Detalle decoración de metatarsos de bóvido y cantos de río. I. Marqués.
Detalle decoración de metatarsos de bóvido y cantos de río. I. Marqués.
Publicidad

Uno de los elementos menos conocidos y de los que se ha hablado muy poco en Segovia, es sin duda, sobre sus pavimentos históricos.

Hay que diferenciar los que están hechos para una vía pública de los que se desarrollan en un interior arquitectónico. Los primeros son una fachada horizontal que hay que cuidar y que no siempre se reconocen lo suficiente, mientras que los segundos van unidos a la construcción del edificio que los contiene I, con su adscripción cronocultural, aunque éste con el paso del tiempo evolucione, cambie, y con él en muchas ocasiones sus suelos, o incluso, los niveles de uso de los mismos.

En un marco similar, se ha localizado en el ángulo NW de la planta baja de la Casa Consistorial de Bernuy de Porreros un solado antiguo en el subsuelo, lo que motivó una intervención arqueológica para su documentación y valoración, incorporándolo seguidamente al proyecto de reforma que se estaba ejecutando, recobrando de esta forma su uso como parte del solado de las oficinas que en su superficie se han instalado II. Esta decisión ha sido posible al coincidir casi al mismo nivel el suelo exhumado con el nuevo pavimento en planta baja.

Esta parte del edifico albergaba en planta baja la casa del médico, mientras que la planta primera tuvo varios moradores a lo largo del s. XX, como la maestra, el propio Ayuntamiento o el veterinario. Ambos profesionales, médico y veterinario, fueron pilares fundamentales de la vida cotidiana de los pueblos hasta el último tercio del s. XX.

En la década de los años sesenta del siglo pasado se produjo la instalación en planta baja de una gloria que afectó a gran parte de su superficie, excluyéndose la zona donde se ha hallado el pavimento por ubicarse en ese espacio la cuadra. En ella, nos comenta un vecino del pueblo, se acomodaba el caballo que el facultativo utilizaba para sus desplazamientos sanitarios por los pueblos cercanos. Esta distribución de la vivienda habría favorecido la conservación de los restos que se han localizado, aunque todo indica que su extensión sería mayor, destruyéndose posiblemente, con la construcción del sistema de calefacción.

Estas referencias del inmueble parten de la información facilitada desde el Ayuntamiento de Bernuy de Porreros, junto con las proporcionadas por las fuentes orales de los vecinos más mayores III. Éstas nos han conducido hasta la casa con el número cinco de la Plaza Mayor, donde se localiza en la sala de entrada un pavimento que en apariencia tiene similar factura aunque en este caso se utilizan también vértebras de bóvido en su composición, siendo el diseño diferente al localizado en el Ayuntamiento.

Respecto a los datos que facilita el propio edificio, hay que señalar que las transformaciones llevadas a cabo en la fábrica de sus muros han impedido hacer cualquier lectura arqueológica de su arquitectura (se encontraban revestidos interiormente con rasillón o con modificaciones posteriores a su construcción inicial), pero sí contamos con los datos que ha proporcionado la propia intervención en el subsuelo, que a pesar de tener un objetivo puntual y concreto ha permitido ver la evolución de la zona de actuación en el último siglo, aunque sin poder ofrecer una contextualización más exhaustiva y coetánea del hallazgo. Sin embargo, éste por si solo nos ofrece una información muy valiosa a partir de sus características y particularidades, permitiendo realizar un análisis comparativo con otros bien datados que por analogías y similitudes tipológicas nos lleva a finales del s. XV y durante el s. XVI IV.

El suelo está formado por cantos de río de distintos tamaños, según el motivo decorativo, combinados con metatarsos de bóvido, describiendo un diseño que se iría repitiendo en la extensión de la superficie a cubrir. Ambos materiales están inscritos en la tierra, sin ningún tipo de mortero o argamasa que los una, con una disposición continua formando una sola unidad en su configuración.

La decoración se compone de seis círculos tangentes y secantes entre sí (1,35 m de diámetro cada uno), dibujados con canto rodado y hueso alterno, y todos ellos a su vez, inscritos en uno de mayor tamaño (3,10 m de diámetro) realizado solo con canto grueso (7 x 3 cm tamaño medio). Esta combinación forma hacia el interior del círculo grande pétalos figurativos, mientras que al exterior son geométricos, creando en la intersección de ambos motivos una estrella de cuatro puntas en cada círculo. A su vez, el diseño es simétrico a un eje orientado al norte. El trazado de dos líneas exteriores al círculo principal, a modo de media flecha, está realizado solo con hueso, y curiosamente, coincide con el norte geográfico igual que el eje del dibujo central, a modo de brújula. Se desconoce qué intención tendría más allá de marcar este punto cardinal.

Este tipo de pavimentos requiere un diseño previo (incluso con ciertos conocimientos de geometría), materiales adecuados para realizar la composición, un replanteo “in situ” del motivo o motivos decorativos, una elaboración por personal especializado y un coste económico. Estas premisas limitan este tipo de creaciones a propietarios con un status social y económico determinado.

No tenemos datos concluyentes, ni escritos ni físicos, que señalen un solo inmueble o una sola propiedad en el solar que ocupa hoy el Ayuntamiento, su Plaza Mayor y entorno próximo, pero sí se puede afirmar que posiblemente toda esta manzana estuviese relacionada y que su propietario o propietarios (seglares o eclesiásticos V) tuviesen el nivel social y económico suficiente como para poder permitirse unos solados de las características que aquí se han mencionado, máxime, si tenemos en cuenta que durante el siglo XVI tiene especial relevancia la cabaña ovina que se produce en Bernuy de Porreros, con explotación y exportación de lanas a distintos puntos de la geografía nacional y europea, teniendo especial significado el comercio establecido con Italia, desarrollándose una ruta comercial por Yecla hacia las ciudades portuarias de Valencia o Alicante VI, generando unos pingües beneficios que se podrían traducir a su vez en bienes que estuviesen en consonancia con las riquezas de estos ganaderos. Este hecho además, enlazaría con la intensa actividad jurídica y administrativa que se desarrolla en este municipio durante este siglo, tal y como lo demuestran los documentos (o copia de los mismos) fechados en este periodo y que se encuentran en el archivo del Ayuntamiento, donde se mencionan propiedades rústicas y urbanas, recogidas en escrituras, censos, u otros con clara alusión a los fetosines VII, vigentes en este municipio.

———-
I En intervenciones arqueológicas son habituales los casos donde se documentan pavimentos (parciales o completos) que ya no van asociados a la construcción que los originó.
II Se han articulado las medidas de protección necesarias para su conservación. I. Marqués, expte. JCYL.: IA-296/2017-11.
III Como D. Eustaquio Benito Barrio o Dª. María Luciáñez Prieto, entre otros. A todos ellos doy las gracias por compartir sus recuerdos y brindarme su amabilidad.
IV Los del claustro de la Vicaría de San Antonio el Real de Segovia, los de San Pedro de las Dueñas en Lastras del Pozo, o los que se conservan en el zaguán del inmueble de la plaza de San Lorenzo, 2 de Segovia, por citar algunos ejemplos. En la actualidad se está realizando un catálogo de pavimentos históricos por la arqueóloga que suscribe este artículo.
V En este municipio existían numerosas propiedades eclesiásticas que sufrieron la desamortización en el s. XIX, tal y como se ha comprobado en el fondo de Hacienda (desamortización), en el Archivo Histórico Provincial de Segovia. Generando, a su vez, nuevas divisiones catastrales.
VI Dato facilitado por el investigador D. Fernando García Ibáñez.
VII González Galindo, P. (2014): Los fetosines de Bernuy de Porreros.

VOCABULARIO

Censo: préstamo hecho sobre bienes raíces con obligación de pagar intereses y sin poder enajenarlos.

Fetosines de Bernuy: son lotes (o suertes) en las que se dividen las tierras de labranza de explotación municipal o particular del terreno productivo, y que se adjudican a los vecinos para su aprovechamiento conforme a un reglamento establecido. El fetosín, como tal, es una institución de derecho consuetudinario agrario vigente en la provincia de Segovia, según recoge D. Manuel González Herrero en su obra Historia jurídica y social de Segovia, 1974.

Gloria: sistema de calefacción tradicional que tiene su origen en el hipocausto romano. Estaba compuesto por un hogar donde se producía la combustión (generalmente con paja), unos conductos subterráneos por los que pasaba el aire caliente (principales salas de la vivienda), concluyendo el conducto principal en una chimenea al exterior, con un tiro que servía de cortafuegos y que se cerraba a la vez que la trampilla del hogar para una mejor conservación del aire caliente.

Pavimento: del latín pavimentu. De forma general son las capas constituidas por uno o más materiales que se colocan sobre una superficie (natural en origen y generalmente nivelada), para aumentar su resistencia y mejorar su uso. Destacar su amplia variedad en factura, materiales y decoraciones a lo largo de los siglos.

FICHA TÉCNICA

Promotor: Ayuntamiento de Bernuy de Porreros (Segovia).

Proyecto: Reforma de la Casa Consistorial y cambio de oficinas municipales en planta baja. Cofinanciado al 28% por la Diputación de Segovia VII.

Año: 2017.

Redacción: Luis Mariano García López. Arquitecto Municipal.

Empresa: Segesa.

Arqueóloga: Isabel Marqués Martín.

Extensión intervención arqueológica: 26 m2.

—–
Isabel Marqués Martín es Arqueóloga. I. M. Estudio de Arqueología y Patrimonio. Arqueologia@imarques.es.

Compartir