Matanza popular

Los vecinos se reunieron en la tradicional fiesta gastronómica después de la procesión de San Sebastián, patrón de la localidad

7

En Sigueruelo viven de forma habitual diecisiete personas, que se multiplican los fines de semana y en vacaciones, porque acuden a él los hijos o descendientes del pueblo u otras personas, que han encontrado en este lugar descanso y disfrute para el cuerpo y el espíritu. Han rehabilitado sus casas, logrando un armónico enclave de arquitectura rural en uno de los parajes más bellos de la provincia de Segovia a la falda de la sierra en la carretera N 110, rodeado de un grandioso enebral, en el que destaca como digna de ser visitada la ‘enebra de Sigueruelo’, con una longevidad de unos setecientos años.

El pasado fin de semana se reunieron para celebrar una matanza popular cuarenta personas en un clima festivo de fraterna convivencia y colaboración, desde la muerte y despiece del cerdo hasta la degustación de los productos del mismo, elaborados por los propios vecinos, en la sede de la asociación cultural, antigua escuela, rehabilitada en hacendera popular.

Se ha instaurado de nuevo y arraigado esta costumbre, que se realiza cada verano desde hace siete años, en clima de generosa y gratuita aportación del trabajo personal, habiendo recuperado hasta ahora el potro en el que se herraban los animales o espacios naturales como la fuente honda, la chorrera con gimnasio al aire libre, el antiguo lavadero en el chorrillo… Este fin de semana han celebrado, además, la fiesta del patrón de la localidad, San Sebastián, con procesión por las calles del pueblo y misa.