José Ángel Arranz hizo las declaraciones junto a Luis del Olmo en el CENEAM.
José Ángel Arranz hizo las declaraciones junto a Luis del Olmo en el CENEAM. / L. SANZ
Publicidad

El Centro Nacional de Educación Ambiental (CENEAM) acogió ayer la comisión de coordinación del Parque Nacional Sierra de Guadarrama, en la que departieron el director del Parque Nacional, Juanjo Areces, el director general del Medio Natural de la Junta de Castilla y León, José Ángel Arranz y su homólogo madrileño, Luis del Olmo.

Durante el encuentro hablaron, sobre todo, del Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Nacional, que está en su fase de estudio y en cuyo documento se han incorporado “buena parte de las alegaciones de las 325 alegaciones presentadas en la parte de Castilla y León”, aseguró Arranz, al tiempo que concretaban que “casi el 75% han sido referidas al vuelo sin motor, el segundo bloque con mayor importancia son las que se refieren al ciclismo y también ha habido de senderistas, actividades ganaderas y aprovechamiento del entorno”.

El director general aseguró que “se han atendido la práctica totalidad de ellas, ajustando el documento, para compatibilizarlo, también los las limitaciones que marcamos como líneas rojas, que son la Ley de Parques y el Plan Director”. Así, concretó Arranz “se ha ampliado la red de senderos y se ha modificado la normativa para que se pueda practicar, en determinadas zonas y condiciones, el vuelo sin motor, y también se han facilitado los aprovechamientos tradicionales, sobre todo de recogida de hongos y plantas medicinales para la población local”.

Con respecto a las rutas ciclistas, explicó que “se ha modificado el mapa de pistas por el que se puede circular y que ha sido consensuado con las principales asociaciones de ciclistas” y podrá compatibilizarse con el senderismo o salidas a caballo.

Vecinos versus turistas

Ahora, aseguró el director general, “vamos a analizar los últimos detalles del documento para continuar su tramitación” que está prevista para finales de año.

Estas restricciones se llevan a cabo para proteger el Parque Nacional debido a su elevada afluencia de visitantes. En ese sentido, el director del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama en su vertiente madrileña, Luis Del Olmo aseguró que “vamos a organizar esa afluencia pero Madrid no se encuentra en una situación de descontrol. Tiene una presión alta en determinados puntos y hay que pensar en un Parque más inteligente en materia de comunicaciones, más sostenible y comprometido y estamos ya trabajando en eso”.

En cuanto a si habrá distinciones en cuanto al uso del Parque Nacional por parte de los vecinos de La Granja y Valsaín y los visitantes foráneos, el director general del Medio Natural en la región aseguró que “los vecinos sí que tienen determinadas ventajas en usos tradicionales y aprovechamientos que han venido realizando”, por ejemplo, detalló “en la recogida de hongos o plantas medicinales o determinados usos como el de la leña o, incluso, en su posible participación en los controles de fauna, cuando sean necesarios y si hay exceso de población”, puntualizó Arranz. “Lo que pretendemos es que los turistas vaya en beneficio del desarrollo de toda la comarca, que es uno de los objetivos del Parque Nacional”.