Los diputados, durante la votación de uno de los puntos. / kamarero
Los diputados, durante la votación de uno de los puntos. / kamarero
Publicidad

El pleno de la Diputación Provincial aprobó ayer, con el apoyo del equipo de Gobierno y la abstención de la oposición, el Plan de Carreteras de 2018, cuyo presupuesto se cifra en 1.500.000 euros. Las actuaciones principales incluyen tres obras de mejora del firme y otras cuatro de refuerzo en sendas vías de la red provincial. Estas última intervenciones, en 12,5 kilómetros de carreteras, suman 1.077.000 euros. La aprobación de este plan supone la tercera y última anualidad del proyecto trianual 2016-2018.

En la carretera de Segovia a Trescasas, se actuará en el tramo de San Cristóbal de Segovia a Trescasas. Es una de las carreteras con más tráfico de la provincia, que comunica con la capital y la SG-20. El presupuesto previsto para el refuerzo de este tramo alcanza los 275.000 euros.

En la vía que une Navas de Riofrío con la Estación de Otero de Herreros se van a acondicionar 2,3 kilómetros en el tramo que discurre entre el Palacio de Riofrío y La Losa. Se trata de una carretera del piedemonte de la Sierra que facilita la accesibilidad de numerosos municipios como Navas de Riofrío, La Losa, Ortigosa del Monte y Otero de Herreros. El presupuesto suma 175.000 euros.

En un tramo de 2,9 kilómetros entre San Miguel de Bernuy y Cobos de Fuentidueña de la carretera de San Miguel a Burgomillodo se van a llevar a cabo actuaciones por valor de 267.000 euros. Este itinerario constituye una de las vías de comunicación más importantes que vertebran el norte de la provincia, permitiendo la movilidad para toda esta comarca que contribuye a su desarrollo económico, ya que facilita desplazamientos a una importante industria minera y la accesibilidad a numerosas casas rurales y a las Hoces del río Duratón.

Los trabajos que van a llevarse más presupuesto de los de refuerzo de firme, con un importe de 360.000 euros, se van a desarrollar en la carretera que une Boceguillas y Campo de San Pedro, entre los kilómetros 4,2 y 8,9 del cruce de Grajera a Bercimuel. Este itinerario constituye unas de las vías de comunicación más importantes que vertebran el nordeste de la provincia, permitiendo la movilidad y accesibilidad para toda esta comarca, así como el desarrollo económico y la localización de numerosas empresas. Además, tiene una importante misión turística y medioambiental, ya que facilita el acceso a las Hoces del río Riaza y numerosos municipios de la zona. Enlaza con dos carreteras de nivel superior como son la nacional A-1 y la autonómica SG-945 entre Ayllón y Aranda de Duero.

Las intervenciones de mejora de firme suponen 423.000 euros y afectan a ocho kilómetros de viario de otras tres carreteras. Las obras se realizarán en las siguientes vías: en la carretera de la CL-605 a Martín Muñoz de las Posadas, en el tramo de la N-601 al límite de provincia, con un presupuesto de 70.000 euros; y en la carretera de Vegafría a Aldeasoña, con un importe que asciende a 231.000 euros, se intervendrá en un tramo de 4,3 kilómetros, de Vegafría a Membibre de la Hoz. Y en la carretera que discurre entre el cruce del Burguillo a Castrillo de Sepúlveda, en el tramo entre Castrillo y el cruce de la carretera de Sepúlveda a Peñafiel, se llevarán a cabo trabajos cuyo importe supone 122.000 euros. Previamente se intentará uniformar la anchura de esta calzada a 5,30 metros. La carretera soporta importantes variaciones de tráfico estacionales debido a que se trata de uno de los accesos al Parque de las Hoces del río Duratón, teniendo constancia de aforos puntuales superiores a 2.000 vehículos por día en la entrada en Villaseca.

En el mismo acuerdo, salió adelante también un plan complementario de siete obras, con presupuestos comprendidos entre 197.000 y 100.000 euros, que afectan en general a tramos cortos de la red, cuyas actuaciones girarán en torno a las mejoras y refuerzos de firme.