Un momento del rescate
Publicidad

La Guardia Civil rescató esta semana un ejemplar de cigüeña blanca que se encontraba atrapada en lo alto del campanario de la iglesia de La Matilla, localidad de un centenar de habitantes.

El suceso se produjo el pasado jueves por la tarde, cuando los vecinos del municipio observaron cómo un ejemplar de cigüeña, que había nacido recientemente en el nido situado en la iglesia, revoloteaba con signos de estar atrapada y no poder soltarse.

Ante la dificultad para acceder al lugar, avisaron a los agentes medio ambientales de la Junta de Castilla y León, los cuales tampoco disponían de medios para socorrer al animal. De este modo se avisó a la Guardia Civil, la cual consideró que los más indicados para acceder a la torre del campanario serían los agentes del Equipo de Rescate e Intervención en Montaña (Ereim). Este grupo de élite, que tiene su sede en la villa de Riaza, se desplazó hasta la localidad, donde, utilizando sus técnicas de escalada, lograron llegar a lo alto del campanario, sorteando los más de 20 metros de altura que tiene.

Cuando alcanzaron lo alto de la torre, la joven cigüeña todavía se encontraba con vida, por lo que fue soltada y bajada hasta el suelo. Desde allí, los agentes de la Guardia Civil entregaron el ejemplar a los agentes del Servicio Territorial de Medio Ambiente, que la llevaron hasta el Centro de Recuperación de Aves Salvajes (CRAS), situado en el complejo de Los Lavaderos, en Segovia capital, para ser examinada.

Desde el Ayuntamiento de La Matilla, se agradeció el gesto a los agentes de la Guardia Civil, así como los propios vecinos que se encontraban en la plaza del pueblo observando el trabajo tan espectacular de los agentes del Ereim.

Se da la circunstancia de que el año pasado, ya murió una cigüeña en este mismo lugar al no poder soltarse y quedar atrapada en los cables de la iglesia.