La presidenta de la CHD, conversando con los representantes socialistas de la provincia de Segovia. / el adelantado
Publicidad

El alcalde de Trescasas, Borja Lavandera, y el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Palazuelos de Eresma, Daniel Bravo, ambos municipios de la Mancomunidad de La Atalaya, han defendido ante la presidenta de la Confederación Hidrográfica del Duero, Cristina Danés, la necesidad de regular la concesión «en precario» del agua del Cambrones para dicha Mancomunidad adaptándola a las necesidades reales de abastecimiento.

El encuentro se producía tras las reiteradas a la CHD por los diferentes grupos y municipios que conforman la Mancomunidad, con el fin de intentar fijar posturas y defender las concesiones actuales adaptándolas a la realidad de una zona en constante crecimiento poblacional.

Durante la reunión, ambas partes expusieron la situación de la Cacera del Cambrones, sus usos actuales y reales recogidos en el informe realizado por los técnicos de Confederación unos meses antes y se destacó «la situación anómala que sufren los ayuntamientos que conforman la Mancomunidad de La Atalaya en lo que a abastecimiento para sus municipios se refiere».

Por parte de los miembros de la Mancomunidad se expuso la necesidad de regular la concesión «en precario» del agua del Cambrones para dicha Mancomunidad, adaptándola a las necesidades reales de abastecimiento y respetando la prioridad de este uso que marca la Ley de Aguas.

Lavandera y Bravo dejaron patente que «la adaptación a la realidad de la concesión a la Mancomunidad no choca ni elimina la posibilidad de otra concesión sobre la misma Cacera y por ello, los usos históricos y tradicionales pueden y deben seguir manteniéndose». En este sentido, ambos coincidieron en afirmar con rotundidad que «solo hay dos concesiones posibles en la Cacera del Cambrones: la de la Mancomunidad y la que recoge los usos tradicionales. No hay lugar para ninguna otra», manifestaron.