Salida de la marcha de la luna llena en Cuéllar, desde el Castillo. / c. núñez
Publicidad

La primera marcha bajo la luna llena de las tres organizadas contó con una muy buena acogida. Desde el Castillo, más de un centenar de vecinos se reunieron para realizar la ruta establecida por la organización. En varios de sus puntos, la luna pudo contemplarse con claridad, así como el eclipse que se produjo y dotó de ese color tan particular al astro. Poco más de 5 kilómetros constituyeron este agradable paseo en una noche de verano en Cuéllar. Su paso por zonas como las piedras granjales o la iglesia de La Cuesta dejaron entrever la luna en un recorrido que la concejal Raquel Gilsanz calificó de “accesible para todo tipo de público”. Familias, adultos, niños y muchos vecinos se animaron en esta primera cita que acabo con mucha satisfacción y un gran ambiente, como también apuntó la concejal asistente, Maite Sánchez.

La próxima está fijada, en principio, para el 15 de agosto, cuando se pueda volver a contemplar llena la luna. Se avanza que será necesario calzado cómodo y linterna, ya que las rutas programadas para las dos siguientes serán diferentes y posiblemente por las afueras de la localidad.