Iglesia parroquial de San Bartolomé.
Iglesia parroquial de San Bartolomé.
Publicidad

FOTOS: JOSE ANTONIO SANTOS

A tan solo 15 kilómetros de Segovia, con 220 habitantes (ha perdido 50 en los últimos años) y, en plena Campiña Segoviana, entre las localidades de Valverde del Majano, Abades, Garcillán, Anaya y Juarros de Río Moros, se encuentra la localidad de Martín Miguel.

Su nombre le viene de su repoblador, Martín Miguel, «un caballero castellano al que por su actitud valerosa, le fueron otorgados tierras y derechos». En aquellos tiempos, «según se reconquistaba territorio a los moros, las tierras reconquistadas se aseguraban, mediante su repoblación, con gentes cristianas y se permitía obtener una base de apoyo para futuras campañas». Además, se sabe que en el año 1290, ya se menciona la localidad en diferentes documentos, con su nombre actual.

En el Diccionario Geográfico-estadístico de España y Portugal, realizado por Sebastián Miñano y Bedoya entre los años 1826 y 1829, compuesto por 11 volúmenes, se cita a Martín Miguel, como lugar de realengo, perteneciente al Sexmo de San Millán. En esta misma obra, entre otros datos, se indica que sus moradores se dedican a la agricultura y, «a cardar y apartar la lana para las fábricas de Segovia».

Cardador de lana. Oficio en vías de extinción. El cardador era quien, en zonas ganaderas con abundancia en la producción de ovejas, se dedicaba a lavar los vellones de lana con agua, para quitar la suciedad y la grasa y, más tarde, poder desenredarla y dejarla lista para el hilado en la rueca y para su uso en el telar.

Los cardadores necesitaban para realizar esta misión, la utilización de diversos instrumentos tradicionales como cardas y peines. Hoy, se sigue cardando la lana pero, con métodos industriales y mecánicos, con poca mano de obra…

Por otro lado, hay otro tipo de cardadores, también conocidos como «colchoneros», muy habituales en el paisaje urbano de hace algunos años. Se colocaban en un rincón de las ciudades o pueblos y se dedicaban a cardar la lana de los colchones cuando, por el uso, había quedado más apelmazada. El colchonero, descosía la tela del colchón, sacaba la lana y, con una vara curva, especial, la golpeaba y peinaba hasta que su textura era muy esponjosa.

Como dato curioso, el patrón de los Cardadores es «San Blas de Sebaste», un médico y obispo de Sebaste (Armenia), que hizo vida eremítica en una cueva. El santo, fue torturado y ejecutado, en la época del emperador romano Licinio, en el siglo IV, con rastrillos de cardar…

PATRIMONIO. La localidad de Martín Miguel cuenta en este apartado con varios ejemplos. Para empezar, la iglesia parroquial de San Bartolomé, de estilo gótico, con tres naves, una torre y un ábside de tres paños en la cabecera. El templo llegó a tener tres puertas de acceso pero hoy solo quedan dos. La capilla mayor está cubierta por una bóveda de crucería, mientras que las naves laterales se cubren con madera. En la nave central se puede ver un interesante artesonado mudéjar. Esta iglesia está ubicada frente al Ayuntamiento y, en su interior, cuenta con un retablo mayor de estilo churrigueresco segoviano que muestra una imagen de San Bartolomé y, además, hay dos retablos laterales.

Otro ejemplo del patrimonio de Martín Miguel es la ermita del Humilladero, junto al cementerio y, la Casa del Pósito, un antiguo depósito municipal de cereal, que hoy funciona, tras su rehabilitación y adaptación, como local de usos múltiples para los vecinos de la zona y como capilla. Para terminar, hay que recordar que junto a la Casa del Pósito se encuentra el caño del pueblo.

Como construcciones tradicionales, durante el siglo XIX llegó a haber dos pósitos en la localidad. La antigua panera, que era el Pósito Publico, lugar en el que se almacenaba el grano que se prestaba (bajo interés) a los agricultores para paliar las pérdidas de una mala cosecha, que ha sido restaurada y actualmente se ha convertido en un salón de usos múltiples y, una pequeña capilla. En el otro pósito, el de carácter pío o religioso, también se almacenaba grano pero era destinado a obras benéficas.

FIESTAS. En Martín Miguel, la fiesta principal, la fiesta del patrón San Bartolomé, se celebra el 24 de agosto. Estas fiestas se celebran con bailes, procesiones, actuaciones… La semana anterior se organiza la Semana Cultural y, la víspera de la fiesta grande, los quintos organizan una cena con baile.

Por ser una localidad muy ligada al campo, a la agricultura y a la ganadería, también se celebra San Isidro Labrador, con procesión incluida. Otra fiesta con tradición en la localidad es, La Candelaria, en el mes de febrero.

ASOCIACIONES. Martín Miguel, cuenta con dos asociaciones que se encargan de la organización de diversas actividades o eventos. Por un lado está la Peña Martín Miguel 75, fundada en 1975 y encargada de la organización de las fiestas patronales. Por otro lado, se encuentra la asociación cultural San Bartolomé, encargada de la gestión del grupo de danzas, del grupo de teatro «El Arroyo» y de la organización de diferentes actos y eventos, a lo largo del año.

MARTÍN MIGUEL HOY. El alcalde de Martín Miguel desde 2011 es César Palomo Sevillano (PP), quien para empezar comenta la pérdida de población en el pueblo pues, «en los 8 años que llevo de alcalde, hemos perdido 50 personas», un porcentaje realmente elevado para una población como esta.

El motivo de este descenso en el número de habitantes, César Palomo, lo achaca a la crisis, que provocó la marcha a sus países de origen de los extranjeros que residían en el pueblo y, como siempre, el elevado número de personas mayores, que por su edad van desapareciendo mientras los jóvenes salen de Martín Miguel y …no vuelven. Además, en localidades tan cercanas a la ciudad de Segovia, otro inconveniente es el mayor número de servicios que ofrece una ciudad frente a los de un pequeño pueblo.

En cambio, es significativo el número de segundas residencias que existen en Martín Miguel. «Viene mucha gente de Madrid, de Segovia… pero en invierno, calentar dos casas… A partir de ahora, con el buen tiempo, se empieza a notar».

Sobre la forma de vida de la población hoy está ligada a la agricultura y a la ganadería. También es importante el porcentaje de población que habitualmente trabaja en el polígono industrial de Valverde del Majano y la gente que se desplaza a Segovia para trabajar.

El alcalde destaca la actividad de la asociación cultural San Bartolomé, encargada habitualmente de la organización de muchos eventos culturales como de la matanza popular que realizan todos los años al igual que los campamentos de verano.

En cuanto a las empresas más conocidas y de mayor volumen de Martín Miguel, encontramos dos, derivadas del cereal, Jesús Olmos y Luis Olmos (que hace tiempo eran una sola) y, hasta hace 3 años que cerró su puerta, Facundo Marazuela, una panadería-pastelería que se había convertido en toda una institución en la provincia, hasta el punto de que el propio alcalde del municipio, reconoce que ha sido «una faena» el cierre de esta querida tahona.

Pero en los últimos tiempos, una buena noticia ha venido a dar esperanza de que el pueblo reciba «una inyección buena», la instalación de placas solares. Cesar Palomo cree que en un año comenzarán a instalarse pero actualmente la empresa que se encargará del «huerto solar» está comenzando a gestionar la operación.

Se trata de alquilar diferentes parcelas por la zona para realizar las instalaciones necesarias y que Martín Miguel reciba el «empujón» que necesita. En Martin Miguel, la extensión prevista de estas instalaciones de placas solares, será de entre 200 y 300 hectáreas. La operación completa, que afecta a los términos municipales de Valverde del Majano, Abades, Martí n Miguel y Garcillán, será de 1000 o 1100 hectáreas.

DÓNDE DORMIR. Esta localidad, muy cercana a Segovia capital, cuenta con la posibilidad de pernoctar en las casas rurales La Tarja I y II, construidas en los años 2001 y 2008, respectivamente. Estos alojamientos rurales han sido clasificados con 4 estrellas y, cada una de las casas tiene capacidad para alojar a 12 personas.

Las casas disponen de patio con zona cubierta y jacuzzi a aire libre. En el exterior, un importante jardín en el que se puede disfrutar de una barbacoa. En el interior, las casas cuentan con calefacción, chimenea y todas las comodidades.

Estas casas pueden ser alquiladas a la vez y disponen de comunicación entre ellas, con lo cual el número de plazas sería de hasta 24 personas. Junto a estas casas rurales, existe la posibilidad de participar en capeas, montar a caballo…

A la hora de comer, Martín Miguel no dispone de ningún restaurante como tal pero, dentro del pueblo existen dos bares donde poder hacer una parada para tomar algo.

Panadería Facundo Marazuela. Esta querida empresa ha estado activa durante más de 40 años. A lo largo de este tiempo, fueron cuatro generaciones las que trabajaron desde su horno. Comenzaron como panadería clásica y terminaron elaborando en mayor medida, bizcochos, magdalenas, hojaldres y pastas de todos los tipos…

El camino iniciado por los bisabuelos, culminó en el año 2016, cuando a Facundo Marazuela Olmos se le presentó un problema de salud que le coincidió con su edad de jubilación y, contando con que la continuidad no estaba muy asegurada… decidieron poner punto y final al negocio aunque, «de vez en cuando matamos el gusanillo, preparando alguna delicatessen para los nietos…»

Esta empresa, durante sus muchos años de funcionamiento, tuvo una gran repercusión y, sus productos, llegaron a todos los rincones de la Comunidad de Castilla y León. También había clientes que compraban aquellas pastas y tortas para llevarlas a otros lugares y a ellos, les han comentado, que han visto sus productos, incluso fuera de España.

Los detalles sobre esta panadería-pastelería emblemática, los ofrece Victoria Pérez, casada desde hace mucho… con Facundo Marazuela. Los dos son «hijos del pueblo» y, han vivido prácticamente siempre en Martín Miguel. Victoria considera que en el pueblo se vive fantásticamente y, al estar tan cerca de Segovia, se consigue unificar las ventajas del pueblo y de la ciudad.

MARTÍN MIGUEL EN POCAS PALABRAS

Distancias:
A 15 kms de Segovia

Población:
220 habitantes

Alcalde:
César Palomo Sevillano (PP)

Patrimonio:
— Iglesia parroquial de San Bartolomé
— Ermita del Humilladero
— La Casa del Pósito
— Caño del Pueblo

Fiestas:
— San Bartolomé, 24 agosto
— Semana Cultural, agosto
— San Isidro Labrador, mayo
— La Candelaria, febrero

Asociaciones:
— Peña Martín Miguel 75
— Asociación Cultural San Bartolomé

Donde dormir:
— La Tarja I
— La Tarja II

Empresa recordada:
— Panadería Facundo Marazuela

RECETA

Victoria Pérez, aprovechando su conocimiento en la materia, nos ha ofrecido la receta del bizcocho casero que, desde la panadería-pastelería Facundo Marazuela, hicieron famoso:

Ingredientes: 500 grs de huevos enteros y crudos, 500 grs de azúcar, zumo de dos limones y un poco de raspadura del limón, 30 grs de canela, 500 grs de aceite, 700 grs de harina y 30 grs de impulsor o levadura.

Modo de prepararlo: Se baten bien los huevos, después se echa el azúcar, el zumo de limón, la canela, el aceite y, cuando todo está mezclado, se añade, poco a poco, la harina con el impulsor (en la harina se hace un pequeño hueco y allí se deposita el impulsor) y, cuando está bien batido, se pone el horno a doscientos grados… En unos 12 o 14 minutos, ya estará preparado.
Victoria, tras darnos esta receta, nos informa de que el bizcocho puede realizarse igual pero, con otros sabores como el chocolate. Tan solo habrá que sustituir el limón y la canela, por unos polvos de cacao y… Estará preparado.

Cuando Victoria y Facundo deciden cerrar esta tahona, entraron a fondo en un mundo, para ellos desconocido hasta entonces… el de las casas rurales. Así nacieron: La Tarja I y II. Recordamos que una tarja es la vara en la que se marcaba, con cortes o muescas, el número de unidades de pan (hogazas o barras), que le correspondían a cada ciudadano a cambio del número de sacos de trigo que entregaba a la panadería.