Pradales es ahora Carabias

La corporación aprueba cambiar el nombre del Ayuntamiento, argumentando su decisión en que la capital histórica del municipio se había convertido prácticamente en un despoblado

135

A mediados del siglo XIX, cuando Pascual Madoz publicó su famoso diccionario, Pradales tenía más población que su anejo Carabias. El primer pueblo sumaba 79 almas; el segundo 62. Sin embargo, Carabias disfrutaba de una mejor posición geográfica, junto a la vía de comunicación que unía las capitales de España y Francia, por la que en esa época pasaba diariamente “una diligencia para Madrid y otra para París, sin que ninguna hiciera parada (en el pueblo)”.

Esta cercanía de Carabias a la actual A-1 ha sido determinante para la pervivencia del lugar, que con el correr de los años fue incrementando su población, a la inversa de lo acaecido en la capital del municipio, Pradales, convertido desde hace décadas prácticamente en un despoblado. En vista de la situación, el Ayuntamiento de Pradales ha decidido, recientemente, cambiar su denominación por la de Ayuntamiento de Carabias, una vez recibido el visto bueno del Instituto Geográfico Nacional.

“Pradales no tiene actualmente ningún vecino empadronado”, explicaba ayer el alcalde del municipio, Juan Carlos Sancho. Nadie duerme allí durante los meses más fríos del año. Pero al llegar el estío acuden unas cuantas familias a las casas donde tienen sus raíces, convertidas en su segunda residencia. A diferencia de Pradales, Carabias cuenta con un buen número de empadronados, cerca de 40, y desde hacía ya años se había convertido en la capital administrativa del municipio. Con la intención de oficializar esta situación, la corporación —integrada por el alcalde y dos concejales— impulsó la tramitación para sustituir el nombre de Ayuntamiento de Pradales por el de Carabias.

Sancho da fe de que resultaba “un trastorno” que el municipio se siguiera llamando Pradales. Sobre todo, cuando el Ayuntamiento debía pedir alguna subvención. “En más de una ocasión me han preguntado cómo pedía una ayuda económica para un pueblo que no tenía ningún habitante”, relata Sancho, quien entonces debía explicar que, en rigor, aunque el Ayuntamiento se llamara Pradales e incluyera un pueblo con idéntico nombre, en el municipio existían otros dos núcleos, habitados, denominados Carabias y Ciruelos.

Aunque los tres miembros de la corporación han apoyado el cambio de nombre, Sancho reconoce que la decisión “no ha caído bien en Pradales”, cuyos descendientes apelaban al mantenimiento de la denominación “por respeto a la historia”.

“No hemos hecho esto para molestar a los de Pradales sino en beneficio de los tres pueblos”, insistía ayer Sancho, comprometiéndose a que “las ayudas que recibamos serán repartidas entre los tres pueblos”. A modo de ejemplo, el regidor indicaba que dos de las últimas actuaciones del Ayuntamiento —de mejora del abastecimiento de agua y de arreglo de una calle— han tenido lugar precisamente en Pradales.

“Queremos evitar polémicas sobre este asunto”, agregaba Sancho, quien sí ponía especial énfasis en informar sobre lo que él considera “una buena noticia”, la construcción de un hostal restaurante en Carabias, junto a la A-1, en un proyecto que a su juicio podría insuflar vida a un municipio que, se llame como se llame, necesita nuevos pobladores.