independiente Valdeteyo. A continuación, el alcalde, Octavio Esteban (PP) se desplazó hasta la Subdelegación del Gobierno en Segovia, para formalizar la candidatura.

Ayer sábado, Santiuste de San Juan Bautista se despertó siendo candidato para acoger el cementerio nuclear, sin que la mayoría de sus vecinos se hubiese enterado de lo sucedido.

“Si no tomamos una decisión así, el pueblo se acaba”, señalaba el regidor, justificando la determinación. “Hubiera preferido otras opciones, pero no las hay”, agregaba. El teniente de alcalde, Luis Mariano Gómez, secundaba esas opiniones, en su creencia de que “es la única forma que se nos presenta de impulsar Santiuste y lograr que regresen los que emigraron”.

En las calles no se veía ni una sola pancarta contra la decisión de la corporación, posiblemente debido a que los opositores no han tenido tiempo de reaccionar. En cualquier caso, el debate estaba ya ayer en los bares del pueblo. “Si nadie lo quiere en Santiuste ni en España, que lo traigan a mi corral. ¡Pero ya pueden empezar a pagarme los 700 millones de euros!”, decía, en voz alta, José Manuel de Nicolás, mientras daba golpes con sus nudillos en la barra del bar “Las Chicas”.

A diferencia de los otros pueblos segovianos interesados en el cementerio nuclear, que llegaron a entablar conversaciones con Enresa, la empresa pública que se ocupa de la gestión de los residuos radioactivos que se producen en España, Santiuste de San Juan Bautista no ha tenido ningún contacto con ella. No obstante, desde el Ayuntamiento se pretende, la próxima semana, contactar con Enresa para que alguno de sus técnicos acuda al pueblo “a informar a los vecinos qué es un ATC y los beneficios que generará a la comarca”, manifestó el teniente de alcalde, convencido de que el cementerio nuclear “es seguro”.

El cualquier caso, el alcalde se mostró dispuesto a realizar “una consulta popular”, una vez que los vecinos tengan “toda la información” sobre el ATC. “Si el pueblo dice que no quiere la instalación, estamos dispuestos a rectificar”, declaró Esteban.

Aunque la presentación de la candidatura es ya un hecho, el Ayuntamiento de Santiuste no ha pensado el lugar donde se podría ubicar la instalación, en caso de ser concedida, por lo que Enresa debería negociar con particulares.

Villa y Tierra de Coca se opondrá “frontalmente”

Juan Carlos Álvarez, alcalde de Coca y presidente de la Comunidad de Villa y Tierra de Coca, aseguró que se opondrá “frontalmente” a la instalación de un cementerio nuclear en Santiuste de San Juan Bautista. “Comprendo tanto al Equipo de Gobierno de Santiuste (PP) como a la oposición (PSOE); con esta iniciativa están intentando buscar una alternativa a la muerte de nuestros pueblos”, señaló Álvarez, para a continuación, insistir en que no apoyará este proyecto.

El regidor caucence sostuvo que no solo los vecinos de Santiuste deben opinar sobre el asunto, puesto que “el mismo medio ambiente es compartido por muchos pueblos de la comarca”. Además, Álvarez advirtió del perjuicio que podría tener el ATC tanto sobre el acuífero, “también compartido por varios pueblos”, como para la Denominación de Origen “Rueda”, que genera un elevado número de puestos de trabajo en la zona.

Para Álvarez, el “culpable” de todo lo acontecido con respecto al cementerio nuclear tiene un nombre: José Luis Rodríguez Zapatero. “El Gobierno conoce la situación crítica de los pueblos y ahora nos tira un trozo de carne envenenado, para que nos peguemos por él”, criticó el alcalde de Coca. En tono sarcástico, aplaudió “el momento” para publicar la convocatoria del ATC, cuando la agricultura y la ganadería atraviesan una crisis profunda, para así incentivar a que los ayuntamientos “muerdan el anzuelo”.

Greenpeace asegura que el ATC supondría “la ruina” para el pueblo y su comarca

Greenpeace tachó ayer de “cacicada” la decisión del Ayuntamiento de Santiuste de San Juan Bautista de solicitar el cementerio nuclear “sin haber informado previamente a los vecinos”. “Es una decisión irreflexiva que puede tener consecuencias graves si finalmente el pueblo es elegido para albergar el ATC”, defendió Greenpeace.

A su juicio, el cementerio nuclear “no llevará ningún desarrollo ni a corto ni a medio plazo”, antes bien, “ahuyentará cualquier inversión que fuera a realizarse en la comarca”.

En ese sentido, los ecologistas ponen como ejemplo otras instalaciones nucleares, que “acaban con la vida en el campo”. “El entorno de una central acaba muriendo, porque nadie quiere comprar productos de esa zona”, subraya Greenpeace, considerando que “contar con un cementerio nuclear al lado de casa no beneficia que se cree una marca de calidad allí”.