Paco Candela emociona y encandila en Cantalejo

575
18-2-cantalejo-paco-candela-concierto
Un momento de la actuación del domingo por la noche en el pabellón Las Adoberas. / e. a.
Publicidad

A pesar de las inclemencias y coincidir con domingo y con el peor día en lo climático de todo el Puente de Mayo, el concierto del sevillano Paco Candela aportó un agradable aporte de calor al panorama musical del fin de semana.

Desde los prolegómenos de la actuación, con la actuación del telonero Álvaro Vizcaíno, se presentía un cierto éxito. Había que valorar la dificultad que entraña un tipo de canciones a las que no se consideran propias del folclore castellano, ni acordes con los gustos de las nuevas generaciones, más permeables a los ritmos comerciales del momento; ni tampoco de las clásicas, selectas pero también más habituales.

La apuesta era muy arriesgada. Pero triunfó. Tuvo que hacerse acompañada de una actividad hostelera que dificultó un mayor disfrute musical El recinto, un pabellón deportivo —cerrado pero que no evitó el frío exterior—, combinaba los acordes de los músicos; pero también mezclaba la neblina de la máquina de humos del escenario con los de las planchas de las cocinas. Aún así, el público salió satisfecho.

El comienzo no resultó excesivamente apasionado. Representaba una gran novedad. Pero el de Mairena del Aljarafe pronto hizo gala de su prodigiosa voz. Se arrancó con temas con los que se fue ganando al público como ‘Seguiré siendo de campo’, e intercaló entre sevillanas y fandangos comentarios irónicos de su estilo personal. Continuó con temas con los que se ha ganado el cariño de aficionados al mundo ecuestre, como ‘Tú no eres caballista’; y empezó a subir el nivel con ‘El niño y el vagabundo’, con el que Paco Candela se popularizó en las redes sociales, demostrando su sensibilidad hacia los animales. Mezcló así temas de su trayectoria musical, con otros del último trabajo ‘El poder la música’. Y con piezas estrella como ‘Siéntate a mi vera’, con la que se acompañó de una niña del lugar, ataviada como otros muchos fans con la gorra campera que ya identifica al gran artista sevillano, hizo vibrar y cantar al auditorio. De hecho, a la salida no eran pocos los que reconocían sentirse emocionados por esta fabulosa actuación en directo.

Compartir