Más de 20.000 vehículos acceden a la ermita de San Frutos cada año

La Junta maneja desde hace años un plan para ordenar las entradas y que reviertan en el Parque

635
Publicidad

Más de 20.000 vehículos acceden a la ermita de San Frutos del Duratón cada año, según el último aforo realizado en el camino que conduce desde Villaseca hasta el Priorato. Se trata de la única vía de entrada para el tráfico rodado, cuyo estado de conservación genera las quejas del empresariado de turismo.

La mayor parte de los vehículos que acceden son turismos. En total se contabilizaron 23.954 el año pasado. También acceden por este camino rural, de cuatro kilómetros de longitud, numerosos autobuses turísticos, de los que se computaron 512 vehículos al año.

Como es lógico, el mayor volumen se registra durante los meses de julio y agosto. Sin embargo la mayor carga diaria de entradas con vehículos se produce en los meses en que hay puentes festivos o en Semana Santa. Así, existen jornadas con picos de hasta 640 vehículos al día en Semana Santa. El día 1 de mayo se contabilizaron 674 vehículos. El 12 de octubre pasado se sumaron hasta 529 unidades. Pero el día que más afluencia hubo en 2018 fue el 13 de octubre, por caer en sábado justo después de la fiesta del Pilar, en que hubo 744 entradas. Y 427 hubo el día de la Romería de San Frutos, 25 de octubre. Los festivos de noviembre y diciembre también se multiplican las visitas, con casi medio centenar de vehículos en un solo día.

Ante esta situación, la Fundación del Patrimonio Natural de Castilla y León, institución creada en 2004 para la gestión, mantenimiento y difusión de este espacio natural, elaboró un informe económico sobre las posibilidades de rentabilizar este flujo de visitantes que cada año crece.

Estudio económico

En dicho informe propone una serie de tarifas a los vehículos para obtener unos rendimientos económicos que permitan ampliar las horas de apertura de la Casa del Parque de las Hoces, situada en Sepúlveda; controlar los accesos cuidando de que las visitas sean cómodas y no invasivas; y contribuir al desarrollo económico de la zona creando un aparcamiento vigilado y dos puestos de trabajo.

El informe concluye con unas previsiones de superávit económico, con 49.758 euros de ingresos, y 44.552 euros de gastos.

Este saldo positivo sería reinvertido “en el mantenimiento y mejora de las instalaciones, y en caso de no ser necesarias, en el resto del Espacio Natural Protegido”, dice el informe.
Apostilla que esta regulación de las visitas no alteraría en ningún momento la libre circulación ni estacionamiento de los dueños de propiedades situadas en la zona, ni de los habitantes de los municipios con intereses en la zona.

Dicho informe llegó el pasado mes de abril a los ayuntamientos de Sepúlveda y Carrascal del Río, titulares del camino que lleva a San Frutos. Se pide a estos dos municipios que autoricen la puesta en marcha de este servicio de regulación durante el período de 25 años, entre 2019 y 2044, así como que formulen las alegaciones que consideren oportunas.
Casi todos los agentes implicados están de acuerdo con la necesidad de regular los accesos a la zona, y preservar su buen estado de conservación. Sin embargo, la forma en que se ha comunicado este estudio y su intento de agilizarlo implicando a los ayuntamientos, ha levantado la polémica, avivada, si cabe por las fechas preelectorales. Por si fuera poco, la rapidez de difusión de las redes sociales y su ausencia de contraste, hizo que se levantara una alarma con la idea de que se quiere “privatizar” un camino, que como casi todos, son de dominio y uso públicos.

El delegado de la Junta, Javier López-Escobar, a su vez presidente del Patronato del Parque, aclaró que todavía no hay ninguna decisión tomada al respecto y que cualquier cosa que se haga debe ser aprobada por el Patronato, donde están representados todos los municipios. Además recuerda que luego debería pasar por la Comisión de Urbanismo y Medio Ambiente. “La Fundación puede emitir cuantos documentos considere, pero ninguno tiene solidez mientras no pase por el Patronato”, aclara el delegado territorial. De hecho, el intento de regular los accesos de vehículos viene de lejos, aunque ninguno de los directores del Parque lo han afrontado.

Todos los alcaldes de la zona consideran necesario el arreglo del camino y de regular las visitas a la zona. Pero discrepan de la forma en que se ha hecho la propuesta y que no se haya comunicado a todos a la vez.

Ramón López, alcalde de Sepúlveda: “No me parece descabellada la idea de poner en marcha la regulación del uso del camino, pero hay matices que aclarar”. “Nosotros dejaríamos de tener problemas por el mal estado del camino que se nos achaca. Todo el entorno de Villaseca se podría ver beneficiado, y además se podrían crear algunos puestos de trabajo”.

Henar de Pablos, alcaldesa de Carrascal del Río: “Es necesario y obligado acondicionar el camino, pero habría que estudiar el resto de propuestas. El Parque se declaró hace ya 30 años y a día de hoy sigue sin tener aprobado el PORN, que crea una situación con muchos problemas legales” “Nosotros llevamos años pidiendo algún acceso a la ermita desde nuestro municipio y se nos niega rotundamente”.

Jorge Benito, alcalde de Sebúlcor: “Aunque el camino de la ermita no pasa por nuestro término, sí nos afecta, porque somos parte del Patronato del Parque”. “Es un asunto importante que se quiera conceder por un periodo de 25 años una gestión, y debería haberse contado con todos los ayuntamientos porque afecta a todos vecinos”.

———————————————————-

El sector de turismo insiste en la necesidad de arreglo y regulación

La Asociación de Turismo Rural y Activo en Segovia ha vuelto a reclamar la reparación y regulación del camino de acceso a la ermita de San Frutos y que su gestión “se haga con transparencia, respeto, diálogo y sin engaños”.

Este colectivo recuerda que lleva reclamando desde hace más de cuatro años, el arreglo y regulación del acceso a la zona, y recuerda que si se gestiona bien “es de las zonas que más puede aportar, en positivo, al turismo rural (y por ello, al asentamiento de población en nuestros pueblos)”. “Pero también puede ocurrir, que si se gestiona mal, que es lo que viene ocurriendo desde hace años, sea la que más perjudique a conseguir la fidelización los visitantes”.

Critica esta asociación que las Hoces del Río Duratón como las Hoces del Río Riaza lleven declaradas como Parques Naturales desde los años 1999 y 2005 respectivamente. Pero aún no tienen una regulación administrativa “que dé cobertura jurídica y confianza a los empresarios del turismo rural y activo que intentan ejercer sus actividades al libre albedrío y capricho de los respectivos directores de turno de estos parques”.

En un comunicado firmado por el presidente de la Asociación, Domingo Asenjo, indican que el delegado territorial de la Junta les prometió “hace unos cuatro años, que este asunto de la indefensión jurídica de las empresas en los mencionados Parques Naturales, lo resolvería en una semana. Han pasado 210 semanas y todo sigue igual, pero de mal”. “Llevamos desde esta asociación varios años denunciando el lamentable estado de este camino así como la mala imagen que genera sobre la Marca de Destino Segovia en quienes nos visitan y transitan por él”, añade. “Llevan años sin hacer nada y ahora que se ponen a dar una solución, lo hacen de la peor manera posible, (sin información, sin transparencia, sin respeto a las otras administraciones, etc), y en el momento más inadecuado, en plenos periodos electorales”.