Los ecologistas valoran las medidas de corrección que implanta Iberdrola

El colectivo Azálvaro confían en que las actuciones reduzcan la mortandad de aves

1

Los voluntarios del Colectivo Azálvaro habían detectado en las salidas de prospección un gran número de aves por electrocución al colisionar con los cables por no estar señalizadas.

La línea eléctrica propiedad de Iberdrola y del Consorcio Provincial Zona Norte de Ávila, que abastece de energía al Centro de Tratamiento de Residuos de Ávila-Norte, carecía de sistemas de aislamiento y representaban una “trampa mortal” para la avifauna silvestre. Como resultado del seguimiento y estudio que el colectivo viene realizando han constatado la peligrosidad y los efectos negativos para la conservación de varias especies de rapaces de interés comunitario, así como para las cigüeñas y otras aves, que acuden al vertedero para alimentarse.

Desde la ONG ecologista recuerdan que la comarca de Campo-Azálvaro es una Zona de Especial Protección para las Aves de la Red Natura 2000, dentro del sistema de espacios protegidos de la UE, especialmente por la gran cantidad y variedad de grandes rapaces y avifauna que alberga.

El presidente del Colectivo Azálvaro, Jose Aguilera, asegura ahora que quieren “reconocer la labor de la compañía Iberdrola que, tras varias denuncias ante el Servicio Territorial de Medio Ambiente y los propietarios de las líneas eléctricas, han ejecutado medidas de corrección en las torretas y el cableado aéreo; medidas que supondrán una disminución de la mortalidad por electrocución y colisión de especies de aves protegidas en la zona».

Las actuaciones realizadas para esta primera fase han consistido en la colocación de fundas cubre-grapas y cubiertas de silicona para aislar los conductores y las grapas de amarre de varios de los tendidos de distribución y la colocación de señalización visual mediante balizas salvapájaros a lo largo de los cables eléctricos.

El Colectivo Azálvaro, como asociación dedicada a la conservación de las aves carroñeras y sus hábitats, “quiere hacer visible ante la sociedad de la comarca la importante contribución de Iberdrola para la conservación de las aves carroñeras en la ZEPA Campo Azálvaro, al haber tomado las medidas correctoras oportunas para la disminución de la mortalidad de especies protegidas en la línea eléctrica que abastece el Centro de Tratamiento de Residuos de Ávila-Norte”.

En todo caso señalan que el esfuerzo realizado, “aunque notable, es aún insuficiente y precisa de la colaboración de todos”. “El trabajo pendiente es ingente, y ahora es el Consorcio Provincial de Ávila el que tiene que implicarse para la adecuación del tendido eléctrico con riesgo para la avifauna que discurre en el interior del CTR”. “Gracias al esfuerzo y colaboración de todos se están buscando soluciones y, sobre todo, se ha iniciado un cambio de mentalidad y un proceso de mejora en las instalaciones que causan un gran impacto para la avifauna”, concluyen.