El nuevo Plan también contempla restricciones en cuanto a las prácticas deportivas./ efe
El nuevo Plan también contempla restricciones en cuanto a las prácticas deportivas./ efe
Publicidad

La aprobación esta semana del nuevo Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, por parte del Patronato de este espacio, ha generado diferentes valoraciones. Ayer era el delegado territorial de la Junta de Castilla y León, Javier López-Escobar quien, a preguntas de los medios de comunicación, valoraba el documento aprobado, calificándolo como “coherente, capaz de regular el uso y el disfrute del Parque Nacional, y que además es perfectamente compatible con la conservación de un espacio de estas características”. El delegado afirmó que los valores del Parque Nacional de Guadarrama están muy vinculados a su actividad humana. “Este es un Parque fuertemente humanizado, cuyo paisaje es fruto del uso y la tradición, muy especialmente de los últimos 150 años del hombre en contacto con la naturaleza, y yo creo que es un ejemplo de convivencia”, remarcó.

El texto final del PRUG ha sido fruto de un amplio proceso de participación social llevado a cabo por técnicos de las comunidades de Castilla y León y Madrid y del Organismo de Parques Nacionales, que han estado trabajando en él durante los últimos cinco años. El documento ha recibido aportaciones diversas desde 2015 y 900 alegaciones que se han estudiado y valorado este año, sobre temáticas como el deporte, la caza, la escalada, la ganadería, los derechos de propiedad o el turismo. En este sentido, Javier López-Escobar señaló que se ha establecido una zonificación del Parque y una serie de propuestas para tratar de disminuir el tráfico privado y de restringir el tráfico, tanto de vehículos como de personas en distintas vías de comunicación.

En cuanto a la posible masificación que se puede registrar en la Sierra en determinadas fechas del año, López-Escobar insistió en que se trata de un Parque Nacional “que ya está fuertemente humanizado”. “La comunidad de Madrid lleva muchos años disfrutando de distintas figuras de protección, asumidas por las personas que visitaban la Sierra; de lo que se trata es de que haya mayor área, para que haya mayor cantidad de posibilidades de disfrute, y al mismo tiempo de mantener el desarrollo sostenible y equilibrado de todos los municipios de la Sierra”, manifestó el delegado territorial, quien opina que son precisamente esas localidades “las que más interesadas están en continuar con este tipo de vida de uso y costumbres”. “Creo que el nuevo PRUG permite un equilibrio importante entre la presión turística y la sostenibilidad”, concluyó López-Escobar.

El texto definitivo aún está a la espera de su aprobación en el Consejo de la Red de Parques Nacionales y en los consejos de gobierno de ambas comunidades, pero ya está adaptado a la nueva normativa estipulada por Parques Nacionales, y a la legislación de ambas autonomías.