El Ayuntamiento se ahorra 80.000 euros anuales por los cambios en los costes del ciclo del agua. / kamarero
El Ayuntamiento se ahorra 80.000 euros anuales por los cambios en los costes del ciclo del agua. / kamarero
Publicidad

El Ayuntamiento de Riaza ha bajado la tasa del agua hasta un 17 por ciento. Este fue uno de los acuerdos del último pleno, en el que se aprobó una nueva ordenanza fiscal reguladora del servicio de abastecimiento de agua. También se aprobaron los reglamentos del servicio municipal de abastecimiento de agua y el reglamento para el uso de la red de alcantarillado y de vertidos de aguas residuales.

Desde el equipo de Gobierno de Riaza, encabezado por su alcaldesa, Andrea Rico, destacan que el trabajo realizado por el Ayuntamiento en estos dos últimos años en los costes del ciclo del agua, “han permitido un ahorro de más de 80.000 euros anuales a las arcas municipales, aproximadamente un ahorro de más del 30 por ciento del coste total anual del servicio”. Esta cantidad permite disminuir los costes de financiación del servicio e invertir en la mejora y modernización de las infraestructuras. “Estos ajustes han sido posibles gracias a la revisión de los acuerdos de explotación y mantenimiento de la estación de tratamiento de agua potable (ETAP) y la estación depuradora de aguas residuales (EDAR), ambas gestionadas por la empresa Somacyl”, explican las mismas fuentes. Así por ejemplo, se ha pasado de un gasto en el año 2015 de la potabilizadora de 270.000 euros a 156.000 euros en el año 2018, lo que supone 114.000 euros de diferencia, un 42 por ciento de ahorro de esta importante partida de coste.

Con la nueva tasa se pretende un uso racional, responsable y adecuado del agua, creando un tramo social dentro de la tarifa doméstica, que supondrá un ahorro para el consumidor de hasta un 17 por ciento. Por contra, los consumos excesivos serán penalizados. Con la nueva ordenanza se han establecido cinco tramos de consumo. Los tres primeros es donde se establece el ahorro mencionado sobre el coste del año pasado. Así, por ejemplo, una familia que consuma 60 metros cúbicos, en el recibo de 2018 pagó 66 euros, y ahora pasaría a pagar 10 euros menos. Se han regulado también cuatro tipos de usos: doméstico, industrial, comercial y rústico, este último afecta a regadíos, jardines y piscinas.