Nueva cartelería con normativa instalada en los parques de la villa de Cuéllar.
Nueva cartelería con normativa instalada en los parques de la villa de Cuéllar.. / c. núñez
Publicidad

La villa ha presenciado la instalación de nueva cartelería en todos los parques repartidos por sus calles, y el concejal del área de Seguridad ha explicado cuáles han sido los motivos de una normativa que llama “a la lógica y al civismo”, como él mismo ha explicado.
La primera de las razones aportadas por Rodríguez ha sido el mal estado de estos carteles, que necesitaban una renovación estética. La segunda y más importante, viene aparejada a la nueva ordenanza que está publicada en el BOP desde el 10 de abril. Esta, aprobada en pleno por unanimidad, se hace eco de la regulación de perros peligrosos, una normativa que no existía en la villa y que el concejal considera muy necesaria ante la proliferación de dueños de animales de raza considerada peligrosa. En el cartel se recogen medidas sobre el uso de bebidas alcohólicas, vidrio, el uso de vehículos a motor, actividades de riesgo o molesta y las bicicletas, otro tema que ha suscitado polémica y el concejal ha aclarado. Se advierte de que la infracción de estas normas podrá ser sancionada hasta con 750 euros de multa en base a las ordenanzas, y el concejal ha explicado cuáles son los puntos conflictivos.

Las zonas infantiles de parques como Los Paseos de San Francisco, Parque de Santa Clara y otros espacios, se están viendo invadidos por jóvenes que llevan a cabo conductas peligrosas con sus bicicletas: velocidad inadecuada y derrapes ponen en peligro a los niños más pequeños que juegan libremente por el parque. El concejal asegura haber recogido quejas de padres y madres que asisten preocupados cada día a los parques y que temen por sus hijos cuando aparecen estos jóvenes en bicicleta. “No es el sitio”, asegura el concejal, que advierte que con niños de 3 y 4 cuatro años, podría suceder una desgracia. En cualquier caso, hace un llamamiento a los padres -al igual que en los carteles-, para que ellos sean los responsables de sus hijos y se prevengan los accidentes. Reitera que los padres “tienen miedo” y se ha visto obligado a tomar estas medidas que solo llaman al civismo y a la lógica.

PERROS Rodríguez también habló de la posesión de todo tipo de perros, ya que debe estar regularizado el comportamiento y la responsabilidad de sus dueños. Respecto a las heces, tema que genera controversia en la villa por la suciedad de ciertos parques, asegura que habrá sanciones si Policía Local comprueba que los dueños no recogen las heces. La instalación de espacios para perros no ha dado su fruto y el concejal es consciente de que es necesario un control. Lo mismo ocurre con los perros peligrosos; desde el 31 de mayo y hasta el 1 de junio, Policía Local va a realizar un censo de esta clase de perros que cuentan con unas normas para salir a la calle, como un metro de correa y bozal, además de una autorización que solo permite a su dueño pasearlo. Identificarlos y llevar un registro de titulares y razas es vital para el concejal de Seguridad. Rodríguez habló de el aumento de estas razas en la villa y la necesidad de prevenir desgracias, porque se trata de “animales, por mucho que quieran humanizarlos, y hay que aplicar la lógica pura y dura”.

A partir de junio se quieren aplicar las sanciones y, aunque no se sabe si él y su equipo estarán en el gobierno local, quiere dejar “la herramienta”, esa ordenanza que establece una multa si se incumplen las normas de posesión de estos animales. Estas pueden ir desde los 150 a los 3.000 euros, dependiendo de su categoría; “no son cifras para jugársela”, advierte el concejal.

ZONAS INFANTILES Rodríguez también ha hecho un balance global de los parques, que asegura “dan vida a la localidad”. Cree que los parques infantiles, columpios y zonas de juegos, podrían estar en mejores condiciones, y “sería algo a acometer en la siguiente legislatura”. confiesa que se ha hablado durante este gobierno de colocar columpios o instalaciones mejores por ejemplo en el Parque de la Huerta del Duque, pero el poco civismo demostrado en otras zonas lleva a tomar primero estas medidas disuasorias y con posible sanción, para recordar que, por educación, hay que hacer un uso adecuado de todo el mobiliario urbano dispuesto en estos lugares. El civismo y las normas básicas de convivencia son el trasfondo de estas medidas.

Respecto a las bicicletas y los clubes

Con la inclusión de la prohibición de las bicicletas en la cartelería de los parques, saltaba la polémica entre los muchos usuarios y aficionados en la localidad. Encontrarse ese icono con el símbolo de prohibido en las entradas de los parques sorprendía a muchos, entre ellos a los miembros de clubes como el MTB Correcaminos o el Club Triatlón Cuéllar. El Parque de la Huerta del Duque, por ejemplo, es lugar de entrenamiento para los triatletas, y de salida para las rutas de cada domingo de los “correcaminos”. Expresaban su queja a través de las redes, pero el concejal ha aclarado que no son el público objetivo de esta normativa.

“Ellos tienen todo el respeto, hacen las cosas bien y son los primeros que saben lo que es el respeto”, aclaraba el concejal. A sabiendas de que los usuarios de los clubes son personas adultas “que conocen muy bien la práctica y las bicicletas, y la realizan de manera muy respetable”, el edil incidía en que son chavales jóvenes los que ponen en peligro a los niños, sobre todo en el espacio de Los Paseos de San Francisco. “El parque está para eso” añadía el concejal animando a la práctica del ciclismo en él, pero siempre de manera racional ante el resto de personas que también pasean o hacen uso de estas zonas verdes. Rodríguez quiso dejar claro que esta normativa va dirigida a todos aquellos que molestan y ponen en riesgo a los más indefensos, los niños, que también acuden con bicicletas a estos parques.