Banderas a media asta en el Ayuntamiento de Cuéllar. / EA
Publicidad

Los vecinos conocían la noticia ayer por la mañana: el que fuera alcalde de la localidad, Mariano Molinero, fallecía ayer en Valladolid. Molinero llegó a la Alcaldía en 1991 y gobernó durante una legislatura, hasta 1995, con el Partido Popular. Las condolencias se hacían llegar poco después por todos los medios, y el Ayuntamiento de la localidad mostraba su duelo declarando tres días de luto oficial. Las banderas del Consistorio ondearán a media asta durante tres jornadas en su memoria.

El velatorio se ha dispuesto desde esta tarde en el tanatorio El Salvador, de la capital vallisoletana, desde donde partirá el féretro mañana hasta Cuéllar, donde tendrá lugar el funeral, a las 18.00 horas en San Miguel. A continuación, el entierro se celebrará en el cementerio del municipio en el que gobernó. Mariano Molinero protagonizó una legislatura en la que el deporte tomó una relevancia en la villa que todos recuerdan, sobre todo en el ámbito escolar. Logró que el baloncesto, atletismo, natación y fútbol, entre otros lograrán adeptos y se plantarán las bases de lo que es hoy el deporte en Cuéllar. Los vecinos destacan de él su cercanía y su arraigo por la villa, así como su vinculación con el club de fútbol hierba y la Cofradía de El Niño de la Bola. En 2013 recibió el premio al Deporte Javier Rodríguez, que recogió su hijo.

En otro ámbito, Mariano Molinero fue el encargado de construir el Polideportivo municipal y el Centro de Salud, ambas infraestructuras de pleno uso en la actualidad. Los vecinos sienten la pérdida del que consideraron “un gran alcalde” para Cuéllar, al que hoy se despide en el mismo lugar, su villa.