Miguel Ángel Olmos anuncia que no optará a la reelección como alcalde de la localidad

El regidor alude “motivos personales” para no presentarse en las elecciones, en las que el PP buscará revalidar su mayoría absoluta.

18

Miguel Ángel Olmos, alcalde de Navalmanzano por el PP, anunció ayer a esta Redacción que no optará a la reelección en los comicios del 22 de mayo, por “motivos personales”. El regidor, que dijo estar “muy satisfecho” de la labor realizada durante la presente legislatura, en la que el PP gobierna con mayoría absoluta, aseguró que continuará trabajando “hasta el último día” para conseguir los proyectos que persigue el Ayuntamiento.

En una legislatura que, en Navalmanzano, ha estado marcada por el problema de los altos niveles de arsénico en el agua, Olmos se congratuló de que ese asunto esté ya “encarrillado”, con el inicio de las obras de conducción de agua desde Cuéllar a las localidades afectadas. “En este tema, los vecinos han tenido muchísima paciencia”, valoró Olmos, para el que la solución adoptada “es la correcta”, y supondrá resolver, a medio plazo, el conflicto.

Sobre las actuaciones llevadas a cabo en Navalmanzano desde 2007, Olmos quiso destacar, el primer lugar, la “reconversión” del frontón en pabellón deportivo, un proyecto que, tras varias fases, concluirá previsiblemente a lo largo de 2011. Por otra parte, el alcalde defendió la relevancia que tendrá para Navalmanzano contar con un centro de día para las personas mayores, una infraestructura en construcción (la primera fase ya concluyó, la segunda ha sido adjudicada y la tercera está todavía a la espera de que el Ayuntamiento consiga financiación). El político del PP también mostró su satisfacción por el sellado del vertedero, una actuación que pagó íntegramente la Junta de Castilla y León.

En otro orden, en esta legislatura también concluyó la urbanización de la Plaza Mayor y la construcción de un centro joven, aunque, en ambos casos, Olmos reconoció que dichas obras fueron planteadas por la anterior corporación municipal.

A la hora de elegir la actuación que mayor satisfacción le ha dado, Olmos lo tiene claro: “La dinamización cultural que se ha producido en el pueblo en los últimos años”. A ese respecto, el alcalde subrayó “la infinidad de actividades que se han llevado a cabo”, entre las que figura, en primer lugar, la revitalización de la biblioteca pública, cuya informatización se producirá en los próximos meses.

Antes de que concluya la legislatura, Olmos se ha marcado como objetivo prioritario sacar a licitación parcelas para la construcción de 16 viviendas en la zona de Carrasegovia, una empresa que logrará fijar población joven en Navalmanzano.

Haciendo balance de la legislatura, Olmos confiesa tener una “desilusión”, la de no haber conseguido que arrancara el polígono industrial en Navalmanzano, una meta para la que dice no haber arrojado la toalla, y por la que todavía librará “alguna batalla”.

“Insisto: me voy contento con mi trabajo y muy agradecido a los vecinos por su colaboración”, terminó Olmos, que tras las elecciones se reincorporará a su trabajo en la Consejería de Fomento de la Junta, donde estaba en excedencia desde el año 2007.