La piscina de Cerezo de Abajo es una de las que la Diputación tiene a cargo la gestión sanitaria. / E.A.
Publicidad

El laboratorio de Prodestur, organismo dependiente de la Diputación de Segovia, volverá a encargarse del control sanitario en 48 piscinas públicas de la provincia, ocho más que el pasado año. El funcionamiento está regulado por un Real Decreto a nivel estatal por el que se establecen los criterios técnico-sanitarios de las piscinas, con el objetivo de incrementar la información sobre las piscinas, mejorando la calidad del agua y del aire en aquellas que sean cubiertas. El laboratorio analiza aspectos para que se cumpla con lo establecido en materia de cloración o salubridad e higiene del agua.

Este Real Decreto obliga a tener un control del agua de sus vasos, trabajo -encomendado por los Ayuntamientos a Prodestur, que se encarga de realizar la toma de muestras y análisis correspondientes exigidos; de la elaboración, actualización y mantenimiento del Protocolo de Autocontrol de la Piscina y de volcar los informes de resultados en una plataforma de información de piscinas llamado SILOÉ, Sistema de Información Sanitario, que recoge datos sobre las características de las piscinas de uso público de España y la calidad del agua de sus vasos, cuyo objetivo es obtener la información necesaria para detectar y prevenir riesgos sanitarios para la población.

El organismo de la Diputación tiene a cargo la gestión sanitaria de las piscinas de Segovia, Abades, Aguilafuente, Ayllón, Bernardos, Boceguillas, Cabezuela, Cantalejo, Cantimpalos, Carbonero El Mayor, Cerezo de Abajo, Escalona del Prado, Fuenterrebollo, Fuentesaúco de Fuentidueña, Frumales, Hontalbilla, Hontanares de Eresma, Juarros de Voltoya, Lastras de Cuéllar, La Losa, Martín Muñoz de Las Posadas, Marazoleja, Mozoncillo, Muñopedro, Muñoveros, Navalmanzano, Navas de Oro, Navas de San Antonio, Nieva, Olombrada, Pedraza, Prádena, Sacramenia, Samboal, Sanchonuño, Sangarcía, Torrecaballeros, Turégano, Vallelado, Veganzones, Vegas de Matute, Club de Tenis Juan Bravo y Posada Rural Caserío de Lobones; además de las traspasadas a la empresa Ociogestur.

Prodestur ya completó 184 controles y gestionó 19 incidencias durante el verano de 2018.