Más de 8.000 personas disfrutan del mejor country en el Huercasa Festival

En la segunda jornada brillaron las actuaciones de Young Forest, JP Harris, Shooter Jennings y Aaron Watson, que llenaron el campo de fútbol ‘Las Delicias’ de la localidad

Más de 8.000 personas disfrutaron de la buena música en la segunda jornada del Huercasa Country Festival (HCF), una edición marcada por la tormenta registrada el viernes, que suspendió las actuaciones de la primera noche. El sábado brilló el sol en el gran festival, pero más aún las actuaciones de Young Forest, JP Harris, Shooter Jennings y Aaron Watson, que llenaron el campo de fútbol ‘Las Delicias’ de Riaza. Pero antes, centenares de personas, familias, jóvenes, ‘vaqueros’ de todas las condiciones y profesiones, de todas las procedencias, españolas y del extranjero, batieron el record de participación en la maratón de baile que el HCF celebra las mañanas del sábado de cada edición en la Plaza Mayor de Riaza, como calentamiento para las actuaciones estelares de la noche. Al poco de abrir las puertas cientos de personas ya estaban bailando sobre el mullido césped de Riaza bajo la tutela de profesores venidos desde toda la geografía. Con puntualidad británica, comenzó la explosión ‘Americana’ bajo la batuta de su gran gurú, Manolo Fernández, director del ‘Toma Uno’ de Radio 3, presentando a Young Forest. El excelente trío se ganó el puesto tras presentarse como espontáneos callejeros de la pasada edición del Festival con su repertorio de folk-country-bluegrass trufado de pop, raíces irlandesas y experimentos de la casa. Triunfaron.

JP Harris invadió los corazones de Riaza con su poderosa voz. Partiendo del germen fundacional de estilos en un mundo donde el término ‘country’ se le ha tratado de malear con innumerables prefijos, J.P. Harris hizo un concierto de puro honky tonk más próximo a Bakersfield que a Nashville. Interpretando temas propios y algunas versiones de Mickey Newbury y Johnny Cash dentro de un repertorio de amplio espectro más de festival que de clubes. Shooter Jennings, hijo del legendario Waylon, que lideró a los forajidos musicales de procedencia tejana, apareció en el escenario escoltado por una banda que, como todas las que actuaron en esta cuarta edición, no necesitaron ningún tipo de artificios para dominar muchos de los recursos musicales de la música de raíces norteamericanas, desde la ortodoxia country que le es más familiar hasta los riffs de rock sureño o el blues rock. Aaron Watson demostró por qué es una estrella sin necesidad del apoyo de la industria discográfica. El tejano de Amarillo corroboró su extraordinaria capacidad como gran showman. Amante de la carretera, hizo transitar al auditorio por las más prestigiosas rutas, con referencias al mítico Willie Nelson, Merle Haggard, George Strait, Alan Jackson y Brooks & Dunn y Rodney Crowell, quien hace un par de años deleitó junto Emmylou Harris en el Huercasa Country Festival.

FuenteE.A.  RIAZA
Compartir