El ex alcalde, durante su declaración, en la Audiencia Provincial. /KAMARERO
El ex alcalde, durante su declaración, en la Audiencia Provincial. /KAMARERO
Publicidad

El ex alcalde de Hontanares de Eresma, Pedro Luis Cuesta, acusado de malversación de caudales y prevaricación, afirma que “nunca he tenido consciencia de hacer algo ilegal, si no, no hubiera entrado en el Ayuntamiento”. Cuesta se defendió así en el inicio de las declaraciones en el juicio que se celebra en la Audiencia Provincial contra él y contra la ex secretaria interina del mismo Ayuntamiento, Gema de Lucas, por la creación ilegal de una plaza de técnico urbanista para que la ocupara la segunda, delitos por los que la Fiscalía y la acusación particular solicitan cuatro años de prisión para el primero, y once para la ex secretaria, que tambien se enfrenta a falsedad en documento oficial y estafa en grado de tentativa.

Pedro Luis Cuesta admitió que él, junto al resto de concejales del equipo de Gobierno, autorizaron mediante decreto de la Alcaldía la realización de un máster por parte de la secretaria interina en ese momento, que fue sufragado con cargo a los presupuestos municipales, informando posteriormente al pleno. El ex alcalde justificó sus acciones en el asesoramiento de la secretaria. “Ella dijo que era legal. El Ayuntamiento proponía y ella asesoraba”, reiteró en varias ocasiones. También argumentó la necesidad de que realizara ese máster en el crecimiento de población experimentado por la localidad, lo que conllevaba un amplio conocimiento de temas urbanísticos. Estas mismas razones fueron esgrimidas por el acusado a la hora de explicar la convocatoria de una plaza de técnico urbanista, que finalmente aprobó la propia secretaria y de la que posteriormente solicitó la excendencia, al volver de nuevo a su puesto de interina, tras el breve paso de un secretario titular por el Ayuntamiento de Hontanares. A este respecto, Gema de Lucas, que fue interpelada por la Fiscalía por la no aparición de esa plaza de técnico urbanista en la relación de puestos de trabajo del Consistorio de los años 2009 a 2011, lo achacó a un “error de transcripción” de la empresa externa que se encargaba de estos trámites administrativos. El juicio fue suspendido ayer por la tarde y se reanudará el próximo 5 de diciembre, al quedar pendientes de declarar dos testigos de la defensa, en un proceso judicial engorroso y “complejo”, centrado en la legalidad o no de varios procedimientos administartivos del Ayuntamiento de Hontanares de Eresma, durante los años 2004 y 2012.