Vista general de Membibre de la Hoz.
Vista general de Membibre de la Hoz.
Publicidad

FOTOS: JOSE ANTONIO SANTOS

Membibre de la Hoz es un pequeño municipio con escasa población ubicado a 66 km de Segovia capital. Las primeras noticias que se tienen de la existencia de la localidad son de época visigoda pues, de este momento histórico, han aparecido restos de cerámica en el lugar donde se encuentran los restos del castillo. El primer documento en el que aparece nombrado por su nombre original, Benuiuere, se encontró guardado en la Catedral de Oviedo, en un documento realizado en tiempos de Alfonso VI, del año 1089. Esta zona fue repoblada en el siglo XI y, aparece en documentos, un siglo después. De aquella época son los restos del castillo.

Los castillos que se pueden ver dispersos por esta zona, comenzaron a ser construidos durante el comienzo de las Comunidades de Villa y Tierra, (siglo XI y XII) y han llegado a nuestros días o muy cambiados, a base de tanta reforma, o muy mal conservados o incluso, como auténticas ruinas. Esto es lo que ha ocurrido en castillos como los de Membibre de la Hoz, Cuevas de Provanco y San Miguel de Bernuy.

Membibre de la Hoz es conocido por contar en su entorno con varias fuentes naturales que son el inicio del recorrido del río de la Hoz que cruza la aldea en su camino hacia Aldeasoña. Este río, concretamente, nace en una de las fuentes más visitadas, la de Mingaduras.

La forma de vida del pueblo se ha adaptado a su situación geográfica: En las zonas más altas y llanas continúan sembrando cereal mientras, en el fondo del valle, son comunes las huertas.

Patrimonio
Aparte de su entorno, en Membibre de la Hoz, en la parte más alta del municipio se encuentra la Iglesia de San Martín de Tours, románica en su origen, de esta época conserva el ábside, compuesto por dos columnas contrafuertes y tres ventanales. La iglesia tiene una pequeña portada que perteneció a la galería porticada que actualmente se ha cerrado y añadido a la nave.

El interior no tiene ninguna característica singular al haber sufrido innumerables reformas pero, en cambio, sí encontramos el retablo de San Bartolomé, que muestra pinturas renacentistas del llamado Maestro de Duruelo y unas piezas de plata, entre las que se encuentra una cruz procesional realizada en Valladolid, en el siglo XVI por Pedro Ribadeo y un cáliz limosnero, regalado por Felipe V, realizado en Madrid por Juan Francisco Gómez.

Siguiendo con el patrimonio, dentro del pueblo se encuentran los restos del que fuera su castillo medieval o torre de defensa pero, solo queda uno de sus muros.

La localidad cuenta también con la ermita de Santa María de Rehoyo, que ha sido restaurada por el Ayuntamiento hace 2 o 3 años, porque estaba en malas condiciones según nos comentaba su alcalde que, en cambio hoy, habla de este monumento como de “la joya de la corona”, un auténtico orgullo para la localidad. El resto del patrimonio de esta localidad lo componen los restos de un antiguo palacio, del que solo queda una pared situada en el barrio alto, un molino de cereal funcionando y las ruinas de otros dos que quedaron abandonados cuando “dejó de pasar el agua que los movía”, y lo mismo pasó con un batán o, lo que es lo mismo, “una máquina, generalmente hidráulica, compuesta de grandes mazos de madera movidos por un eje para golpear, desengrasar y enfundir los paños” o, lo que es igual, “para dar a los paños de lana y otros tejidos el cuerpo correspondiente”. Del batán de Membibre solo quedan en la actualidad los muros perimetrales, el sistema de la obra hidráulica y el árbol de la maquinaria.

Molino de cereal
Membibre de la Hoz tiene una importante tradición molinera que comenzó en la Edad Media. Ya en el siglo XII se hacía referencia sobre este asunto en diferentes documentos y, en la actualidad aún está en funcionamiento el último molino tradicional de nuestra provincia.

Aunque ya se ha jubilado, Aurelio Pesquera, antiguo estudiante de Teología, dedicó su vida a la “Molienda” de cereal en el pueblo de Membibre de la Hoz. El molino, que ahora sigue funcionando, en el año 1756 perteneció al Conde de Montijo quien se lo vendió en 1892 al abuelo de Aurelio Pesquera. Desde que este ejemplo de arquitectura industrial cayó en las manos de esta familia, no ha dejado de funcionar y, ya en estos tiempos, en los que las prisas se han adueñado de todo, el molino de en Membibre de la Hoz, destaca por dedicarse a moler solo cereales ecológicos con certificado de origen.

En la página web de Generación Natura generacionnatura.org, el propio Aurelio Pesquera, quien gestionó el molino ecológico durante 30 años, comenta su historia y su labor en un video. En su molino se produce harina de trigo, centeno y espelta que va destinada, principalmente a panaderías ecológicas. Hoy, este molino al que ya no mueve el agua pero sí la electricidad, es gestionado por su hijo Enrique Pesquera.

Fiestas
Las fiestas más importantes que se celebran en esta localidad son: La Virgen del Rehoyo, el fin de semana más próximo al día 8 de septiembre y, su patrón, San Martín de Tours, el 11 de noviembre. Pero también se celebra otra la fiesta, la de Santa Águeda.

Membibre de la Hoz hoy
El alcalde de Membibre de la Hoz desde 2007, Florentino Sanz Gómez (PP), comienza su relato sobre cómo se vive hoy en este pequeño pueblo, comentando que la forma de vida de sus vecinos es la agricultura, aunque solo hay 3 agricultores y, las pensiones, que cobran casi todos los demás.

En relación a las obras que desde el Ayuntamiento se han realizado en el pueblo desde que es alcalde destaca un parque situado en una zona que “estaba llena de hierbas y zarzas”, en este tiempo ha recuperado muchas calles del pueblo; ha restaurado la ermita que, ha quedado preciosa” y; ha arreglado el camino rural que va desde Membibre de la Hoz a Canalejas de Peñafiel, provincia de Valladolid (distancia 9,5 Km) pero; también se ha encontrado con un problema pues, desde el Ayuntamiento ha querido realizar un salón de usos múltiples de 120-130 metros cuadrados, para complementar al que actualmente existe en el Ayuntamiento, con la intención de realizar actividades pero, cuando ya tenían una subvención de la Diputación de 25 mil euros, y habían comenzado con las obras, “alguien ha denunciado que allí había vestigios arqueológicos y, nos han parado la obra” , así que este año, “hemos perdido la subvención”.

Tradiciones
El propio alcalde, Florentino Sanz, nos pone al día en relación a este apartado. Existen varias tradiciones y, él mismo cuenta cómo hasta hace unos 50 o 60 años, se celebraba de manera especial la Fiesta de las Candelas. Esta fiesta es de tradición hebrea y, en la parte religiosa se rezaba una misa solemne en la que el sacerdote bendecía las velas que llevaban los hombres del pueblo para más tarde encenderlas con la llama del cirio. Cuando las velas estaban encendidas, salían en procesión y, si al regreso al templo, las velas seguían encendidas, era señal de que el año iba a ser muy bueno.

La celebración popular tenía lugar por la tarde, después de comer. Los Quintos “Corrían el Gallo”. Por cada quinto, ataban un gallo por las patas a una soga que estaba colgada a cada lado de la calle. Los quintos, subidos en burros o en mulas, adornados con cascabeles, comenzaban la “catropella” (arrancaban la cabeza de los gallos) cuando pasaban junto a ellos… Estos son otros tiempos. El alcalde, que tiene 82 años, fue de los últimos en vivirlo. Ahora, las celebraciones no tienen nada que ver con aquellas actividades, poco recomendables…

Las tradiciones también se dejaban sentir en la Pascua de Resurrección. Durante la procesión, la Virgen es acompañada por las jóvenes y las mujeres y, su Hijo por los jóvenes y hombres. Cada imagen hace un recorrido distinto y, a mitad de la procesión, se encuentran, se hacen reverencias y, le cambian el velo a la Virgen. Le quitan el negro y se lo ponen blanco. En ese momento comienza el repique de campanas y la procesión regresa a la iglesia.

Y, para terminar, La Cruz de Mayo. Los cofrades de la Vera Cruz, los hombres del pueblo que están casados, asistían a la misa y, los niños del colegio iban a “pedir el huevo” con la Cruz vestida de fiesta. En unos cestos, recogían la voluntad (huevos, queso…), con la que más tarde, hacían una merienda.

Dónde comer y dormir
La localidad de Membibre de la Hoz no tiene restaurantes abiertos al público. Solo hay un club social, que actualmente está atendido por un joven. En cambio, el panorama es muy distinto en relación a las casas rurales porque hay dos abiertas al público y otra que, en estos días, es un proyecto que pronto se pondrá en marcha.

Entre las casas rurales encontramos la casa Valle de la Hoz con capacidad para 10 personas, dispone de jardín, barbacoa, chimenea y, admite animales. La segunda casa rural es la Casa Grande de la Hoz con capacidad para 25 personas. Una antigua casa de labranza de 1858, realizada en piedra y madera, pensada para el turismo de grandes grupos. Dispone de jardín, barbacoa, chimenea y habitación adaptada para discapacitados. En ambos casos, el movimiento de estos establecimientos es muy importante, sobre todo los fines de semana y en periodos vacacionales.

RECETA
No es la primera vez que ocurre. De nuevo, quien nos ofrece una receta es el propio alcalde de la localidad y, lo que es más importante, lo hace de memoria, lo que denota que está acostumbrado a ponerse ante los fogones.

El alcalde de Membibre de la Hoz, Florentino Sanz, nos ha dado la receta de un plato que promete estar estupendo: Truchas con bacon.

Ingredientes: truchas de tamaño mediano, lonchas de bacon finas, 100 gramos de nata líquida, una cucharada de mostaza, medio vaso de jerez seco, tomillo, perejil, pimienta, aceite y sal.

Modo de prepararlo: Una vez limpias las truchas se secan y se les pone sal, pimienta y tomillo, por dentro. Se envuelven con las lonchas de bacon. Se van colocando en una fuente de horno en la que se pone un poco de aceite para que no se peguen y, se meten al horno, precalentado a 180 grados hasta que el bacon que las cubre esté dorado.

Mientras las truchas están en el horno, se bate, en una cazuela, un poco de nata, la cucharada de mostaza y el medio vaso de jerez y, cuando todo está batido, se pone al fuego para calentarlo un poco.

Cuando se sacan las truchas del horno, se les pone un poco de sal, pimienta y perejil fresco muy picado. Se sirven junto a la salsa que se ha realizado con nata, mostaza y jerez.

MENBIBRE DE LA HOZ EN POCAS PALABRAS
Población: 31 habitantes 2017.

Distancia: A 66 km de Segovia.

Alcalde: Florentino Sanz (PP).

Patrimonio:
— Ruinas del castillo.
— Iglesia de San Martín de Tours.
— Ermita de la Virgen de Rehoyo.
— Molino de harina tradicional.
— Restos de molinos.
— Restos de batán.

Fiestas:
— Fiestas de la Virgen de Rehoyo, en septiembre.
— San Martín de Tours, 11 de noviembre.

Tradiciones:
— Fiesta de las Candelas y, “Correr el Gallo” (hace 50-60 años que no se hace).
— Pascua de Resurrección.
— Cruz de Mayo.

Dónde Comer:
— Casa Rural Valle de la Hoz.
— Casa Rural Casa Grande de la Hoz.