El ministro y la consejera de Agricultura, Luis Planas y Milagros Marcos, en la jornada de inauguración. / el adelantado
Publicidad

Más de 300 empresas se dan cita estos días en la Feria bienal Agraria, en Valladolid, en una edición inaugurada el miércoles por el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, en la que se da importancia a la innovación en maquinaria y a la agricultura ‘digital’.

Este año se ha incrementado el número de fabricantes e importadores participantes, que representan alrededor del 40 por ciento de las empresas expositoras en esta cita profesional para el sector agropecuario.

Agraria ha aumentado también la superficie ocupada y alcanza los 33.000 metros cuadrados, tras incorporar como áreas de exposición espacios al aire libre y el hall principal, donde se ubica Agrotecnológica, un nuevo espacio en el que participan empresas que desarrollan y comercializan soluciones para la agricultura 4.0. Sistemas de monitorización de cultivos, trazabilidad, geolocalización, mapeo de suelos, sistemas de guiado, gestión de datos…son algunos de los servicios que se presentan en Agrotecnológica.

Agraria es un certamen de referencia para los profesionales del sector agropecuario que se caracteriza por la diversidad de la oferta y la participación de empresas procedentes de once comunidades autónomas, Francia y Portugal, si bien el origen de las múltiples marcas representadas dibuja un mapa en el que figuran países como Estados Unidos, Dinamarca, Italia, Gran Bretaña, Polonia, Japón, Alemania, etc.

El director general de la Feria de Valladolid, Alberto Alonso, señala que “el importante papel de Agraria para los profesionales del sector se pone manifiesto en hechos como que el 50 por ciento de los expositores proceden de fuera de Castilla y León, en concreto de Galicia, Asturias, Navarra, La Rioja, Aragón, Cataluña, Comunidad Valenciana, Andalucía, Extremadura y Madrid”.

Respecto a la diversidad de la oferta, se refiere tanto a la presencia de las más importantes marcas del mercado en tractores, cosechadoras, equipos de laboreo…como a la exposición de equipos para todo tipo de cultivos, desde los mayoritarios en las mesetas hasta equipamiento ganadero, viñedo, patata, remolacha… hasta explotaciones de otra índole como la truficultura, que se incorpora este año a la oferta de Agraria.

En el año 2018 se inscribieron en España 41.208 unidades de máquinas agrícolas, según los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, cuya inversión alcanzó lo 1.081 millones de euros, si bien la estimación de la inversión total realizada por los agricultores se eleva hasta los 1.531 millones de euros.

La cuantía más importante corresponde a la compra de tractores, con 11.333 unidades registradas y un valor de casi 600 millones de euros. La potencia media de los tractores nuevos inscritos en España ha aumentado hasta los 82,8 kW, frente a los 80,1 kW del año 2017. El informe del MAPA señala también un fuerte demanda de tractores estrechos -viñeros y frutales especialmente-, que representan el 49,4 por ciento del mercado nacional.
El pasado año se comercializaron en España 62 marcas de tractores que engloban más de mil modelos distintos, si bien doce marcas representan el 85,6 por ciento del mercado, y prácticamente todas ellas están presentes en Agraria.

En el grupo de máquinas automotrices, con 1.864 unidades inscritas y un incremento del 18,3 por ciento respecto al año anterior, se incluye la maquinaria de recolección y ahí destacan las cosechadoras de cereales, con 284 unidades registradas. La distribución regional de este tipo de equipos muestra una fuerte concentración en Castilla y León, Aragón, Castilla-La Mancha y Andalucía, que suman casi el 80 por ciento del total nacional.
También las marcas más vendidas de este segmento están presentes en Agraria, al igual que ocurre con la maquinaria arrastrada y suspendida, por ejemplo, con los equipos de siembra directa, empacadoras, equipos de fertilización o cosechadoras de patata.

En cuanto a los remolques inscritos, el 98 por ciento son de fabricación nacional, generalmente por empresas con bajas series de producción. Andalucía, Castilla y León y Castilla-La Mancha son las regiones con mayor número de unidades inscritas.