Los participantes en esta primera ruta invernal del ciclo provincial descubrieron y disfrutaron de algunos de los más bellos parajes de la provincia. / el adelantado
Los participantes en esta primera ruta invernal del ciclo provincial descubrieron y disfrutaron de algunos de los más bellos parajes de la provincia. / el adelantado
Publicidad

Cerca de 40 excursionistas participaron en el itinerario que ha abierto el Ciclo de Rutas de Invierno de la Diputación que comenzó el pasado sábado en Casla. Durante unas tres horas, los senderistas recorrieron 10 kilómetros hasta llegar a Siguero, que era el punto final del trayecto. En el camino, se pudieron contemplar algunos de los atractivos naturales y paisajísticos de la zona.

La expedición partía a las diez menos cuarto de la mañana desde el Ayuntamiento de Casla, bajo la dirección de los guías de Areva Luis Alberto Martín, Juanfran Bellete, Marimar Ibáñez y Ana Vecino. Desde allí se dirigió hasta el río Casilla donde paseando por su ribera se pudo apreciar el cañón que la erosión ha ido esculpiendo en torno al cauce. Los senderistas se dirigieron después hasta el Pasil del Moro y la Cueva del Ranchón, una gruta de entrada vertical de fácil acceso, como algunos pudieron comprobar.

Después, se desplazaron hacia el Monte de los Cortos, el punto más alejado de la ruta, donde llamó la atención la existencia de una urbanización de viviendas aislada en medio de la frondosidad del bosque. De ahí se partió ya hacia Siguero, atravesando una de las zonas de sabinar con más densidad de las de los Sabinares de Somosierra, Lugar de interés Comunitario y Zona de Especial Protección.

Tras recorrer varios kilómetros, los caminantes llegaron hasta la ermita de la Virgen de Vargas, templo románico situado en el despoblado de Santa María de Vargas. Una vez traspasado el prado Juncal la ruta concluyó en el pueblo de Siguero, cerca de donde confluyen los dos ríos, el Caslilla y el Duratón.

La próxima propuesta se llevará a cabo el próximo sábado 16 de marzo y visitará la impresionante Risca del Río Moros en Valdeprados. Con un recorrido de 8,2 kilómetros, los senderistas habrán de partir a las nueve y media de la mañana desde el Consistorio y llegar hasta casi Vegas de Matute.

El 23 de marzo el ciclo propone transitar por un tramo de 17 kilómetros de la Cañada Leonesa Oriental, entre la ermita de la Virgen del Pinarejo en Aldeanueva del Codonal y Coca.

Las rutas de invierno, organizadas por el Área de Promoción Económica de la institución provincial, en colaboración con la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, culminan el sábado 30 de marzo con un recorrido de 12 kilómetros por la Senda de la Minguela, en Vallelado, que partirá a las diez de la mañana desde el área recreativa del mismo nombre.

Estas rutas forman parte del programa de Educación Ambiental de la Diputación, enmarcado en la II Estrategia de Educación Ambiental de Castilla y León 2015-2020. Uno de los objetivos que se contemplan es el de fomentar el desarrollo de actividades de educación ambiental por parte de las diputaciones dedicando, además, una especial atención al medio rural.