Borja Sanz, candidato a la Alcaldía de Cuéllar por Centrados.
Publicidad

Borja Sanz Quiza tiene 31 años, es cuellarano y conocido en la villa por la que se ha decidido a trabajar. Finalmente lo ha hecho desde el partido de Centrados, que a su vez, es la primera que se presenta dentro de las candidaturas a la Alcaldía de Cuéllar. Desde Centrados apuestan por acciones sencillas que no requieren muchos recursos pero sí redundan en el beneficio del pueblo. Su campaña se está haciendo notar y así lo reconocen: maneras diferentes para denunciar las necesidades de una localidad que, aseguran, debería estar en una posición más favorable si se aprovecharan todos los recursos existentes como tal.

— Han aparecido en el escenario político de Cuéllar tras vincularse a Centrados, con las consecuentes críticas, ¿cómo define la candidatura ante los vecinos?
— Bueno, el núcleo del grupo tanto en aspirantes de lista como en asesores viene de un grupo de trabajo que data de marzo de 2016. No se nos dejó trabajar en otra candidatura, por cuestiones ajenas a nosotros y decidimos ir como independientes por el partido Centrados. La candidatura tiene un programa que se ha ido madurando todo este tiempo, un grupo joven, solvente, dinámico, profesionales liberados, y creemos que está capacitado para entrar en el Ayuntamiento. Sabemos que tenemos unos perfiles muy variados que pueden tocar muchos palos que afectan a este pueblo.

— Para un grupo que no estaba formado en las anteriores elecciones, ¿cómo ha sido esta legislatura?
— Ha sido muy larga y muy parada. Ha faltado mucha inversión; cierto es que la deuda ha obligado al alcalde saliente a recortar, pero se ha ahorrado por demás. No pueden sobrar 900.000 euros al término de una legislatura y estando el pueblo como está, carente de muchas cosas. No estamos a favor de hipotecarnos y volver a los préstamos y obras faraónicas, pero creemos que el Ayuntamiento tiene activos suficientes para ir cubriendo todas esas necesidades.

— Yendo hacia temas comunes que todos llevan en programa, como es ‘Niñas Huérfanas’, ¿qué propone Centrados para 24 viviendas paradas y deterioradas?
— Proponemos arreglar los desperfectos que correspondan y darles salida a precio de mercado, si pudiera ser. El mercado ha mejorado, Cuéllar necesita vivienda, y ‘Niñas Huérfanas’ es el principal activo del que podemos obtener liquidez para toda la inversión que proponemos para dar un lavado de cara al pueblo: ofrecer el auditorio, pistas, plazas de Policía… todo. El principal activo es vender esto que es propiedad municipal y está parado irrisoriamente. Estoy convencido de que, adecuándolas, tendrían salida.

— Otro tema común es la creación de suelo industrial, y se abarca desde distintos enfoques. ¿Cuál es el de Centrados?
— El PP lleva 12 años prometiendo suelo industrial y no se ha hecho ni un metro de polígono. La propuesta es cerrar la circunvalación, llegando hasta la carretera de Arévalo; hay pinares municipales que con obra pasarían a ser suelo industrial y a dar cabida a todas esas empresas que quieren edificar y asentarse en Cuéllar y no pueden por falta de suelo. A 15 kilómetros tienen una opción mucho mejor en cuanto a espacio y a voluntad política de otros ayuntamientos; en 15 días tienen permisos y aquí se van a temporadas tan largas que no les merece la pena invertir.

— ¿Son conscientes de que la juventud se va de Cuéllar?
— Yo lo he hecho; para tener un trabajo cualificado en Cuéllar es muy difícil. Estoy en Segovia y mis amigos, con trabajos cualificados, están fuera. Esto es un problema para la juventud que queda aquí. Generando industria de calidad, que genere unos puestos que requieran cualificación, Cuéllar sería un punto estratégico para muchas empresas, para un centro tecnológico de transportes, pero hace falta ese espacio del que hablamos. No somos partidarios de que se genere industria a lo loco, pero sí de llegar a acuerdos, cesiones a cambio de puestos de trabajos para la vecindad. Lo tenemos a 10 kilómetros y funciona. Las industrias grandes van buscando las localidades que ofrecen facilidades, y en Cuéllar no hay más que pegas. El arquitecto municipal debe informar de los requisitos y facilitar las cosas.

— En materia de Turismo, ¿Cuál es su apuesta para explotar más aún la villa?
— Habría que crear una asociación de comerciantes y hostelería; el turismo tiene que bajar hasta el centro del pueblo, zona de tiendas. Es necesario que haya turismo de pernoctación.
Además proponemos una escuela de guías turísticos para chavales que estén estudiando, de 18 a 25 años. Mediante Civitatis, haríamos visitas guiadas al Castillo, que son a pequeños grupos. Una especie de free tours que favorezcan el trabajo a jóvenes subvencionando su cuota de autónomos -que genera riqueza- y logrando que en esas visitas bajen hasta el centro del pueblo. Hay que enseñar San Pedro, Santa Marina, Santiago… y dejarlos en Tenerías con un mapa para que vuelvan al Castillo. La opción es muy económica y muy vistosa, porque ver a grupos por el centro animaría mucho las calles. Seguro que en un par de años, Cuéllar herviría, porque no se conoce su centro. Desde Centrados queremos trabajar en cosas que no supongan mucho dinero, como arreglar el entorno de El Henar, que es algo muy barato y hay que mantener la afluencia de gente.

— Y hablando de la reciente Feria Multisectorial, que según los datos ha dejado 41.000 visitantes. ¿En qué cambiaría si Centrados gobernara?
— Apostaríamos por una feria que dé facilidades a los empresarios cuellaranos para que expongan. Ahora mismo es una feria de vender sartenes, prácticamente. Pagamos un montón por el alquiler de una carpa de tres días, y a eso habría que buscarle una solución urbanística. Si pudiéramos crear un recinto ferial como tienen en Fuentepelayo o Íscar, se amortizaría el precio del alquiler en unos años. Su construcción haría que la explanada quedara libre para aumentar los expositores allí, con maquinaria agrícola, por ejemplo.

— Otra cuestión común es la gestión pública de los servicios municipales. La piscina o el agua están siendo gestionados de manera privada, ¿cuál es la perspectiva de Centrados?
— Los servicios municipales no tienen por qué ser rentables, porque para eso son un servicio. El agua es básico que lo lleve la entidad municipal, pero en las piscinas hay gestores privados, como en otras localidades, y se debería hacer bien. Si no se encuentra un gestor que cumpla, que lo absorba el Ayuntamiento. La idea es liberal, y si va a ser privado, que sea una buena gestión. Sanchonuño es un gran ejemplo de esa buena gestión privada de una piscina municipal.

— Respecto al auditorio en el Cine Ideal, levantaron mucha curiosidad al plantearlo. La pregunta es, ¿necesita Cuéllar un auditorio?
— Como el comer. Necesita un edificio polivalente que abarque las diferentes actividades culturales: sala de ensayo para la banda, salas para la Escuela de Músico, sala para proyectar cine, teatro. Lo que tenemos ahora solo vale para dar conferencias.
Puede ser el Cine Ideal o puede ser otro lugar. Nosotros lo hemos propuesto porque por costes y plazos es la mejor opción. Contando con las asociaciones culturales, podría llevarse adelante. Hablan de la uralita, pero se puede mantener porque puesto no genera contaminación; se puede sellar con otro techo. Otras fuerzas políticas buscan excusas porque la idea ha cuajado, me han felicitado por ello y el propietario me dijo que en 19 años no ha habido una llamada oficial de ningún partido.

— ¿Cuáles serían las prioridades de Cuéllar ahora mismo?
— Salir de los problemas enquistados que arrastra, crear suelo industrial, y lo principal es el acuerdo en el Ayuntamiento para ir hacia adelante. Hay muchos pequeños problemas de los que nadie se acuerda: calles hundidas, aceras, problemas con inundaciones… y no vale con asfaltar en víspera de elecciones.

— Entonces, adquirir el Convento de Trinitarios no es una prioridad para su candidatura.
— No lo es. Hay que estudiar por qué y para qué. No se puede meter un ayuntamiento en un dinero tan importante sin saber por qué y para qué. Además, la gestión del Ayuntamiento en este tema ha sido totalmente opaca, no sabemos con qué finalidad se compra eso. Quizá hay una razón buena para hacerlo, pero no lo sabemos, ni nosotros ni ningún cuellarano.

— Le hemos visto hacer un castillo de Cuéllar alternativo con la arena sobrante de las pistas de atletismo para denunciar su mal estado. ¿Se entiende así que Centrados acometería esta obra? Y en deportes en general, ¿cómo mejoraría la situación?
— Tenemos la suerte de tener deportistas que compiten hasta nivel europeo, y no solo en atletismo, pero el uso de las pistas es diario y continuado, por muchísimas personas. El estado es lamentable: el castillo quería denunciar de manera gráfica y con humor ese mal estado. Me han tachado de populista, pero es una ironía para mostrar dónde entrenan nuestros atletas. Una proyección en caucho, homologada por la Federación, daría muchas posibilidades, también para competición.
Igualmente, la gente juega sobre cemento pulido en el frontón cubierto, que no lo hay en toda la provincia. Luego el resto de las pistas, las de pádel y de tenis, que no son de la categoría de pueblos más pequeños: sin techo, sin luz… y sobre todo, aprovechar lo que tenemos. Cerramos los domingos las instalaciones deportivas: el único pueblo, cuando más posibilidades hay, cuando más rentable sería el alquiler de pistas; es absurdo.

— ¿ Están abiertos a pactos?
— A cualquier pacto que sea razonable y positivo para Cuéllar. No tenemos desde arriba nadie que nos impida pactar con un partido u otro, como sí sucede en los de carácter nacional. Así que pacto de Gobierno o pactos puntuales, no vamos a vetar a ningún partido. Si un proyecto es bueno para el pueblo, lo vamos a apoyar venga de donde venga. Queremos ser el equipo de Gobierno porque desde el Ayuntamiento se puede hacer mucho más de lo que se está haciendo.

— ¿Qué aportaría Centrados a Cuéllar si gana?
— Lo primero, la libertad en todas las decisiones, siempre abogando por el beneficio municipal. El proyecto no viene de mes y medio, viene de 2016. Además, somos gente muy cercana a los cuellaranos y trabajaremos así.